page-header

MÁS QUE RIQUEZAS, LEGADO

DABAR DE DIOS

“El hombre honrado deja herencia a sus nietos…”
Proverbios 13:22a (PDT)

Cuando leemos esta porción de la Palabra, podemos ver que se nos habla de una herencia, y muy probablemente de riquezas, por lo que dice la segunda parte del versículo. En lo humano, es importante pensar en dejar claras  nuestras cuentas y trabajar por dejar herencia a nuestras generaciones. Sin embargo, es de resaltar que dice que el hombre honrado, en otras versiones habla del hombre justo o bueno, deja herencia a sus nietos, lo que nos hace  pensar en no limitar la herencia exclusivamente a bienes materiales, sino a dejar un legado eterno en ellos. El ejemplo de una vida honrada, guiada por el Señor, donde Él ha sido el Centro, es el mejor legado que podemos dejar. Si todavía no hemos pensado en lo que dejaremos al momento de partir con el Señor, empecemos a hacerlo y a ser intencionales con la semilla que queremos sembrar y que de fruto en ellos. No solo trabajemos para una herencia material, sino para que nuestras vidas en Cristo sigan hablando aún después de irnos con Él. Cristo es nuestra porción, nuestra herencia, que sea también la herencia de nuestras generaciones.

Oración

Mi Señor y Rey, quiero vivir cada día por y para Ti, que mis pasos sean guiados por Tu Espíritu, logrando evidenciar en todo momento mi amor por Ti al deleitarme en Tu presencia y en Tu Palabra. Que mis pasos muestren que eres el Centro de mi vida y que esa verdad que me sostiene cada día sea el legado que mis generaciones atesoren, sin importar hacia donde las filosofías quieran arrastrarlos, ellos se mantengan firmes en Ti y en el poder del Evangelio que me has permitido vivir, Te lo ruego Padre en el Nombre de Jesús, ¡amén!

Últimos Dábar