page-header

¿RÁPIDOS O LENTOS?

DABAR DE DIOS

“Es una tontería y una vergüenza responder antes de escuchar.”
Proverbios 18:13  (PDT)

¿Por qué cada día nos cuesta más escuchar? Vivimos tan afanados que no nos enfocamos en lo importante. Por un lado, estamos necesitados de ser escuchados y por otro no tomamos el tiempo para escuchar con atención a otros, simplemente respondemos antes de que la otra persona termine de hablar. ¿Cuántas veces hemos dado una respuesta apresurada para darnos cuenta después que no era lo que nos pedían y pasamos vergüenza?  Esto revela nuestra falta. El precipitarnos habla de una condición de nuestro corazón, de la poca importancia que damos al otro, ¿será esto orgullo? ¿Creemos que ya sabemos todo, aun lo que la otra persona va a preguntar? No olvidemos que sólo Dios conoce nuestros pensamientos antes que los digamos. No somos como Dios en este aspecto, escuchemos antes de responder. Nuestra boca revela la condición de nuestro corazón, nuestra necesidad, muestra nuestro orgullo y afán, nuestro desinterés e impaciencia, nuestra necedad, falta de amor y falta de valoración por el otro. Son muchas otras cosas las que se comunican cuando respondemos antes de tiempo. Oremos y pidamos gracia de los Alto para poder ser lentos para responder, tomémonos el tiempo para escuchar intencionalmente al otro, y a través de esto cumplamos el mandato de amar al prójimo.

Oración

Mi Dios, eres lento para la ira y rápido en misericordia, te pido perdón porque soy lo contrario a esto, y rápidamente me enojo.  Te pido perdón porque soy rápido para responder, para tomar decisiones sin conocer todo el contexto, llego a conclusiones sin haber escuchado todo lo que debiera y por eso me equivoco con facilidad. Ayúdame a tomarme el tiempo necesario para escuchar bien y poder así tomar decisiones justas y sabias que reflejen Tu naturaleza, Te lo pido en el Nombre de Jesús, ¡amén!

Últimos Dábar