page-header

“Levántate porque el tiempo de la canción ha llegado”

PRÉDICAS

EL TIEMPO DE LA CANCIÓN HA LLEGADO

Cantares 2:10 “Mi amado habló, y me dijo: Levántate, oh amiga mía, hermosa mía, y ven.”

Nuestro Amado está hablando. El llamado del último tiempo del Señor a Su iglesia es: Levántate y despiértate de entre los muertos. Levantarnos no es para ir, es para venir primero a Él. El llamado primario del Señor cuando llamó a sus doce fue para estar con Él y luego enviarlos a predicar. El llamado primario es estar con Él y luego ir. Él es primero.

Cantares 2:11 (BAD) “¡Mira, el invierno se ha ido y con él han cesado y se han ido las lluvias!”

El invierno al que se refiere es al de Israel y esos países donde cae nieve. No son los inviernos de aquí, son inviernos de nieve, de frío y cesaron las lluvias. Entonces todo lo que enfría ya pasó. Cuando pasa lo frío, cuando pasa lo difícil, cuando pasan los momentos crudos, lo que quiero hacerte ver es que ya brotan las flores en los campos.

El tiempo de la canción ha llegado para que entiendan que llegó la primavera. En la primavera salen retoños a los árboles, salen hojas, salen flores, salen frutos, casi todos los animales se reproducen. Es un tiempo óptimo. Habla de que llega un tiempo favorable. 

Cantares 2:12 (BAD)Ya brotan flores en los campos;¡el tiempo de la canción ha llegado! Ya se escucha por toda nuestra tierra el arrullo de las tórtolas.”

Yo quiero hacerle ver cuatro cosas aquí. Número uno: Mi amado habló y me dijo. Este es un mensaje para usted y para mí: Levántate y dice que soy Su amigo. Es el llamado del Señor a Su iglesia. El primer levántate está ahí.

Cantares 2:13 (BAD) “La higuera ofrece ya sus primeros frutos,y las viñas en ciernes esparcen su fragancia. ¡Levántate, amada mía; ven conmigo, mujer hermosa!»

 

Un segundo levántate. Le vuelve a decir levántate. 

Cantares 4:16 “Levántate, Aquilón, y ven, Austro; Soplad en mi huerto, despréndanse sus aromas. Venga mi amado a su huerto, Y coma de su dulce fruta.”

El Señor le dice a Su amada dos veces: Levántate, y le dice las razones. Cuando el viento frío y el viento caliente se juntan forman huracanes, un viento huracanado. 

Cuando pasan huracanes los frutos y las hojas se caen. Lo que se va a desprender de mí no es el fruto que se pierde sino Tus aromas, alabanza. Esa es la iglesia victoriosa, es la iglesia que se convierte en todo terreno, que no importa lo que venga va a tener aroma, alabanza, y va a tener producción y bendición.

Hemos estado viviendo un invierno muy fuerte, muchas lluvias, espiritualmente hablando, esta pandemia ha enfriado a muchos. No se han podido hacer muchas cosas, han habido situaciones, pero en el fondo lo que Dios ha querido es que nos quedemos quietos, hacer una pausa y comenzar a trabajar en el lugar donde muchos oramos.

Oramos al Señor para que nos llevara donde estaba la necesidad y el Señor nos llevó donde estaba la necesidad, en nuestra propia casa, nuestra propia vida; y nos está despertando, pero no es para mal. Él es un Padre bueno que va permitir prueba, proceso, pero nunca te va a dejar. A los que a Dios aman, todo les va a cooperar para bien. Esto es para un cooperar porque hay un levantar. 

Cantares 1:1-2 “Cantar de los cantares, el cual es de Salomón. !Oh, si él me besara con besos de su boca! Porque mejores son tus amores que el vino.”

El Cantar de los Cantares está en un lugar muy especial. La expresión máxima, la esencia de las esencias, por eso es que hay que ponerle atención porque habla de la relación del Amado, de Cristo con Su iglesia. También se puede ver la relación entre una pareja, sí lo queremos ver del lado humano.

Los estudiosos bíblicos dicen que esto no fue un invento de Salomón. Usted sabe que Salomón fue un rey y que le gustaba mucho escribir. No fue un cuento. Algunos piensan que él tenía muy buena imaginación, que formó un hermoso poema. Si quedó entre de los libros el Cantar de los Cantares es porque es inspiración divina. Eso no fue un sueño, no fue una imaginación, no fue escribir bonito, no fue hacer un libro para que fuera bestseller. Esto fue algo que él lo vivió.

Muchos dicen que lo que ocurrió fue que Salomón siendo rey, con aquella fama, aquel poderío, hubo un momento que dijo: Yo quiero salir a ver el reino que gobierno. Salomón era hijo de David. Salió a ver todo, pero dentro de sí dijo: Si yo voy como rey, me van a mostrar lo bonito. Así que fue como cualquier otra persona y no con guardaespaldas ni escolta. Entonces dice que él pasó desapercibido, pasó por un campo y vio a una joven, pero no se presentó como rey y comenzó a conquistarla como uno más. Después que la había conquistado, que vio que ella lo amaba no por interés, ella se da cuenta que era el sabio Salomón que todos querían ver y oír.

Es lo mismo que Cristo hizo con nosotros. Nos encontró en los campos de arroz, en un lodazal, no sacó, nos enamoró y ahora nos trae a Su casa, pero al igual que muchas veces la sunamita, que así le llaman a ella, nos ponemos los moños y comenzamos a pedirle y exigirle y se nos olvida de dónde nos sacó el Señor.

Esto es lo primero, comienza con un deseo, con Su palabra, que nos bese con los besos de Su boca, con Su Palabra, con Sus rhemas. La fe viene por el oír y el oír el rhema de Dios. Entonces ese es el anhelo. Todo comienza con un anhelo: Oh, si Él me besara o si esta mañana Dios me hablara. La gente que anhela que el Señor le envíe del cielo una porción, mire como termina el cantar de los cantares.

Cantares 8:14 “Apresúrate, amado mío, y sé semejante al corzo, o al cervatillo, sobre las montañas de las balsameras.”

Las balsameras eran unos árboles de donde salía el bálsamo de Galaad. Cuando lo herían salía una resina. Muchos fuimos heridos, pero por las heridas de Él fuimos sanados, y por las heridas ya no sale pus sino sale bálsamo de Galaad para poder con la consolación que recibimos de Dios, consolar a otros.

En Apocalipsis habla lo mismo a la iglesia:

Apocalipsis 22:17 “Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente.”

El Señor no viene por cualquiera, el Señor viene por los que amamos Su venida.

 

Cantares 2:1 “Yo soy la rosa de Sarón, y el lirio de los valles.”

Ella se compara con dos cosas: rosa de Sarón y lirio de los valles. El valor de una moneda en numismática es mayor entre menos dañada está. Cuando tiene agujeros o está deformada pierde valor. El más valioso se hizo hombre, vino a esta tierra y se dejó abrir orificios en sus manos, en sus pies, se dejó desfigurar. El que tenía todo el valor, se dio para que usted y yo lo tuviéramos. Y por eso es que la del Cantar de los Cantares dice la rosa de Sarón.

La rosa de Sarón es una rosa que sólo se da en cierta región de Israel, una región muy marcada desde el Monte Carmelo hasta Jope más o menos. Es muy selecta, roja, con olor muy agradable, muy codiciada, no abunda; entonces ella tiene una autoestima alta. 

El lirio de los valles abundaba, eso se llama humildad, mansedumbre y eso sólo se aprende con el Señor. El que tenía todo el valor lo cedió en la cruz del Calvario para que al morir y resucitar con Sus señales usted y yo tengamos el valor que Cristo nos ha dado, pero tenemos que tener la humildad y la mansedumbre, por eso dijo: Aprended de Mí que soy manso y humilde (Mateo 11:29).

Cantares 2:4-5 “Me llevó a la casa del banquete, y su bandera sobre mí fue amor. Sustentadme con pasas, confortadme con manzanas; porque estoy enferma de amor.”

¿Cómo debe ser la casa del Señor? ¿Dónde escasea la comida? ¿Cuál fue el recuerdo del hijo pródigo cuando estaba en la pocilga? Abundancia de pan hay en la casa de mi Padre. Ahí había abundancia de todo, no solo de pan, también ropa nueva, anillo nuevo, becerro gordo, fiesta. Todo eso está en la casa de nuestro Padre.

Me llevó a la casa del banquete. En la casa de Dios tiene que haber alimento selecto, variado y en abundancia. 

Su bandera sobre mí fue Amor: Cuando un rey conquistaba un lugar, ponía en un lugar visible su bandera, lo cual implicaba: Dominio, seguridad y protección. Por ejemplo, cuando se conquistó La Hispaniola, agarraron una bandera y la pusieron diciendo que pertenece a los reyes de España, y pusieron otra de algo religioso. Eso implicaba que en ese momento era dominio Español. Supuestamente implicaba seguridad, que cualquiera que los atacara los iban a cuidar, y protección, pero usted sabe que también aprovechamiento.

Cuando el Señor nos conquista no es a la fuerza, es por amor y nos da Su dominio. Por eso quien reconoce que Jesús es Señor en el cielo y en su tierra ya la hizo. Nos da Su seguridad, no es un coronavirus que manda en tu vida, es alguien que tiene la llave de la vida y de la muerte, se llama Jesucristo, y te da Su protección, y aún si permitiera que llegara, no habría problema; porque al final, sea que vivamos, sea que muramos, somos del Señor. Esa es nuestra garantía, el vivir es Cristo y el morir es ganancia. 

La bandera se ponía en un lugar alto, Jesús fue levantado en alto cuando fue puesto en la cruz. Por eso Su bandera sobre nosotros es Amor.

Juan 12:32-33 “Y yo, si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo. Y decía esto dando a entender de qué muerte iba a morir.”

¿Y cómo murió Él? ¿dónde murió? En la cruz del Calvario. Eso era ser levantado en alto. Muchos de nosotros decimos: Señor, levántame en alto y no queremos morir a nuestro yo. Para que Él fuera nuestra bandera, amor, como muestra de amor tuvo que morir por nosotros aún siendo pecadores. Cristo murió por nosotros, Él mostró Su Amor en la cruz del Calvario, murió por ti y por mí y esa es nuestra bandera. Cuando alguien te quiera hacer algo di: Yo tengo bandera, yo tengo quien me proteja, yo tengo quien me guarda, yo tengo dominio, quién manda sobre mí, se llama Jesucristo. No manda ninguna circunstancia, ningún hombre, manda el Rey de reyes, Señor de señores, tengo seguridad, tengo protección, tengo bandera y Su bandera sobre nosotros es Amor.

EL TIEMPO DE LA CANCIÓN HA LLEGADO

Cantares 2:10 “Mi amado habló, y me dijo: Levántate, oh amiga mía, hermosa mía, y ven.”

Dios habló a los hombres de muchas formas, pero hoy nos habla por Su Hijo. Cuando quieras oír la voz del Padre, ve al Hijo, porque oyendo al Hijo oyes al Padre. En este momento es: Mi amado habló. ¿Cuánta gente el Amado le habla y no hace caso? El Señor está hablando, no haya ni más que decir, pero hay gente que dice: No se oye Padre, y mucho menos se oye Hijo.

Él nos mira producto terminado. El Señor nos mira hermosos y nos llama a tener una relación íntima con Él. Ven primer llamado, levántate, segundo llamado. 

Cantares 2:11 (BAD) “¡Mira, el invierno se ha ido, y con él han cesado y se han ido las lluvias!”

Está cesando poquito a poquito esta condición, este invierno ha sido crudo para el mundo entero, más grande es aquel que tuvo corona de espinas y está sentado a la diestra del Padre intercediendo por nosotros y hoy nuestras coronas se las vamos a tirar.

Cantares 2:12 (BAD) “Se han mostrado las flores en la tierra, el tiempo de la canción ha venido, y en nuestro país se ha oído la voz de la tórtola.”

¿Qué voy a hacer cuando termine esto? Cuando ya comenzó la primavera le salen a los árboles retoños, hojas, flores, las flores se convierten en frutos. El tiempo de la canción ha venido.

Se han mostrado las flores en la tierra: Las flores salen en la primavera. 

El tiempo de la canción ha venido.

En nuestro país se ha oído la voz de la tórtola.

En el Mediterráneo, el almendro es el único árbol que florece en invierno. Ese es el que tiene la fe, ese es el que le cree al Señor. Recuerden que la vara de Aarón era de un árbol de almendro, reverdeció, retoñó y dio flores y almendros. 

La vara de Aarón reverdeció y fue metida dentro del Arca del Pacto. Dentro del Arca del Pacto habían tres cosas: Maná, la vara de Aarón y las tablas de la ley.

Un día nosotros seremos metidos en la presencia de Dios. Los muertos en Cristo resucitarán primero, luego los que hayamos quedado en Cristo seremos transformados para ser arrebatados y estar para siempre con Él. Vamos estar con Él y en Él.

La vara (primicia), un gomer de maná (diezmo), las tablas de la ley, diez mandamientos.

 

En este invierno comienza a florecer, adelántate al tiempo, tú no eres igual que los demás. Nosotros tenemos promesa, no estamos solos. El Señor está con nosotros. Dios lo ha permitido, pero para bien. A los que a Dios aman todo colabora para bien. El que florece primero, fructifica primero.

Cristo fue las primicias, el primero en resucitar entre los muertos, pero cuando Él venga: Primero Cristo, luego las primicias.

El tiempo. Hay tres tipos de tiempo: Cronos, Kairós (que es el favor de Dios) y el Aión (la eternidad en griego, sería en hebreo el Olam). Pero dentro del cronos, dentro del tiempo que se mide, hay Sus tiempos, depende para qué se usen. 

El tiempo= Et (H6256) estación propicia, apropiada, oportunidad porque las condiciones están favorables.

El invierno está pasando, ya se comenzaron a ver las flores. Vienen las flores, flores de almendro. Hay gente que lo ve desfavorable, todo es como lo mires.

Ejemplos de tiempo Et:

Eclesiastés 3:11 “Todo lo hizo Dios hermoso a su tiempo.” 

Cuando habían pasado 40 días y Noé primero sacó al cuervo, pero al final sacó la paloma.

 

Génesis 8:11 “Y la paloma volvió a él a la hora (et) de la tarde; y he aquí que traía una hoja de olivo en el pico.”

A la hora de la tarde, a la hora adecuada, cuando las condiciones Dios las prepara para que venga tu bendición. Lamentablemente el Et viene después de haber fracasado.

Sara, Sarai, ¿podía tener hijos?, llegó a 89 años y le había cesado la costumbre de las mujeres, no podía tener hijos y Dios le dio promesa a Abraham y le dijo: Tu esposa va a tener un hijo según el tiempo de la vida. 

Génesis 18:10 “Según el tiempo (Et), de la vida, he aquí Sara tu mujer tendrá un hijo.”

 

Yo preparé todo, pero antes vino invierno, el tiempo de la canción.

El tiempo de la canción zemirá; de H2167; canto para ser acompañado de música instrumental.

Era el canto de cuando David llevaba el arca, el canto de cuando se iba al templo a adorar. El tiempo de la canción, el tiempo zemirá llegó.

Isaías 24:16 “De lo postrero de la tierra oímos cánticos: Gloria al justo.”

Ese es el canto de la iglesia, de la amada, cantos de gloria. Esos son los cantos que cantamos al Justo.

Jeremías 8:7 “Aún la cigüeña en el cielo conoce su tiempo,”

Voz de la tórtola, ¿qué significa voz de la tórtola?  En hebreo el cronos se puede medir en tiempo Et, cuando Él preparó la condición, pero hay otro tiempo.

“Y la tórtola y la grulla y la golondrina guardan el tiempo de su venida,”

La cigüeña conoce el tiempo, pero la tórtola no solo lo conoce, lo guarda.

“Pero mi pueblo no conoce el juicio de Jehová.” 

Jeremías 8:7 “Aún la cigüeña en el cielo conoce su tiempo, (H4150) y la tórtola y la grulla y la golondrina  guardan el tiempo de su venida”

Su tiempo=Moadá (H4150) (2 Cr. 8:13); de H3259; Nombramiento, designación, i.e. tiempo fijo o temporada; específicamente festival.

La cigüeña conoce que hay un tiempo. La tórtola no sólo conoce el tiempo (Moadá), siino guarda su tiempo (Et.), estación propicia, apropiada, oportunidad porque las condiciones están favorables. 

No es lo mismo conocerlo que guardarlo, porque hay gente que conoce lo que viene, pero no lo guarda.

Aún personas no creyentes dicen al ver todo esto: La Biblia lo ha dicho, el Señor ya viene, es decir conocen el tiempo Moadá, más no guardan el tiempo Et.

¿Lo guardas, lo vives, te preparas para él? No hay tiempo de la canción (primavera), si primero no hay invierno.

Dios mandó un invierno al mundo para que desde ya, los que sean almendros comiencen a florecer.

Dios te quiere ver floreciendo. Dios quiere que tu familia te mire floreciendo. Florece con la Gracia de Dios, el fertilizante del cielo para que comiences a florecer y la gente mire la diferencia de lo que es ser una hija/un hijo de Dios.

LEVÁNTATE, OH AMIGA MÍA, HERMOSA MÍA Y VEN

Cantares 2:13 “La higuera ha echado sus higos, y las vides en flor dieron olor; levántate, oh amiga mía, hermosa mía, y ven.” 

¿Por qué el Señor maldijo la higuera? primero porque estaba junto al camino, no en el camino. Porque tenía hojas y no tenía frutos. Se acabó la apariencia, la religiosidad. Las hojitas de higuera, se acabó ya eso. Toda esta pandemia acabó esa religiosidad, ese acomodamiento, esa falta de no priorizar a Dios, se acabó.

Las vides, las uvas están echando sus flores, su olor. El segundo llamado es: Levántate, oh amiga mía, hermosa mía, y ven.

La Palabra de Dios se comenzará a vivir. Se seca la hierba, se marchita la flor, pero la Palabra de Dios permanece para siempre.

EL TERCER LLAMADO

Cantares 2:14 “Paloma mía, que estás en los agujeros de la peña, en lo escondido de escarpados parajes, muéstrame tu rostro, hazme oír tu voz; Porque dulce es la voz tuya, y hermoso tu aspecto.”

Déjame que te vea aunque sea con mascarilla. Hazme oír tu voz aunque sea con mascarilla. Porque dulce es la voz tuya y hermoso tu aspecto. No importa si es en tu casa, no importa donde estés, hazle oír tu voz en alabanza, en oración, con el entendimiento, pero también con el espíritu, hablando lenguas.

Con el entendimiento vas a cantar, vas a cantar en lenguas; que cuando están danzando, dancen cantando, dancen con el entendimiento, pero con lenguas. vamos a ver cómo cambian las atmósferas, cómo cambia su vida, porque a Dios le agrada verte.

CUANDO EL SEÑOR LEVANTA A SU AMADA, NADA SE PUEDE LEVANTAR CONTRA ELLA

Cantares 4:16 (BAD) “¡Viento del norte, despierta ! ¡Viento del sur ven acá! Soplad en mi huerto; ¡esparcid vuestra fragancia! Que venga mi amado a su huerto y pruebe sus frutos exquisitos.” 

Eso es lo que viene, ahora muchos entenderán este mensaje y dirán: Viento del norte despierta, viento del sur ven acá. Qué importa lo que venga, soplen en mi huerto. 

Pero cuando son frutos del Espíritu todo esto no te los bota, te los pone más lindos. No importa lo que venga, el Señor me ha hecho todo terreno, sin importar la condición, sin importar lo que pase, no se va a caer lo que es de Dios que Él puso en mí, Sus promesas son eternas.

Cantares 4:16 “Soplen, vientos del norte y del desierto, soplen en mi huerto para que se expandan sus aromas, y así entre mi amado en su huerto y coma de sus exquisitos frutos.”

Lo que va a salir en nosotros a la hora de cualquier situación es aroma de Él, alabanza, adoración. Aunque la higuera no florezca, aunque no haya vacas en los corrales, aunque no haya ovejas, aunque no haya mantenimiento, aunque no haya olivo, con todo yo me gozaré en el Dios de mi salvación, lo que va a salir es alabanza.

Los frutos que Él va a comer no son frutos de la carne, son los frutos del Espíritu que Él puso en nosotros.

HE VENIDO A MÍ HUERTO, OH HERMOSA Y DESPOSADA MÍA

Cantares 5:1 “He venido a mi huerto, oh hermana y desposada mía. He recogido mi mirra y mi perfume. He comido mi panal y mi miel; he bebido mi vino y mi leche. ¡Comed, oh amigos! ¡Bebed, oh amados!  ¡Bebed en abundancia!”

Las mirra te habla de sufrimiento. Cuando tú has sufrido en Mí, he sufrido Yo, dice El Señor.  He recogido Mi perfume, he recogido tu alabanza, Mi panal, Mi miel, Mi revelación que Yo te he dado, Mi vino, Mi gozo, Mi leche, la palabra espiritual no adulterada.

El tiempo de la canción ha llegado. El Señor te dice levántate. Dios está levantando a Su iglesia. No permitas ese estado de desánimo, de intranquilidad, de todo aquello que te ha querido deslucir. Somos humanos, y no se sienta mal porque somos humanos, pero hoy te dice el Señor: Levántate. Vamos, se acabó la religiosidad, ya ho hay higueras con hojas solamente, ahora hay higueras con fruto.

Como el almendro en lo económico y en lo espiritual, mientras los demás están marchitos, tú estás floreciendo. El perfume de Cristo que tenías, Dios te lo devuelve. El tiempo de la canción ha llegado, levántate. 

Apóstol Fernando Ortiz