page-header

LO QUE ATRAE A DIOS

DABAR DE DIOS

“Pero tú eres santo, tú que habitas entre las alabanzas de Israel.”

Salmo 22:3 (RVR60)

¡Qué maravillosa Palabra! Dios es Santo, pero esto no evita que habite en medio de Su pueblo cuando es alabado. Qué poder tan maravilloso hay en la alabanza que atrae Su presencia y esa hermosa presencia trae bendición a nuestras vidas. Es triste ver cómo muchos creyentes menosprecian este tiempo, sin embargo, es durante la alabanza que Dios desciende y hace una obra especial, allí envía bendición y vida eterna (Salmo 133:3). No dejemos escapar la oportunidad de alabar a Dios en medio de la congregación, aprovechemos y unámonos en un mismo sentir para proclamar Sus hechos, maravillas y atributos. Este momento es muy especial, pues es aquí donde le damos a Dios y no le pedimos nada. Cuando alabamos dejamos de mirarnos y ver nuestras necesidades para centrar nuestra mente, corazón y todo nuestro ser en Él, allí perdemos importancia para exaltarle y levantar Su Nombre… es en medio de la alabanza que Él derrama Su unción…  No dejemos que nada nos distraiga de disfrutar de este privilegio.

Oración

Señor, reconozco Tu santidad y soberanía. Todo mi ser se emociona de poder exaltar y reconocer Tus maravillas, Tus atributos, Tu perfección, Tu eternidad. Señor manifiesta Tu maravillosa y deliciosa presencia en medio de las alabanzas de nuestra congregación, recibe y deléitate en medio de ellas, ¡amén!

Últimos Dábar