page-header

SOLDADOS, ATLETAS Y LABRADORES

DABAR DE DIOS

» Ningún soldado que quiera agradar a su superior se enreda en cuestiones civiles… Así que todo lo soporto por el bien de los elegidos, para que también ellos alcancen la gloriosa y eterna salvación que tenemos en Cristo Jesús. «

2 Timoteo 2:4-10 (NVI)

En esta porción Pablo le da tres ejemplos a Timoteo para ilustrar la vida del siervo en el reino, así como sus cualidades. Primero el soldado, quien se enfoca en agradar a su capitán y no a otros ni a él mismo, aún eso implique sufrimiento; luego el atleta, quien obedece las reglas para llegar a la meta y ganar; por último el labrador quien trabaja mucho y recoge el fruto tiempo después.

Necesitamos cultivar las cualidades de disciplina, paciencia, enfoque, trabajo duro para ser buenos modelos a quienes nos ven y no ser de tropiezo, para finalmente ver el fruto de Cristo en otros. Debemos mantener en mente la responsabilidad que tenemos, pues somos ejemplos a muchos (Hebreos 12:1).

Necesitamos cultivar la disciplina y estar dispuestos a sacrificarnos a fin de lograr la meta en la obra a la que hemos sido llamados y no dejarnos vencer por las dificultades o sufrimientos, pues al final veremos el fruto. No nos cansemos de hacer el bien, no desmayemos, en su momento veremos el fruto, aunque ahora no veamos nada (Gálatas 6:9).

Oración

Amado Papá, cada uno de los ejemplos que nos dejaste me muestran que necesito dedicar tiempo, tiempo para prepararme como soldado, atleta o labrador, ayúdame a invertir tiempo para desarrollar las disciplinas que necesito para llegar a ser buen soldado, atleta y labrador, para servirte diligentemente en la obra a la fui llamado, y cosechar con regocijo lo que con lágrimas sembré (Salmo 129:5), en el Nombre de Jesús, ¡Amén!

Últimos Dábar