page-header

TIEMPOS DE CAMBIO

DABAR DE DIOS

“…tiempo de abrazar, y tiempo de abstenerse de abrazar;”

Eclesiastés 3:5 (RV60)

En estos tiempos de pandemia, al leer estas palabras puede ser que nos sintamos identificados, pues estamos viviendo tiempos donde nos tenemos que abstener de los abrazos, de la cercanía que disfrutábamos meses atrás en nuestra vida social, pero no nos sintamos tristes, sepamos que al igual que todos los otros versículos, hay un tiempo para cada cosa y volveremos a disfrutar el tiempo de los abrazos de acuerdo a los planes de Dios. A través de estos períodos, Dios trabaja en nosotros la paciencia, pues necesitamos hacer lo correcto en el tiempo correcto para lograr el éxito que deseamos, lo cual implica muchas veces esperar en paz. Para ello, debemos conocer el tiempo de Dios y actuar acorde al mismo, si es tiempo de llorar, lloremos con esperanza, pero si es tiempo de reír, gocémonos con el Señor.

Este tiempo de abstenerse de abrazar a nuestros amigos y seres queridos que no viven con nosotros, debe enseñarnos que el amor tiene una gran variedad de formas de expresarse, no solo abrazos. Dios ha permitido este tiempo para que seamos creativos y mostremos amor a los demás de nuevas formas, ha sido un tiempo en que hemos sido retados a crecer de otras formas y hemos sido sorprendidos por la creatividad de muchos. Podemos mirar estos versículos con desaliento o con esperanza, dependerá de si creemos en un Dios que nos ama y quiere vernos crecer en Él.

Oración

Gracias Señor por los tiempos que has preparado para mi vida, tiempos en que me has ido dando crecimiento en Ti, donde he podido ver Tu soberanía, Tu bondad, Tu cuidado, donde has querido llevarme a otro nivel, donde dé la milla extra para Tu gloria, donde veo que puedo hacer cosas nuevas y diferentes y valorar aún más las relaciones de las personas que has puesto en mi camino. Gracias Papito Amado por todas las personas con las que me has bendecido, que pueda volver abrazarlas en el tiempo que destines para ello, mientras tanto, quiero disfrutar de las mil formas que me darás para expresarles mi amor y Tú amor, que veas en mí, un hijo en quien Te complazcas siempre, en el Nombre de Jesús, ¡amén!

Últimos Dábar