page-header

PODEROSA PALABRA

DABAR DE DIOS

“La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma;…”

Salmo 19:7 (NTV)

¡Qué verdad tan maravillosa! ¡La Palabra de Dios es perfecta y tiene poder! Ella nos confronta y tiene la capacidad de convertir nuestra alma. La Palabra “convierte” viene del hebreo “shub” y entre sus muchos significados están: “arrepentirse, confortar, convertir, enderezar, levantar, quebrantar, refrigerio, reposo, rescatar,  restaurar”. Esta corta palabra nos habla del poder maravilloso que tiene la Palabra sobre nuestras vidas. Ella nos confronta, nos muestra nuestra condición espiritual y del alma, tiene la capacidad de penetrar hasta lo más profundo, quitar lo que no agrada a Dios y transformarnos (Hebreos 4:12). Santiago nos dice que la Palabra que recibimos con mansedumbre es implantada en nuestros corazones y produce salvación (Santiago 1:21). La Palabra de Dios nos alimenta, nos limpia, nos quebranta y lleva al arrepentimiento para convertirnos de nuestro antiguo caminar y llevarnos por Sus caminos perfectos. Ella nos alienta, restaura nuestra alma, nos da reposo, ¿qué más podemos pedir? Podemos hacer un ejercicio muy interesante, leer el versículo y cambiar la palabra “convierte” por cada una de las acepciones de la palabra y meditar un poco en cómo la Palabra de Dios puede obrar de tan diversas formas para nuestro bien.

Oración

Señor, cuánto amo Tu Palabra, pues ella me instruye, me limpia, me salvó y me sigue salvando de caer en pecado cuando permito que alumbre mi camino. Es fuente de consolación y vida, de transformación y crecimiento, de restauración y sanidad… y de muchas otras cosas más. Gracias Señor por Tu Palabra que es viva y eficaz, porque cumplirá el propósito por el cual la envías a mi vida… ¡Te adoro, mi Rey!

Últimos Dábar