page-header

PERDÓN DISPONIBLE SIEMPRE

DABAR DE DIOS

«Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido».
Lucas 18:14   (RV60)

Aunque hemos reconocido a Jesús como nuestro Señor y Salvador, siendo reconciliados por medio de Él con el Padre, todavía somos hombres y mujeres que nos equivocamos y pecamos. ¡Cuán grande misericordia es que nuestro Dios esté presto a perdonar! Por esto, Siempre que pequemos, apresurémonos a acercarnos al asiento de Su misericordia en busca de Su perdón. Tengamos cuentas cortas con Dios, estemos preparados para presentarnos ante Él en cualquier momento, vivamos cada día como si fuera el último, con amor y pasión por Él.

Oración

Oh, Señor, nos postramos delante de Ti en polvo, reconocemos nuestra condición y te pedimos misericordia, limpieza y liberación del poder del pecado. Queremos agradarte cada día, pero sólo con Tu infinita gracia podremos lograrlo… ¡Amén!

Últimos Dábar