page-header

MARAVILLOSO ES DIOS

DABAR DE DIOS

“Y mi espíritu se angustió dentro de mí; Está desolado mi corazón. Me acordé de los días antiguos; Meditaba en todas tus obras; Reflexionaba en las obras de tus manos”.

Salmo 143:4-5 (RV60)

En este Salmo, podemos observar que David estaba pasando una situación que le generaba angustia, sin embargo, él no meditaba en el problema que tenía,  sino que él ocupaba su mente en recordar y meditar en todas las obras maravillosas de Dios. Él decidió no dejar que su mente se concentrara en las dificultades para aumentar su angustia o depresión, sino que la enfocó hacia el Señor y Sus obras. Cuando pasamos por momentos de gran tristeza, enojo, temor, la solución no es pasarnos pensando en esa situación y alimentar los sentimientos que esto nos pueda generar, por el contrario debemos escoger pensar en las obras incomparables de Dios, en las ocasiones en las cuales nos ha ayudado y en las victorias que nos ha dado; si lo hacemos así, podremos obtener la victoria sobre esos sentimientos y pensamientos que son contrarios a los deseos de Dios para nuestras vidas. Recordemos que debemos alinear nuestros pensamientos y sentimientos con los de Dios a través de Su Palabra para llegar a la meta del supremo llamamiento.

Oración

Señor, maravilloso eres, bueno y misericordioso. Te alabo por Tu fidelidad, porque puedo meditar en lo que has hecho en mí y puedo tener la certeza de que seguirás obrando hasta que sea perfeccionado. ¡Amén!

Últimos Dábar