page-header

SABIDURÍA QUE DUELE

DABAR DE DIOS

“Buscar la sabiduría es como intentar atrapar el viento, porque entre más sabiduría, más frustración; y a medida que uno más entiende, más dolor se experimenta.”

Eclesiastés 1:17b-18 (PDT)

La Palabra nos enseña que la sabiduría es valiosa y debemos buscarla, sin embargo hay dos tipos de sabiduría, la humana y la de lo Alto. Debemos procurar la sabiduría que proviene de Dios y no del hombre, pues esta última trae aflicción de espíritu, mientras que la de Dios trae esperanza. El hombre se hace preguntas fundamentales como: ¿quién soy? ¿Cuál es mi propósito en la tierra o en la vida? ¿Existe Dios, es real? ¿Qué pasa después de la muerte? Pero a pesar de observar y buscar no encontrará respuestas esperanzadoras, pues solo en Jesús y Su Palabra encontraremos este tipo de respuesta. Salomón llegó a la conclusión, al final de sus días, que solo en Dios todo tiene sentido y propósito.

Definitivamente entre más sabemos, más nos damos cuenta que nos falta mucho por conocer y entender, entonces el sabio sólo puede reconocer que su sabiduría es limitada y que en ella no encontrará el propósito de su vida. El universo es infinito igual que Su Creador, enfoquémonos en buscar la sabiduría de Dios y caminemos en ella. Tener el conocimiento y no vivir conforme a ello, también produce aflicción.

Oración

Bendito Padre, gracias por darle sentido a mi vida, por establecer un propósito en la tierra y un propósito eterno, gracias por amarme tanto y enseñarme a través de Tu bendita Palabra. Gracias porque cuando necesito sabiduría y te la pido, está disponible para yo caminar en ella. En la medida que Te busque y Te vea en todo lo que hago, todo será valioso y  Te daré gloria, pues eres Digno de ser alabado y adorado, en el Nombre de Jesús, ¡amén!

Últimos Dábar