page-header

¡NO TE PREOCUPES! ¡OCUPATE!

DABAR DE DIOS

«No os afanéis por vuestra vida, qué comeréis; ni por el cuerpo, qué vestiréis».

Lucas 12:22 (RVR60)

¿Por qué nos afanamos? ¿Será que en medio de los momentos de necesidad olvidamos las bondades de nuestro Padre? ¿Olvidamos Sus promesas y que Él es fiel? Dios que conoce nuestra debilidad, nos dejó escritas las razones por las cuales NO debemos vivir preocupados. Jesús nos enseña al respecto lo siguiente:

  1. Dios nos creó, somos especiales para Él y más valiosos que las aves y las flores, pues Cristo nos redimió con Su sangre… (Mateo 6:26, 28,30)
  2. Nuestro Padre Celestial sabe de qué tenemos necesidad y en Su infinita bondad Él suplirá esas necesidades (Mateo 6:32; Filipenses 4:19).
  3. Basta a cada día su propio mal, debemos ocuparnos, no preocuparnos… (Mateo 6:34).

La clave es que primero nos presentemos ante Dios y coloquemos en el altar todo aquello que nos inquieta, recordando Sus promesas y fidelidad, seguros en que la paz  divina nos inundará. Dejemos los afanes y preocupaciones, a cambio, ocupémonos de Él, de Su reino y lo que necesitemos será añadido. (Mateo 6:33: «Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas).

Oración

Gracias Papito hermoso por ser tan bueno y suplir mis necesidades, y no sólo eso, aún me concedes aquellos deseos que están alineados con Tu corazón. Gracias mi Dios porque al acercarme a Ti y entregarte mis cargas, Tú me das descanso, pues eres Fiel y Tus promesas me sostienen. ¡Te amo Papito bueno! ¡Amén!

Últimos Dábar