page-header

TODO CON EXCELENCIA

DABAR DE DIOS

“Cada vez que encuentres un trabajo que hacer, hazlo lo mejor que puedas. En el sepulcro no hay trabajo, ni pensamiento, ni conocimiento ni sabiduría y para allá vamos todos.”

Eclesiastés 9:10 (PDT)

El Señor nos exhorta a realizar cada trabajo con excelencia, no dice que el trabajo que nos guste, ni el trabajo que sea fácil, ni el trabajo cuando tenemos jefes con los que nos llevamos bien, ni el trabajo cuando nos tratan bien o estamos en el ambiente de trabajo con el que soñamos, no, nos dice que todo trabajo lo hagamos lo mejor que podamos.

Paradójicamente en esta época donde el desempleo ha aumentado, muchos de los que todavía tienen un trabajo, se quejan de él, mientras otros oran por uno, sin importar lo que tengan que hacer. ¿Cómo podemos dar lo mejor de nosotros en el trabajo que hacemos día a día?

  1. Recordando que lo hacemos para el Señor y no para los hombres (Colosenses 3:23-24).
  2. Orando por una actitud anhelante y agradecida. Oremos por el trabajo que nos espera al día siguiente y que nos ayude a recibir el nuevo día con entusiasmo (no solo los viernes), Salmos 118:24.
  3. Dando gracias por un nuevo día y por el trabajo que Dios nos ha dado. y a través del cual podemos servirle. Viendo cada detalle de nuestro trabajo como una oportunidad de servir a Dios y glorificarlo (1 Corintios 10:31)
  4. Viendo nuestro trabajo como un regalo de Dios, una oportunidad para agradarlo y no solo como una forma de ganarse la vida.
  5. Estando conscientes que la presencia de Dios está en medio de todo lo que hacemos y que esa maravillosa presencia nos da la energía que necesitamos para darle lo mejor de lo mejor al Mejor.

Oración

Papito Amado, hoy quiero pedirte perdón por cada vez que me he quejado o criticado el trabajo que me has dado, ese trabajo a través del cual estás formando mi carácter, puedo servirte y glorificarte, pero que además me bendices económicamente a través de él. Espíritu Santo, recuérdame a Quién sirvo cuando trabajo y renueva mis fuerzas para hacerlo lo mejor que puedo desde el lunes hasta el viernes, para la gloria de Tu Nombre, Te lo pido en el dulce Nombre de Jesús, ¡amén!

Últimos Dábar