page-header

VERDADERA BENDICIÓN

DABAR DE DIOS

“No hay cosa mejor para el hombre sino que coma y beba, y que su alma se alegre en su trabajo. También he visto que esto es de la mano de Dios… Porque al hombre que le agrada, Dios le da sabiduría, ciencia y gozo;… ”

Eclesiastés 2:24-26 (PDT)

Salomón fue un hombre que buscó entender muchas cosas y no lo logró, buscó la felicidad y la bendición en muchas cosas pasajeras, efímeras y no estaba allí tampoco. Al final pudo comprender que la clave de la verdadera bendición se encierra en una palabra: CONTENTAMIENTO. Identificar las pequeñas cosas y disfrutarlas puede hacer la diferencia, dar gracias a Dios por todo, pues todo proviene de Él, es importante, mantiene nuestro corazón sano y nuestra mente bien enfocada. Así que llegó a la conclusión de que Dios es la fuente de todo en nuestra vida, por lo tanto, todo se facilita si buscamos Su rostro. Nuestra meta debe ser agradar a Dios y Sus promesas nos envolverán, disfrutaremos de sabiduría, ciencia y gozo, pues en Él todo adquiere sentido y propósito, no lo olvidemos. ¿Cómo saber si agradamos a Dios? La Biblia nos enseña que la obediencia a Su Palabra es fundamental (Juan 14:21), pues amar a Dios se evidencia en guardar Su Palabra (Juan 14:23). Cuando vivimos para agradarle, recibiremos tres bendiciones especiales, la sabiduría, el conocimiento y el gozo.

La sabiduría es valiosa cuando Él temor del Señor la fundamenta; el conocimiento nos lleva a saber cuál es nuestro propósito en la vida y esto trae paz a nuestras vidas; y el gozo, que trae fortaleza cuando su fuente está en el Señor (Nehemías 8:10). Vale la pena buscar agradar a Dios con nuestra vida cada día.

Oración

Papito Amado, gracias por regalarme el gozo de poder relacionarme y establecer lazos de amistad con las personas que me rodean. Hoy te pido que me ayudes a elegir correctamente, y que esa elección sea el resultado de una estrecha relación Contigo, dejándome guiar por Tu Bendita Palabra para elegir sabiamente y para que mis pasos sean guiados por ella. Ruego Tu Gracia para poder lograrlo, Te lo pido en el dulce Nombre de Jesús, ¡amén!

Últimos Dábar