page-header

POSTRADO ANTE TU SANTIDAD

DABAR DE DIOS

«Y los cuatro seres vivientes tenían cada uno seis alas, y alrededor y por dentro estaban llenos de ojos; y no cesaban día y noche de decir: Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir».

Apocalipsis 4:8 (RVR60)

 

«El grado en que entendamos la santidad de Dios determinará la altura y profundidad de nuestra adoración a Él» (Joy Dawson, 1990). La santidad es uno de los atributos más importantes de Dios, pues al estar frente a su manifestación, hace que caigamos de rodillas y declararemos Su santidad. La Biblia nos muestra que cada vez que se manifestaba la santidad de Dios, provocaba adoración, por ejemplo, Moisés se postró ante Su manifestación (Éxodo 3:4-6), igual Isaías (Isaías 6:3-5). El ver la manifestación de este atributo en Dios, nos permite ver nuestra condición y nos lleva al arrepentimiento y a la transformación. Es tan especial este atributo, que lo que se canta en el cielo no es «amoroso, amoroso, ni misericordioso, ni verdadero», aunque todos son atributos de Dios; pero hay algo especial en la santidad, pues ella nos lleva a adorarle y unirnos a los ángeles diciendo: «Santo, Santo, Santo». Ante Su santidad nos postramos.

Oración

Señor, anhelo estar preparado para ver Tu santidad, ¡quiero verte Oh Dios! y que esa santidad provoque más santidad en mi vida para honrarte, agradarte y adorarte desde lo más profundo de mi ser, en el Nombre de Jesús, ¡amén!