page-header

QUE NUESTRA VIDA HABLE DEL CREADOR

DABAR DE DIOS

“Los cielos proclaman la gloria de Dios y el firmamento despliega la destreza de sus manos. Día tras día no cesan de hablar; noche tras noche lo dan a conocer. Hablan sin sonidos ni palabras; su voz jamás se oye. Sin embargo, su mensaje se ha difundido por toda la tierra y sus palabras, por todo el mundo.”

Salmo 19:1-4 (NTV)

Qué porción tan preciosa nos dejó Dios en este Salmo, al inspirar a David cuando contemplaba el cielo en las noches. Dios manifiesta Sus atributos a través de diversos medios, y el cielo es uno de ellos. Quien contempla el cielo y niega a Dios, ¡es necio! Me impacta cuando dice que los astros llevan el mensaje de Dios noche tras noche, sin hablar… ellos dan testimonio continuo de nuestro maravilloso Dios. Es necesario aclarar, que no estamos hablando de astrología, lo cual es condenado por Dios, pues no se trata de que ellos nos hablen sobre nuestro destino, sino de Dios. La contemplación que hacemos de ellos es para vislumbrar los atributos que nos hablan de Dios.

Muchas veces nos desgastamos tratando de compartir el Evangelio con las personas que nos rodean,  ¿por qué sucede esto? Porque no hemos aprendido del ejemplo que los astros nos dan, lo que más habla de Dios es nuestro testimonio, por encima de las palabras. Al igual que los astros, estamos llamados a reflejar luz, la Luz de Cristo, cuando lo hacemos, nuestras palabras tendrán Autoridad de lo Alto, y en muchas ocasiones no serán necesarias, pues verán a Cristo en nuestras vidas, aunque no hablemos. Mostremos y evidenciemos a Cristo en todo momento.

Oración

Señor, que mi vida entera hable de Ti y de mi amor por Ti. Que mis acciones y mi vida, hablen continuamente de la obra que has hecho en mí, de cuánto me amas, para que muchos sean atraídos a Ti. Clamo por Tu gracia para reflejarte más y hablar menos, en el Nombre de Jesús, ¡amén!

Últimos Dábar