page-header

¡MANOS PODEROSAS!

DABAR DE DIOS

“todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los he creado, los formé y los hice.»

Isaías 43:7  (RV60)

Dios es nuestro Creador. Él es el Alfarero que del polvo de la tierra, que Él creó, formó a Adán. Dios nos ha creado y formado. ¡Él es el diseñador por excelencia! Él nos diseñó con tal creatividad que no hay dos personas iguales, por parecidas que sean, pues Él pone Su toque personal en cada uno de nosotros. Sus manos nos dan forma y nos van moldeando cada día hasta que seamos la vasija que Él tiene en mente, Él no dejará de trabajar en nosotros, continuará Su obra hasta que estemos listos.

Cuando recibimos al Señor en nuestro corazón, nacemos de nuevo, somos nuevas criaturas. En ese momento comienza Su obra de formación y para ello utiliza circunstancias, personas, pruebas, desiertos y todo aquello que ayude a Su propósito en nuestras vidas. Si estamos pasando por alguna de estas circunstancias, recordemos que Dios es el Alfarero Divino y utiliza todo para que seamos vasijas que honremos Su obra. Por lo tanto, cambiemos nuestra forma de ver las circunstancias adversas, no son para afligirnos, sino para formar Su carácter perfecto en nosotros.

Oración

Gracias mi Dios por hacerme nueva criatura, por soplar Tu aliento de vida en mi. Gracias por trabajar continuamente en mi, gracias porque tienes un propósito para mi vida y no me dejarás hasta que lo veas cumplido, porque no te das por vencido a pesar de muchas veces sentirme sin aliento, sin fuerzas, pero Tú me animas cada día y llenas para llevar a cabo Tu propósito, Tú siempre has estado a mi lado, ¡amén!

Últimos Dábar