page-header

PULIENDO NUESTRO CARÁCTER PARA RECIBIR LA RECOMPENSA

DABAR DE DIOS

«Hasta que llegó el momento de cumplir sus sueños, el Señor puso a prueba el carácter de José.»

Salmo 105:19 (NTV)

Definitivamente, Dios nos confirma en Su bendita Palabra que todo lo que pasó en la vida de este siervo del Señor tuvo como propósito afinar su carácter, pues Dios tenía preparadas grandes cosas para Él, pero era necesario que madurara, para poder llevar a cabo la tarea dada por Dios con fidelidad. Esos sueños que Dios le dio a conocer le permitieron tener los ojos puestos en la meta y en el Señor, aún en medio de la dificultad. Tal vez son muchas las pruebas que han llegado a nuestra vida y pensamos que Dios la tiene en contra nuestra. Hoy vengo a decirte que no es así, Dios tiene los ojos puestos sobre nuestra vida, no para mal, sino para bien, pues Su fin es que estemos preparados para poder realizar con excelencia y para Su gloria el sueño que Él ha soñado para nosotros. José fue un soñador y Dios también lo es. Él sueña grandes sueños para sus hijos, pero hasta que no estamos preparados para administrar lo que nos ha dado con sabiduría de lo Alto y para Su gloria, no veremos hecho realidad ese sueño. Así que si estamos en pruebas, tengamos la certeza que Dios está trabajando nuestro carácter y puliéndonos. Y cuando salgamos aprobados, pasaremos a un nuevo nivel… y avanzaremos poco a poco hasta llegar a la meta que Dios ha dispuesto.

Oración

Señor, me alegra saber que tienes sueños grandes para mi vida, solo te pido que me los reveles, para que con la ayuda de Tu Espíritu Santo, pueda ir en pos de él y glorificarte. NO quiero estancarme, sino avanzar, aunque esto implique ser probado. Quiero alcanzar aquello para lo cual fui alcanzado… ¡Amén!