page-header

NUESTRO ALIMENTO

DABAR DE DIOS

«…Las Escrituras dicen: “La gente no vive sólo de pan, sino de cada palabra que sale de la boca de Dios.»

Mateo 4:4 (NTV)

Definitivamente el pan aporta muchos nutrientes que el cuerpo necesita, por lo que los israelitas lo incluían en su dieta diaria, este era un pan muy diferente al que consumimos hoy, era un pan artesanal e integral, por lo que era rico en fibras y vitaminas. Recuerda cómo dice la oración modelo de Jesús: Danos el pan de cada día, no de cada semana, ni cada mes. Es un alimento tan nutritivo que era de consumo diario. No en vano la Palabra es comparada con este alimento, pues si queremos crecer sanos necesitamos alimentarnos de ella continuamente. Leer y meditar La Palabra debe ser un deleite tal, que cuando pasemos un tiempo sin leerla, sintamos Su falta como cuando dejamos de comer.

Además de ser como pan, la Palabra de Dios es como la miel (Salmo 19:9-10), que es deliciosa; la podemos disfrutar y renueva nuestras fuerzas cuando están a punto de acabarse, como le sucedió a Jonatán (1 Samuel 14: 28-29). La Palabra es fuerza que da vida en lo físico (al sanar enfermedades) y en lo espiritual (Ezequiel 37:7), pues es poder de salvación a todo nuestro ser (Romanos 1:16).

Oración

Señor, gracias por el alimento de Tu Palabra, ella me fortalece, alimenta y me hace amarte más y más. A través de ella me hago fuerte y puedo conocerte mejor cada día. Te pido que cada día crezca mi pasión por Tu Palabra y por Ti. En el nombre de Jesús. ¡Amén!

Últimos Dábar