page-header

SABIDURÍA PARA EDIFICAR

DABAR DE DIOS

“La mujer sabia edifica su casa, pero la necia con sus manos la derriba.”
Proverbios 14:1 (LBLA)

Entre los muchos significados de la palabra “sabiduría”, encontramos que es una cualidad atribuida a quien posee gran cantidad de conocimientos y se distingue por usarlos con prudencia y sensatez, es decir, que no se limita al hecho de tener conocimientos, sino que va más allá, debe saber usarlos. La Biblia nos enseña que la sabiduría es más valiosa que las piedras preciosas (Job 28:28), y vale mucho más la mujer que la porta (Proverbios 31:30), pues ella es una mujer temerosa de Dios, una mujer que consulta a Su Señor cada paso que da y por amor al Señor se guarda del pecado para sostener y edificar la casa que le ha sido dada. La mujer sabia procura edificar su hogar en todos los sentidos, lo que incluye lo espiritual, creando bases sólidas cimentadas sobre la Roca, que es Cristo. La contraparte de este versículo habla de la mujer necia, aquella que se cree autosuficiente, impone su voluntad a la de Dios. Qué tremendo, las mujeres tienen tanto la capacidad de edificar como de destruir, y claro,  se requiere mayor esfuerzo para construir que para destruir.

Nos queda una pregunta, ¿dónde o cómo podemos encontrar tal sabiduría? Ninguna mujer se levanta con el deseo de destruir su casa, sin embargo lo hace por falta de sabiduría, por eso la importancia de encontrarla, cultivarla y atesorarla. Encontrar la sabiduría no es difícil, solo se requiere de disposición para buscar a Cristo a través de la oración y de la lectura de la Biblia cada día y el poder del Espíritu Santo que nos revele el conocimiento de Dios. Cada mujer solo debe pedir la creatividad y las instrucciones a Aquel que se la dará, para hacer de su casa un lugar donde resplandezca Su Luz y se pueda sentir Su presencia. Que su hogar sea el lugar a donde los hijos y su pareja quieran llegar  y sirva de ejemplo a las siguientes generaciones.

Oración

Señor, gracias por darme un hogar, y por poner en mis manos un tesoro tan preciado para Ti. Ayúdame, a buscar en Ti las estrategias para edificar la familia que me diste y ser de bendición y ejemplo para ellos. Quiero edificar un hogar donde Tú habites, y mi familia quiera permanecer siempre. Todo esto te lo pido de corazón, en El Nombre de Jesús, ¡amén!

Últimos Dábar