page-header

PERSEGUIDOS, PERO NO DESAMPARADOS

DABAR DE DIOS

“Pero por causa de ti nos matan cada día; Somos contados como ovejas para el matadero.”

Salmo 44:22 (RVR60)

Tal vez pensamos que esta verdad fue solo para los tiempos bíblicos, cuando los cristianos sufrieron persecución por los judíos y romanos. Sin embargo, a través de la historia ésta ha sido una verdad que se repite y que experimentamos aún en estos días. La Biblia nos enseña que  somos bienaventurados al sufrir persecución a causa de Cristo y el Evangelio, pues recibiremos galardón en el cielo (Mateo 5:11-12). Jesús nos enseña que estamos en el mundo, pero no somos del mundo y que somos ovejas entre lobos, pues somos luz en medio de tinieblas, por lo que muchas de las cosas que suceden en nuestra vida son producto de una batalla que tenemos que librar contra el mundo de las tinieblas. La Palabra nos exhorta a estar preparados para la batalla, colocándonos la armadura de Dios, orando y confiando en Su control soberano. Cuando experimentemos desaliento o cansancio por la persecución, recordemos las palabras esperanzadoras que escribió el apóstol Pablo: “…perseguidos, pero no desamparados (2 Co. 4:9)”, no importa cuánto estemos sufriendo a causa de ser cristianos, recordemos que no estamos solos, ¡Él está con nosotros!

Oración

Padre amado, nadie dijo que el camino a Tu morada fuera fácil, pero si tengo la certeza de que hay recompensas eternas y que estás conmigo ayudándome a librar y vencer a los enemigos de Tu nombre. Gracias por fortalecer mis pies, rodillas y manos para pelear la buena batalla de la fe, ¡amén!

Últimos Dábar