page-header

SIEMPRE HAY CONSECUENCIAS

DABAR DE DIOS

“Mas si hubiere muerte, entonces pagarás vida por vida,”

Éxodo 21:23 (RVR60)

Dios entregó la Ley a Moisés  con el propósito de mostrar o evidenciar el pecado en las personas, su naturaleza pecadora (Gálatas 3:19). Pero además de la Ley, Dios también instruyó a Moisés sobre las consecuencias de quebrantar la Ley. Cuando leemos el capítulo 21 de Éxodo podemos observar que las consecuencias a cada violación de Su Ley, conllevaban consecuencias naturales y justas. No eran venganza divina sino consecuencias acordes al daño causado, para que no continuaran pecando. Estas consecuencias también incluían restitución.

Todo lo que está en la Biblia ha sido dejado para nosotros como ejemplo, por lo tanto, cuando establezcamos reglas o normas, deben quedar establecido igualmente cuáles serán las consecuencias si se rompen y que esas consecuencias conlleven al arrepentimiento y la restitución del daño al prójimo, ya que el espíritu de la Ley es el amor.

Oración

Padre, ¡Tú eres Dios justo! Me creaste a Tu imagen y quiero reflejar Tu justicia en todo lo que hago y eso incluye la disciplina en mi caminar. Soy consciente que no será por mis fuerzas, por eso te pido gracia para poder ser justo y sembrar o aplicar una disciplina que produzca fruto de justicia, en todos los ámbitos en los que me muevo para Tu honra y gloria, en el Nombre de Jesús, ¡amén!

Últimos Dábar