page-header

UN TERMÓMETRO ESPECIAL

DABAR DE DIOS

“Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti,  Oh Jehová, roca mía, y redentor mío”

Salmo 19:14 (RVR60)

Este versículo expresa el deseo del corazón de David, el cual debe ser también nuestro deseo: ser perfectos para nuestro Señor… La boca es el instrumento que puso Dios en nuestros cuerpos como termómetro que nos ayuda a ver el estado, la pureza de nuestro corazón. El dominio de nuestras palabras es un reflejo del nivel de madurez espiritual que hemos alcanzado. Poner atención a nuestras palabras nos ayudará a darnos cuenta en qué áreas de nuestro corazón necesitamos trabajar. Tomémonos un tiempo para examinar nuestro hablar, tal vez usamos palabras corrompidas, hirientes, sarcásticas, irónicas, llenas de orgullo… Esto no es con el fin de desanimarnos ni condenarnos, sino de confesar nuestro pecado y apartarnos de esta manera de hablar que no glorifica a Dios.

Oración

Señor, me presento ante Ti, presento mi boca, mi hablar, pues mi deseo es agradarte con todo mi ser. Limpia mis labios con carbón encendido para que mis palabras sean agradables a Ti, mi Dios, no a los hombres, que ellas reflejen cuánto Te amo y lo que Tú estás sentado en el trono de mi corazón, en el Nombre de Jesús, ¡amén!

Últimos Dábar