page-header

¿TIENE SENTIDO?

DABAR DE DIOS

“Pero cuando consideré todo lo que había logrado con el fruto de mis esfuerzos, me di cuenta de que nada tenía sentido, que era como agarrar el viento y que uno no gana nada con lo que hace bajo el sol.”

Eclesiastés 2:11 (PDT)

Si leyéramos solo este versículo, pudiéramos llegar a pensar que nada tiene sentido, que el mucho trabajo, el mucho estudio, todo por lo que nos afanamos en esta vida no tiene ningún sentido. De ser así, lo mejor sería no hacer nada, lo cual nos llevaría a un pesimismo o fatalismo a través del cual muchas personas hoy día entran en depresión y hasta el suicidio. Sin embargo, este no es el sentido. Los primeros 10 versículos nos muestran todo lo que Salomón probó en miras de encontrar la felicidad, entre ellas las obras de sus manos y ninguna de estas cosas fueron suficientes para dar sentido a la vida. Salomón utiliza 15 veces la palabra “trabajo” en este capítulo, haciendo referencia a un esfuerzo agotador, una labor ardua, esforzada y penosa. Recordemos que esto viene como consecuencia de la caída del hombre (Génesis 3: 19).

Finalmente, él concluyó que sin Dios todo era pasajero. Lo cual fue confirmado cuando escribió en el Salmo 127: “Si Jehová no edificare la casa, En vano trabajan los que la edifican; Si Jehová no guardare la ciudad, En vano vela la guardia”. Roguemos al Señor que Él sea nuestro centro y nuestra Roca, para que todo lo que hagamos cobre sentido y glorifique a Dios. Sin Dios la vida deja de tener sentido, con Él cobra propósito.

Oración

Papito Amado, quiero poner delante de ti cada sueño, cada plan, cada proyecto, todo lo que tengo y todo lo que hago, pues si no están en Tu voluntad, no quiero hacerlos, solo quiero caminar en aquello que has preparado de antemano y así todo lo que haga tenga valor, propósito, sentido, Te lo pido en el dulce Nombre de Jesús, ¡amén!

Últimos Dábar