page-header

Visión celestial en mi familia: Vestida de ropa doble # 2

PRÉDICAS

Nuestra salvación está más cerca que cuando creímos. Nuestra salvación es de todo tipo, porque cuando vino Jesús a tu vida y a la mía, Él nos salvó de la condenación, Él nos salvó de la perdición, del pecado, nos salvó de toda maldición y de todo; y en Cristo hemos sido bendecidos, pero también la Biblia habla que debemos prepararnos para escapar de la ira venidera y ahora Dios más que nunca nos quiere prosperar.

Cuando Israel iba a salir de Egipto, Dios hizo que aun los mismos egipcios les dieran bienes materiales y salieron prosperados. El punto está que con ese mismo oro que les dieron en Egipto hicieron arca del pacto, candeleros, pero también ese mismo oro sirvió para hacer becerro de oro. Como que no está la cosa muy clara, porque el problema no es la bendición sino qué hacemos con ella, o hacemos arca de Dios o hacemos becerro de oro.

El mundo está convulsionado, con cambios bruscos, no sé si usted lo nota pero es demasiado. Nunca se había visto que un año empezará con tantas cosas, pero la buena noticia es que ha comenzado y terminará porque Dios está estableciendo Su visión celestial en nosotros. 

Nosotros no hemos entendido que nos tocó un nuevo siglo, por eso el mundo no había visto lo que está viendo ahora, lo que está ocurriendo nunca había sido. La Biblia habla de una mujer virtuosa, pero esa mujer virtuosa también es figura de la iglesia de Jesucristo.

MUJER VIRTUOSA, ¿QUIÉN LA HALLARÁ?

Proverbios 31:10 “Mujer virtuosa, ¿quién la hallará?, porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas.”

Eso quiere decir que no abundan las iglesias virtuosas. Estamos tomando como figura de la iglesia a la mujer virtuosa, de hecho, el Señor se va a casar con la iglesia, no es físico sino espiritual. Esa es la clave de la mujer virtuosa, saber su valor en Cristo, saber que los diamantes, que las piedras preciosas más caras que puedan existir en la tierra, son bajos comparados con el valor que tenemos; porque valemos más que oro, más que plata, valemos la sangre de Cristo. 

Cuando una vida entiende el valor que tiene en Dios, cuando una iglesia entiende que fue puesta no solamente para cuatro paredes y que adoremos, sino que entendemos que afuera hay una necesidad, que Dios dijo que Jesús es la Luz del mundo y las tinieblas no prevalecen ante la Luz verdadera, pero El que es la Luz del mundo dijo: Ustedes son la luz del mundo. 

No se debe poner una luz debajo de un mueble, sino para que alumbre a los de su casa. La Luz de Cristo en nosotros debe alumbrar primero en la casa para que no se diga candil de la calle, oscuridad de tu casa. Así alumbre a los hombres, así alumbre en tu ciudad. 

Una iglesia unida que pone la luz de Cristo en alto en una ciudad, comienza a desbaratar tinieblas y todo lo que se está moviendo. 

Veamos esta cita bíblica hablando de esa mujer virtuosa como figura de la iglesia.

 

Proverbios 31:15 “Se levanta aun de noche y da comida a su familia y ración a sus criadas.”

Es una iglesia que ora de día y de noche, intercede. El Dios que nos ve en lo oculto, nos recompensa en lo público y se ocupa de la familia.

El matrimonio produce la materia prima que no tiene precio en esta tierra, nuestros hijos no tienen precio. Esta materia prima no tiene precio porque es demasiado valiosa, por eso necesitamos invertir en ella. Hay gente que piensa que perdemos tiempo cuando se le está dedicando tiempo a un niño, pero cada padre debe unirse para establecer el propósito para su hijo. 

Proverbios 31:21 “No tiene temor de la nieve por su familia, porque toda su familia está vestida de ropas dobles.”

Toda su familia está vestida de ropas dobles, no se ocupa solamente de cubrir lo físico, tiene que haber también una cobertura espiritual. Hay que aprovechar y orar, hay que aprovechar y bendecir, porque una vida cubierta con ropas dobles va a tener bendición. ¿Cuáles son esas ropas dobles?

Proverbios 31:25 “ Fuerza y honor son su vestidura; y se ríe de lo por venir.”

Hay una vestidura que se llama fuerza y hay otra vestidura que se llama honor. Ese ropaje tiene que ver con lo físico y también con lo espiritual. Hay gente que mucho sólo lo del cielo, cabeza en el cielo, pero no pone los pies en la tierra; y hay otros que sólo pies en la tierra y no ponen la cabeza en el cielo. El Evangelio verdadero es cabeza en el cielo y pies en la tierra.

Hablábamos la semana pasada que en Cristo se dieron los cinco ministerios: el Apóstol de los apóstoles, el Profeta de los profetas, el Maestro de los maestros, el Pastor de los pastores, el Evangelista de los evangelistas se llama a Cristo. En Mateo 24, Jesús utilizó su ministerio profético en base a preguntas de Sus discípulos:¿cuándo serán estas cosas?, ¿Qué señal habrá de Tu venida y del fin del siglo? 

LO ENSEÑADO POR JESÚS DE SEÑALES ANTES DE SU VENIDA

El Señor habló de siete señales que teníamos que ir viendo y que cuando se vieran de forma más fuerte, más seguida, entonces entendiéramos que Su venida estaba cerca, porque Él está a las puertas. Estas son las señales.   

1-Engaño, falsos Cristos.

2-Guerras y rumores de guerra (no se turben)

Cuando Jesús habló de guerra y rumores de guerra, de una vez dijo pero que no se turbe vuestro corazón, porque esto no es el fin. Una tercera guerra mundial ahora es destrucción completa, pero a la luz de la Escritura se va a ver en la gran tribulación, y antes que venga eso, hay una iglesia que se va. Hay que conocer la Palabra y Jesús dijo: No sé turbe vuestro corazón, porque es necesario que esto acontezca, pero no es el fin.

3-Nación contra nación.

Etnia contra etnia, hoy más que nunca los grupos raciales han llegado muy lejos con el fanatismo. Antes se respetaban las sinagogas, pero ahora aun en las mezquitas están poniéndose bombas unos con otros. Por eso hoy más que nunca el mensaje del Dios de amor, el Dios que dio Su Hijo Jesucristo, tiene cabida en los corazones más duros. 

4-Reino contra reino.

Estamos viendo cómo se está dividiendo el mundo, reino contra reino, no se pelean entre los grandes sino que ponen a pelear a los chiquitos para venderles armas. Es una especie de guerra fría.

5-Pestes

Luego habló de pestes. Ahí entra de todo, chikungunya, zika, dengue, sin embargo, El Señor nos guarda. Sea que vivamos, sea que muramos somos del Señor. Nuestra vida no la define un virus, porque hubo Alguien que compró nuestra salvación y tiene la llave de la vida y muerte, se llama Jesucristo. Así que nadie muere ni antes ni después, y al final nosotros no morimos, sino dormimos.

El Señor dijo que todo esto era principios de dolores. Principio de dolores es el proceso de los siete centímetros para que después vengan los tres de los dolores de la mujer encinta, pero antes que venga eso estamos viendo cada vez más fuerte, más seguidos, pero a los siete el Señor se lleva a Su iglesia amada, a la esposa, hay unos que se quedan lavando sus vestiduras porque no las quisieron lavar ahora. ¿Conoce gente que deja todo para última hora? 

En el Apocalipsis Juan dice que vio gente de toda tribu, de toda lengua, de toda nación, y preguntó: ¿quiénes son? y le respondieron que son los que han salido de la gran tribulación, porque tuvieron que lavar sus ropas. Si lavaron sus ropas era porque tenían ropas espirituales, pero las tenían sucias.

¿Quién de nosotros es perfecto? la clave está en que a la hora que uno hizo algo malo vaya a la presencia de Dios y le diga: Señor, perdóname, porque si hemos pecado tenemos un abogado para con el Padre y como alguien sabiamente dice: Si tenemos un abogado es porque lo necesitamos. En ese momento es donde tenemos que decirle al Señor: límpiame con Tu Sangre, perdóname, cambia mi conducta, esto no Te agrada, ayúdame, yo dependo de Tu Gracia, lo que yo no puedo y lo que pueda ser imposible para mí es posible para Ti. 

La plaga de langostas de dimensiones bíblicas que amenaza África. Los casos de COVID-19 en el continente africano no pasan de 10, sin embargo, un enjambre de 80 millones de langostas causa estragos en varios países de África; pueden comer tanto como 35,000 personas al día. 

Esta plaga de langosta del desierto pone en riesgo la alimentación de millones de personas.   Este fenómeno se está dando como nunca se ha visto por todo esto del calentamiento del globo terráqueo, pero también porque hay un Dios allá arriba, y la Biblia dice: “Si Yo cerrare los cielos para que no hubiera lluvia”.

África pasó dos a tres años sin lluvia, sin poder cultivar, se cerraron los cielos de lluvia en parte de África, mientras tanto esa lluvia se fue para Australia, pues resulta que han descubierto el fenómeno del niño indio. Luego la sequía se trasladó para Australia y todo lo que es lluvia para África. Hemos visto los incendios en Australia, los animales muriendo porque no llovía.

La plaga de langosta siempre ha existido pero mínimo, y al llover en África de la forma en que ha llovido hizo que esas larvas empezaran a procrear 500 veces más del promedio normal. Mientras el resto del mundo se preocupa  por el coronavirus, los países de África se encuentran atormentados por una inmensa y aterradora plaga de langostas que se viene tragando los cultivos y pastos a toda velocidad. Esta terrible situación pone en riesgo la alimentación en una región que tiene altos niveles de hambre y desnutrición. 

Hasta los mismos inconversos dicen: “como la plaga de langostas que la Biblia narra en el tiempo de Egipto”. !Qué tiempo nos tocó vivir!, pero es el mejor porque a muchos les hubiera gustado ver lo que estamos viendo.

Los enjambres de langostas pueden alcanzar dimensiones inverosímiles, uno de ellos fue estimado en 2,400 kilómetros cuadrados. Significa que podría estar integrado hasta por 200,000 millones de langostas. 

Esas son noticias del 2020. Todo eso estaba profetizado, pero no se alarmen, no es el fin. Hay un mandato del Señor: Ante la carestía y la escasez no me toques a los que tienen el vino y el aceite de Dios, los que entienden el sacrificio de Jesús, tienen el gozo de ser hijos de Dios y la unción del Espíritu Santo. 

 

La plaga de langostas la han querido combatir fumigando, pero no logran controlarla porque ya todos esos huevos fueron puestos y cuando vengan las lluvias y comience el cultivo es que van a explotar. Estaba escrito, siempre ha pasado, pero a nosotros nos tocó ver que cada vez es más fuerte y más seguido. Es tiempo de no jugar al Evangelio, es tiempo de tener la vida de Cristo, hoy más que nunca. 

Por otro lado, el COVID-19, no importa el país, está por todos lados. El virus se le pega a pobres y a ricos. Combatir el nuevo coronavirus ha sido una batalla desconocida. Uno de los efectos es la inflamación de los pulmones y por eso provoca problemas respiratorios.  

El COVID-19 supera los 105,000 casos de contagio en varios países del mundo, la inmensa mayoría (más de 80,000) en China, donde se han registrado 3,070 muertes por esta causa. La cifra de fallecimientos en todo el mundo supera los 3,400. Fuera de China se han confirmado casos en 96 países, incluido España.

Es especialmente preocupante la situación en Italia, con 5,883 casos detectados y 233 muertes; Irán con 145 muertos y 5,823 casos confirmados y Corea del Sur, con más de 7,000 casos diagnosticados y 46 muertes.

Estados Unidos elevó a 19 la cifra de muertos por coronavirus. Las autoridades además confirmaron más de 370 casos, 21 de ellos en un crucero que se mantiene en el mar frente a la Bahía de San Francisco (California) con al menos 3,500 personas a bordo. 

Entonces ¿no se puede salir a ningún lugar? La Palabra dice:

Salmo 91:7 “Caerán a tu lado mil, y diez mil a tu diestra; mas a ti no llegará.”

Por eso te habla de ropas dobles. También dice la Palabra:

Salmo 91:1-3 “El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente. 2 Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; mi Dios, en quien confiaré. 3 El te librará del lazo del cazador, de la peste destructora.”

Por eso necesitamos ropas dobles, por eso tienes que estar bajo el abrigo del Altísimo y bajo la sombra del Omnipotente, abrigo y sombra. Te está hablando de todo doble, si miramos el Salmo 91 le está diciendo a gente que cree en Dios que va a tener ropas dobles.

6-Hambres

No es solamente hambre física. Es plural, porque ahora se han desatado diferentes tipos de hambre: hambre de sexo, de poder, de juegos, de video juegos. Es una cosa insaciable. 

7-Terremotos

No se alarmen porque esto es principio de dolores. Él dijo que lo íbamos a ver y lo estamos viendo. Cada vez son más fuertes y más seguido. Eso tiene un propósito.

LO ENSEÑADO POR JESÚS DE ESTE ÚLTIMO TIEMPO 

Mateo 27:50-51 “Más Jesús, habiendo otra vez clamado a gran voz, entregó el Espíritu. Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron.” 

Cuando Jesús estaba en la cruz del Calvario muriendo por usted y por mí, la tierra tembló, porque cuando Jesús estaba expirando eso es lo que estaba diciendo, que estaba ocupando nuestro lugar. 

Mateo 27:52-53 “Y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron; y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de Él, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos.” 

Cuando tiembla fuerte los sepulcros se rompen, los nichos se rompen. Muchos, no todos, porque el Señor quería mostrar: yo vine a morir para mostrar que con Mi muerte que Yo resucito aun lo que estaba muerto. Al tercer día cuando Jesús resucitó, resucitaron algunos con Él. Fue una muestra de lo que va a ser al final. Los muertos en Cristo resucitarán primero, luego nosotros los que hayamos quedado seremos transformados para ser arrebatados y recibir al Señor en el aire y estaremos para siempre con el Señor.

AL TERCER DIA

Mateo 28:1-2  “Pasado el día de reposo, al amanecer del primer día de la semana, vinieron María Magdalena y la otra María, a ver el sepulcro. Y hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando, removió la piedra, y se sentó sobre ella.”

¿Por qué dejó Jesús la señal número 7? No estoy diciendo que viene Jesús en un año, puede venir hoy para mí o para ti. Sea que vivamos, sea que muramos, somos del Señor. Tenemos a uno que venció la muerte, que venció a Satanás, se llama Jesucristo.

Cuando Jesús entregó Su Espíritu al Padre hubo un temblor. Cuando Jesús resucitó hubo un gran terremoto. Entre la muerte y la resurrección pasaron tres días. La señal más evidente, no importa tu posición social o raza, cuando tiembla, tiembla para pobres y para ricos. Lo que pasa es que lo vemos solamente como temblor físico, pero la Biblia dice: Haré temblar la tierra, el mar, los lugares secos y haré temblar los cielos.

Cuando hay aquí en la tierra algo mal cimentado, cuando en las columnas en lugar de cemento le ponen otra cosa, los edificios se caen. Cuando tiembla la tierra se cae lo que está con mala base en lo físico. En lo espiritual, todas esas estructuras demoníacas que se mueven en los cielos, que han hecho que los hombres llamen a lo bueno malo y a lo malo bueno, a lo amargo dulce y a lo dulce, amargo, todo eso se rompe. Por eso es que entre la muerte y resurrección de Jesús está la señal número 7 (terremotos).

LOS LEVITAS ESTABAN CON CÍMBALOS Y SALTERIOS Y ARPAS

Las últimas señales eran pestes, hambres y terremotos. Cuando por fin Salomón trajo el arca y construyó el templo que David deseaba, pero que no pudo hacer él porque había derramado mucha sangre, veamos lo que pasó. 

2 Crónicas 5:12 “Y los levitas cantores, todos los de Asaf, los de Hemán y los de Jedutún, juntamente con sus hijos y sus hermanos, vestidos de lino fino, estaban con címbalos y salterios y arpas al oriente del altar; y con ellos ciento veinte sacerdotes que tocaban trompetas.”

Ahí hay un mensaje. Dios unió la alabanza fiel con el lino fino que son las acciones justas de los santos. Había instrumentos de cuerdas, instrumentos de viento y percusión. Una de las cosas que el enemigo quiere hacer es que pensemos que la alabanza y la adoración es moda, que no hayan instrumentos de viento. Tiene que haber de todo, no caigamos en moda. Que se alabe con panderos, con flautas, a son de trompeta, esto es la constitución divina del cielo, todo. 

2 Crónicas 5:13 “Cuando sonaban, pues, las trompetas, y cantaban todos a una, para alabar y dar gracias a Jehová, y a medida que alzaban la voz con trompetas y címbalos y otros instrumentos de música, y alababan a Jehová .”

Tenemos que aprender a cantar a una. Uno de los propósitos de la alabanza y la adoración ahora es enseñarnos a que fluyamos todos juntos, que formemos el río de Dios. Las trompetas eran las que marcaban, los címbalos eran resonantes, no eran de júbilo. Tenemos que aprender muchas cosas, a volver al principio. 

2 Crónicas 5:14 “Y no podían los sacerdotes estar allí para ministrar, por causa de la nube; porque la Gloria de Jehová había llenado la casa de Dios.”

Los sacerdotes no podían quedarse ahí por la Gloria de Jehová.

SALOMÓN Y LAS DOS ALAS DE LA GRAN ÁGUILA

2 Crónicas 7:11 “Terminó, pues, Salomón la Casa de Jehová, y la casa del rey; y todo lo que Salomón se propuso hacer en la casa de Jehová, y en su propia casa, fue prosperado.”  

Porque todo lo que hagamos de corazón, no para ser vistos; todo lo que hagamos por amor y gratitud, que lo demos para la Casa de Jehová, para que sea lo mejor de lo mejor para El Mejor, todo eso trae prosperidad para nuestra casa.

2 Crónicas 7:12 “Y apareció Jehová a Salomón de noche, y le dijo: Yo he oído tu oración, y he elegido para mí este lugar por casa de sacrificio.”

Ya no era alabanza, ahora era oración. Porque a Dios le gusta que hayan las dos cosas.

 

2 Crónicas 7:13 “Si yo cerrare los cielos para que no haya lluvia, y si mandare a la langosta que consuma la tierra, o enviare pestilencia a mi pueblo;”

Dios tenía todo esto para el tiempo final. 

Si yo cerrare los cielos: Y estamos viendo áreas en que se ha cerrado el cielo, áreas que estuvo cerrado como África y Australia. Hay áreas en las que está lloviendo mucho y sequía en otros. ¿Qué tendrían que hacer en Australia? Orar. ¿Qué tendríamos que hacer con la sequía? Orar, y ¿qué hemos hecho? Orar, pero tenemos que hacerlo de otra forma más correcta.

Si mandare a la langosta: Ahora en el 2020 en febrero, hay langostas en este tiempo, tipo apocalíptico como en la Biblia. A uno no se lo comen porque no pueden.

Si enviare pestilencia: Eso es incluyendo el coronavirus. 

El problema no está en el cielo. No le tengamos miedo a eso. Dios permite la llaga y pone la medicina. Él quiere una iglesia que se levante, que seamos luz.

Nosotros tenemos que iluminar nuestra casa, nuestra ciudad, nuestra provincia, nuestro vecindario. Esta ciudad tiene que tener la luz de Cristo para que huyan las tinieblas, delincuencia y todo eso es a la Luz verdadera.

2 Crónicas 7:14 “Si se humillare mi pueblo, sobre el cual Mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.” 

Humillarse es bajo la Poderosa Mano de Dios, reconocer autoridades. Humillarse es reconocer. El problema no está en el cielo, está en la tierra. Si crees que con calderos pueden cambiar las cosas ¿por qué no crees lo que la Biblia dice, que a golpe de pandero Jehová peleará? No estoy opuesto, eso es su asunto entre usted y Dios, y lo que lo legal le permita. 

¿Qué tenemos que hacer entonces? Humillarnos, invocar Su Nombre, orar, buscar Su rostro y convertirnos de nuestros malos caminos.  

Es tiempo de congregarse, de invocar el Nombre sobre todo nombre, el Nombre de Cristo, pero nosotros entramos primero en la oración, cuando es el tercer paso, porque primero hay que humillarse. Examinar dónde estoy, hay que ver qué se está haciendo mal. A veces estamos haciendo cosas que todo el mundo las hace, pero estamos en este mundo, pero no somos de este mundo. 

Sin estas cuatro cosas ni nos vistamos que no vamos. Podemos decir nosotros oramos, sí, pero ¿oramos de esa manera? porque la Constitución Divina dice así, no es como a mí se me pegue la gana o lo que esté de moda. Esto es lo que la Biblia dice.

La Biblia dice que Dios oirá desde los cielos, osea que Él está encima de todo. Hay tierras enfermas por pecados y nos mandan al pueblo de Dios a que nos humillemos. Es el tiempo de hacer la diferencia; la diferencia hace la diferencia.

2 Crónicas 7:15 “Ahora estarán abiertos mis ojos y atentos mis oídos a la oración en este lugar”

Ahora que se están haciendo las cosas como son. ¿Cuántos de los que estamos aquí entendimos que todo eso venía porque Dios mandaba a que se cerraban los cielos, mandaba langosta y mandaba todas las señales que Él dijo? Y es que Su pueblo tiene la verdadera oportunidad de invocar al Dios vivo y que se cambien las cosas en los aires y en la tierra.

2 Crónicas 7:16 “Porque ahora he elegido y santificado esta casa, para que esté en ella mi nombre para siempre; y mis ojos y mi corazón estarán ahí para siempre.” 

Ahora, antes no. Hay que hacerlo de la forma correcta. ¿Cuántos queremos santidad? ¿ser apartados? En gente que tiene ojos para ver y corazón para sentir de parte de Dios, más gente que queremos hacer la voluntad del cielo en la tierra. 

Si se humilla mi pueblo. No les puedo decir en qué humillarse, pero hay cosas en la que uno cree que sabe más que Dios. Humillarse es: Mira a tu hermano como superior a ti mismo. A veces somos tan altivos. Llegó el tiempo de ser mansos y humildes.

Ora, busca el rostro de Dios, no solo cuando hay culto, hazlo continuamente.

“Y se convirtieron de sus malos caminos”. Yo no puedo saber cuál es su mal camino, pero si hay algo torcidito, convertirse es cambiar de dirección.

Entonces dice Dios que nos oirá y nos perdonará nuestros pecados y sanará nuestra tierra. Comienza con la tierra tuya, tu casa, tu familia, tu provincia y luego la nación. La primera tierra que tiene ser sanada es nuestra familia, nuestro matrimonio.

A veces humillarnos es que no queremos postrarnos por lo que va a decir la gente. Oremos y busquemos Su rostro. Examina tus caminos, cambia de dirección, ya no tanto pleito en casa, a veces queremos ganar el pleito y por tanto querer ganar perdemos el matrimonio, perdemos a los hijos. Cualquier mentira blanca cualquiera la da, no, no, un momentito, tú eres un hijo de Dios, cambia tus caminos. Es el tiempo que Dios está escuchando. Llegó el tiempo de un reinicio.

Apóstol Fernando Ortiz