page-header

PERSEVEREMOS

DABAR DE DIOS

“Los justos podrán tropezar siete veces, pero volverán a levantarse. En cambio, basta una sola calamidad para derribar al perverso.” 
Proverbios 24:16  (NTV)

 

En la medida que buscamos el propósito de Dios para nuestra vida, con seguridad experimentaremos decepciones, desvíos, pasos en falso y fracasos. La buena noticia es que tenemos al mejor compañero de viaje: al Espíritu Santo, quien es nuestro Consolador, quien nos anima, nos ayuda, nos levanta y nos motiva para perseverar en esta caminata. Así que, si nos encontramos en un momento de esos en los cuales nos vemos tentados a tirar la toalla, donde sentimos que estamos siendo probados al límite y que ya nos comienza a faltar el aliento y las fuerzas, recordemos que el Señor nos promete multiplicar las fuerzas al que no tiene NINGUNA. Él es nuestro escudo y nuestra fortaleza, Él es quien nos protege y liberta. Invoquémoslo en la hora oscura, en el momento de mayor necesidad y recibiremos Su paz y fortaleza para resistir y caminar hacia la salida que Él mismo nos mostrará. No importa cuán grande sea el desafío o la prueba, Dios es mayor y tiene el control, Él nos puede ayudar a perseverar y no rendirnos en medio de la batalla. Si nos rendimos podemos perdernos la oportunidad de ver cómo Dios responderá a nuestras oraciones. Recordemos que Dios es creativo y le gusta sorprendernos, perseveremos hasta el final.

 

Oración

Señor, no permitas que en tiempos de dificultad me rinda, ayúdame a perseverar hasta el final, a mantenerme firme y agarrado de Tus poderosas promesas, a confiar en Tu fidelidad, bondad y misericordia que no tienen fin, pues sé que estás a mi lado para protegerme, ayudarme y levantarme en caso de caer, para continuar caminando hacia la meta que Tú has establecido para mi vida. Alma mía confía y ten paciencia, que Dios escucha el clamor de Sus hijos y obrará en el momento preciso, no antes, no después, sino en el momento perfecto, ¡amén!