page-header

RETÉN LA ESPERANZA

DABAR DE DIOS

“Cuando se pierde la esperanza, se debilita el corazón, pero un deseo alcanzado es un árbol de vida.”
Proverbios 13:12 (PDT)

La Biblia nos enseña el valor de la esperanza en varios pasajes. Uno de ellos nos enseña que hay tres virtudes que permanecen y estas son la fe, la  esperanza y el amor (1 Corintios 13:13). Por lo tanto, la esperanza es una de las cosas que permanece en el ser humano por mucho tiempo, pero cuando se pierde, el proverbista nos dice que trae consecuencias tan grandes como la de debilitar el corazón. Perder la esperanza lleva a la depresión y esto puede traer consecuencias más graves. La esperanza mantiene el ánimo y nos permite continuar en medio de la dificultad. La esperanza se relaciona con la fe, pues en tiempos difíciles puede ser difícil de mantenerla, sin embargo, quienes ponen su fe en Dios, nunca la perderán. La fe nos ayuda a tener una confianza más allá, porque sabemos en Quién hemos creído (Hebreos 10:23).  A pesar de esto, como seres frágiles que somos, en algún momento podemos perder la esperanza, pues dejamos de ver Su amor, Sus incontables bendiciones y nos enfocamos en las dificultades. Mantener en nuestra mente que todas las cosas son posibles para Dios, Su fidelidad para cumplir lo que ha prometido, Su bondad y que tiene planes de bien para nosotros, nos ayudará a volver al enfoque correcto, a mantener la esperanza viva y no perderla.  Si estamos pasando por momentos oscuros, seamos sabios e invirtamos más tiempo con Dios, busquemos Su rostro para asirnos de Su Palabra y esperar que ella se cumpla aunque no veamos nada en este momento. No tengamos miedo de esperar en Cristo, pues a Su tiempo veremos el resultado de Su obra.

Oración

Amado Dios, te ruego que cuando esté pasando tiempos difíciles traigas a mi mente aquellas palabras que me sostendrán en medio de esos momentos, que pueda recordar que en el mundo tendremos aflicción, pero que puedo confiar en Ti, pues ya venciste al mundo, que esta porción traiga paz a mi vida y me sostenga cada día hasta ver Tu victoria sobre esa dificultad, porque confío en Ti y tengo esperanza en esa victoria, Te doy gracias Papá, en el nombre de Cristo Jesús, ¡amén!

Últimos Dábar