page-header

PORQUE EL REY VUELVE

DABAR DE DIOS

» Cuando Jesucristo regrese como rey, juzgará a los vivos y a los muertos. Así que ante Dios y Jesucristo te ordeno que anuncies el mensaje e insistas en todo momento, oportuno o no. Muéstrales lo malo que han hecho, corrígelos cuando se equivoquen y anímalos; enseña siempre con mucha paciencia.»

2 Timoteo 4:1-2 (PDT)

Pablo anima a Timoteo a mantenerse fiel a ministerio y llamado de Dios llevando el mensaje del Evangelio en todo momento, aprovechando cada oportunidad para evidenciar a Cristo y enseñar de Él. Luego menciona tres aspectos importantes a realizar dentro de la obra: primero, mostrarles su condición pecadora; segundo, corregirlos cuando pequen, pero no solo eso, también animarlos a vivir en santidad; y tercero, enseñar con paciencia. Pero lo más importante es el motivo por el cual Timoteo debe hacer todo esto, es que Cristo regresaría, lo cual implicaba una necesidad imperiosa de estar preparados para ellos, no solo él, sino todos aquellos a quienes discipulaba. Vivamos comprometidos con la tarea de hacer discípulos.

Al igual que Timoteo, tenemos un llamado a llevar el mensaje del Evangelio y discipular, pues nuestro Rey vuelve y debemos estar gozosos, pero  también preparados y por lo tanto, debemos sentir la urgencia de preparar a otros para este majestuoso evento.  Sea que Él regrese, o nosotros vayamos a Él primero, preparemos nuestras vidas, reconozcamos y confesemos nuestros pecados, procuremos vivir en santidad, porque ¡Cristo, nuestro Rey, vuelve!

Oración

Mi Rey y Señor, quiero estar preparado para Tu regreso y ser fiel en compartir el Evangelio. Ayúdame a discernir las dificultades como oportunidades para compartir Tu mensaje de amor y que Tu Palabra sea mi norma de vida siempre. Tú eres el Maestro por excelencia,  quiero enseñar con paciencia como Tú lo haces. Espíritu Santo trae arrepentimiento y crecimiento en cada uno de Tus hijos para estar listos para Tu regreso, en el Nombre de Jesús, ¡Amén!

Últimos Dábar