page-header

Levantándonos para conocer y entender la gracia de Dios

PRÉDICAS

La Gracia de Dios se tiene que ir entendiendo poco a poco, por eso Dios le dijo a Pedro: Lo que no entiendes ahora, lo comprenderás después. El Señor no te lo dirá todo junto en el momento, te irá explicando con el tiempo, con la madurez, con los años que uno va viviendo. Dios te hace ver que nada de lo que hizo contigo tenía despropósito, porque los pensamientos de Dios son de paz y de bendición para Su pueblo.

Conociendo los colores de la Gracia de Dios para Su pueblo

Pidámosle a Dios que nos permita ver en el prisma de Su Gracia, esos colores maravillosos que nos han iluminado en toda nuestra trayectoria, que nos han acompañado en toda nuestra vida, para que haya gratitud y alabanza en todo nuestro ser, y sobre todo, reconocimiento de que Él es Dios.

Mira si son importantes los colores, que cuando Dios hizo un pacto de que no volvería a destruir la tierra con agua, puso un arcoiris para mostrar que de alguna manera se evidenciaría Su Gracia de que no destruiría más la tierra de esa manera.

La Biblia nos habla de colores en la puerta del tabernáculo. En el había cortinas de color rojo carmesí, las cuales indicaban que para entrar tenemos que creer en el sacrificio de Jesús. La cortina blanca nos habla de pureza, hemos sido lavados y estamos limpios. No nos podemos quitar nuestro pecado con lejía, pero sí con la sangre de Cristo, la cual nos limpia de todo pecado. Así cuando entramos por la puerta que es Cristo, tenemos comunión con el cielo. El color púrpura lo usaban los reyes, por lo que por medio de Cristo somos reyes y sacerdotes para la gloria de Dios el Padre.

Los colores son facetas que Dios usa para enseñarnos. Él usa la hormiga, las aves, etc.

La Gracia en el pasado, en el presente y en el futuro

1) La Gracia desde antes de la fundación del mundo

¿Por qué es tan importante la Gracia?  Es importante porque mira que dice la Biblia:

Efesios 1:3 “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendicòn espiritual en los lugares celestiales en Cristo”

Quiere decir que antes estuvimos en los lugares celestiales. Luego el verso cuatro dice:

Efesios 1:4 “Según nos escogió en Él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de Él”

¿Desde cuándo comenzó la película contigo y conmigo? ¿Aquí abajo cuando saliste del vientre de tu madre? Dios no nos ve en un cuadro de la película, nos ve en la eternidad, por eso envió a Su hijo Jesucristo, para que por medio de Él tengamos vida eterna.

Algunos piensan que fue en la mente de Dios, pero la Biblia no dice eso

Efesios 1:5 “En amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos Suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de Su voluntad”

Fíjese que todo eso fue desde tiempos antiguos, luego dice para qué te escogió.

Efesios 1:6 “Para alabanza de la gloria de Su Gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado”

Toda esa escogencia tuvo que tener Gracia, ya estaba desde allá, nos alcanzó, pero al entrar a la esfera humana, porque al nacer todos pecamos, todos morimos, no recordamos nada, entramos a esta esfera con una sentencia de que la paga del pecado es muerte, pero así como entró el pecado al mundo por un hombre, la salvación entró por el Postrer Adán que es Jesucristo, Quien siendo Dios se hizo hombre y murió por ti y por mí.

Efesios 2:5 “Aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por Gracia sois salvos)”

¿Te salvaste por obras? Fue por Gracia que Dios nos escogió y nos bendijo, y nos dio Su Gracia. Eso quiere decir que la Gracia comenzó allá arriba y continúa aquí cuando conocimos a Jesús, porque por Gracia somos salvos. ¿Cuándo terminará?

Efesios 2:7 “Para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de Su Gracia en Su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.”

Un día la Gracia nos alcanzó allá, un día la Gracia nos alcanzó aquí, por eso esa Gracia que tú y yo recibimos, un día debemos darla a otros. ¿Qué haremos aparte de Alabarlo?  Iremos a mostrar la Gracia que hubo en nosotros. Entre más Gracia tuviste en tu vida, más Gracia podrás evidenciar por la eternidad.

El color de Su Gracia que nos iluminó desde que estábamos en el vientre de nuestra madre.

La gente habla de Gracia, pero algunos piensan que es para que yo le pida mis caprichos a Dios y peque y luego venir a decirle: como Tú eres Dios de Gracia me perdonarás. Hay personas que pecan deliberadamente, aún el apóstol Pablo lo dijo: la Gracia no es para pecar.  La Gracia es para que nos ayude a no pecar, porque es todo lo contrario, debe ser un antídoto para que no pequemos.

La primera Gracia te la dieron allá, ya venías con una gracia, solo que al nacer caemos en pecado, y al conocer a Cristo, se tiene que volver a activar esa Gracia y esa Bendición con que me bendijeron en los lugares celestiales en Cristo Jesús.

2) La Gracia desde el vientre de mi madre

La Biblia habla de que hubo una faceta de Gracia desde que estábamos en el vientre de la madre, para eso utilizaremos la vida del apóstol Pablo, que antes de ser Pablo era Saulo de Tarso, él lo que hacía era perseguir cristianos para matarlos, él creía que lo estaba haciendo bien.

Noventa veces Pablo habla de la Gracia en sus trece cartas, comienza hablando de la Gracia y termina hablando de Gracia y paz. Más que un saludo, él había vivido la Gracia y quería que nosotros la entendiéramos, porque no puede haber paz si no has conocido la Gracia, por eso es Gracia y paz.

Gálatas 1:11-12 “Mas os hago saber, hermanos, que el Evangelio anunciado por mí, no es según hombre; pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo.”

Lo que él estaba hablando no era por hombre, porque recuerden que el Señor se le apareció camino a Damasco. Lo primero que está diciendo es que lo que iban a oír no era concepto humano, es revelación de Dios. Esto es por revelación, por eso Dios usó hasta malos ejemplos para darnos buenos ejemplos, Él usa todo para enseñarnos, a la hormiga, las aves, etc.

Gálatas 1:13 “Porque ya habéis oído acerca de mi conducta en otro tiempo en el judaísmo, que perseguía sobremanera a la iglesia de Dios, y la asolaba.”

En las redes sociales de aquel entonces circulaba la conducta que había tenido Pablo, y este versículo indica que asolaba la iglesia, esto quiere decir que la devastaba, ¡la hacía pedazos! Saulo era malvado! Él llegaba a un lugar donde había cristianos congregándose y a toda esa gente los metía presos para que los mataran. ¿Qué sentirías tú que alguien agarrara a tu familia y la apresara y la matara por ser cristiano? ¿Cómo miramos a esa persona?

Esta es la primera faceta de Gracia que él muestra y que comenzó a ver por el Espíritu Santo.

Gálatas 1:14 “Y en el judaísmo aventajaba a muchos de mis contemporáneos en mi nación, siendo mucho más celoso de las tradiciones de mis padres.”

¿Usted ha oído el currículum que él tenía? fariseo de fariseo, circuncidado al octavo día, en cuanto a la ley, irreprensible. En otras palabras, Pablo donde llegaba podía tener una escuela de un rabino y por la ley pensaba que sería salvo por todo lo que hacía, pero la salvación no es por obras para que nadie se vanaglorie. En lo humano, intachable, pero en la ley persiguiendo. Hay personas sinceras, pero sinceramente equivocadas, sino conocen a Cristo.

Gálatas 1:15 “Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por Su Gracia.”

La primera faceta fue allá, antes de la fundación del mundo, pero ahora está hablando de la segunda faceta aquí en la tierra, y es esa Gracia que lo alcanzó cuando estaba en el vientre de su madre y lo llama por Su Gracia.

Usted dirá que eso fue a Pablo, pero la Biblia nos narra como a la madre de Sansón Dios le habló y le dijo que su hijo sería nazareo desde el vientre. Hubo un Jeremías al que Le dice: Yo te di por profeta a las naciones antes que nacieses, antes de que estuvieras en el vientre de tu madre. Además está el caso de Juan el Bautista. La Biblia da muchos ejemplos de que esta Gracia también es para nosotros. Una de las facetas de la Gracia te hace alabar a Dios, porque lo ves en todo.

Hay una Gracia que se evidenció desde que estábamos en el vientre de nuestra madre. Muchos podemos ignorar lo que trató de hacer el enemigo desde que estaban en el vientre de la madre. La madre queriendo no tenerlo por ser un embarazo fuera de tiempo, estar embarazada en medio de una guerra, etc. ¿Crees que el bebé crecerá igual en ese ambiente estresado que en un ambiente normal?  Lo que quiero que entiendas es que hubo una Gracia especial que cuidó tu vida desde el vientre de tu mamá y eso tiene que hacernos entender que debe haber alabanza en toda nuestra vida.

Lucas 1:30-31 “Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado Gracia delante de Dios. Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS.”

Note que todo el plan aún para el Señor Jesús fue proyectado desde que estaba en el vientre de su mamá. ¿Dónde están los hijos de Dios por medio de Cristo? Esa Gracia también te alcanza. Hubo una Gracia que te cuidó en esos nueve meses, en el momento de nacer esa Gracia de Dios estaba sobre tu vida.

Ahora hazte la pregunta: ¿Habré meditado yo y le he dado gracias porque aun en los nueve meses Dios me cuidó en el vientre de mi madre? Porque, aunque no lo hayas sabido, tú eres producto de la Gracia de Dios. Usted me dirá: ¿Para qué me sirve eso? David dejó escrito una faceta de la Gracia:

Salmos 139:13 “Porque Tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre.”

David reconoció que fue hecho por Dios, que no era por producto de la casualidad. A él le decían que era un hijo bastardo, entender que Dios lo hizo lo llevó a ser príncipe de su pueblo y el rey David que todavía mencionamos.

Salmos 139:14 “Te alabaré; porque formidables, maravillosas son Tus obras; Estoy maravillado, y mi alma lo sabe muy bien.

Entendió que era hechura de Dios, por eso una vida que entiende que ha recibido Su Gracia, siempre tendrá una razón para alabarle, no importa el coronavirus, siempre alabarás en tu casa, y en todo lugar estará ese agradecimiento. Te vas a levantar y vas a decir: !Qué amanecer más hermoso, con esos colores maravillosos, que atardecer más bello, que linda la luna!. Todo eso lo podrás hacer porque una faceta de la Gracia te iluminó desde que estabas en el vientre de tu madre y verás que hay mucha razón para alabarle.

Salmos 71:6 “En Ti he sido sustentado desde el vientre; de las entrañas de mi madre Tú fuiste El que me sacó; de Ti será siempre mi alabanza.”

Desde que estabas en el vientre no solo fuiste alimentando por tu mamá sino por la Gracia de Dios. ¿Para qué nos sirve conocer esta faceta de Gracia? Entender esta faceta de Su Gracia, nos impulsa a alabarle en todo tiempo. Cuando tengas oportunidad pregúntale a tu mamá cómo fueron tus nueve meses.

¿Cuándo comenzó el daño de Job, aquel que no atribuyó despropósito a Dios? cuando él maldijo su día, o sea, el día que nació, maldijo su cumpleaños cuando dijo: maldito el día en que se dijo varón va a nacer, por eso fue que Job tuvo que ser tratado, hasta que entendió que su redentor vive. Hay personas que tendríamos que darle gracias a Dios por nuestras madres y porque nos cuidó.

Gálatas 1:16 “Revelar a Su Hijo en mí, para que yo le predicase entre los gentiles, no consulté enseguida con carne y sangre”

Desde el vientre Dios vio a Pablo y eso le permitió revelar Su Hijo en Él, para que le predicase a los gentiles, entonces entendió que la Gracia que lo cuidó en el vientre, hizo que Él hiciera algo para Dios. Esa Gracia que tuviste en el vientre de tu mamá para nacer, por eso es un pecado que la gente quiera que una criatura sea sacada del vientre, interrumpiendo el propósito de Dios.  ¡Eso es un asesinato! Dele gracias a Dios por su vida y porque lo cuidó desde el vientre.

3) La Gracia que toma el material que todos rechazaríamos

¿Usted compraría frutas dañadas si se las venden baratas? No, porque no sirven; sin embargo, Dios compró lo que no sirve al precio más alto, pagó la sangre de Cristo por nosotros, que éramos vil y menospreciados, escogió lo que no es, para transformarnos en lo que es.

Hechos 9:1-2 “Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, vino al sumo sacerdote, y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, a fin de que si hallase algunos hombres o mujeres de este Camino, los trajese presos a Jerusalén.”

Un Saulo de Tarso persiguiendo cristianos, que luego Dios lo puso a predicarle a los judíos. ¿Usted y yo agarraríamos a Saulo de Tarso para hacer algo bueno? Esa es la Gracia que toma el material que todos rechazaríamos. ¿Para qué los llevaba presos? Para que los mataran.

Hechos 26:9 “Yo ciertamente había creído mi deber hacer muchas cosas contra el nombre de Jesús de Nazaret”

Él era sincero, pero estaba sinceramente equivocado.

Hechos 26:10 “Lo cual también hice en Jerusalén. Yo encerré en cárceles a muchos de los santos, habiendo recibido poderes de los principales sacerdotes; y cuando los mataron, yo di mi voto.”

Pablo no mató en sí, pero él era quien los llevaba y aprobaba que los mataran. ¿Recuerda que las ropas de Esteban cuando murió apedreado le fueron entregadas a Saulo de Tarso? ¿Quién se iba a imaginar que Saulo de Tarso iba a ser un predicador de Dios, el que perseguía cristianos? La Gracia lo alcanzó para que el material que todos rechazaron lo convirtieran en un instrumento de salvación. Dios hace instrumentos de lo que nadie creería que serviría.

Hechos 26:11 “Y muchas veces, castigándolos en todas las sinagogas, los forcé a blasfemar; y enfurecido sobremanera contra ellos, los perseguí hasta en las ciudades extranjeras.”

¿Se imagina a un grupo de cristianos que los toma Saulo y les dice que tienen que decir que Cristo no es Dios, o los mata y a sus familias? ¿Usted se imagina familias enteras obligados a blasfemar o los mataban? Eso es para que usted pueda ver cual era el material de Saulo de Tarso. Perseguía a los cristianos aun en el extranjero. ¡Qué odio había!  ¿Usted hubiera tomado a Saulo de Tarso como instrumento? Esa es la Gracia que nos hace entender que esto no es asunto de lo que nosotros seamos, esto es asunto de lo que Él es. Dios no mira lo que usted y yo hayamos hecho, Él mira por Su amor, el plan y el diseño que Él tiene para usted.

Esta es la faceta de Su Gracia que no nos vio de acuerdo con nuestras acciones, sino a Su Amor y Su propósito en nosotros.

!Su Gracia es más grande que nuestro pecado! ¿Ya te iluminó la Gracia de Dios para poder entender que no importa el pecado que hayas cometido, si te arrepientes obtendrás el perdón de Dios? Tendrás las consecuencias, porque los Zaqueos tendrán que devolver cuatro veces lo robado.

Hechos 22:6 “Pero aconteció que yendo yo, al llegar cerca de Damasco, como a mediodía, de repente me rodeó mucha luz del cielo”

Al mediodía la luz del Sol no fue tan fuerte como la Luz que lo iluminó, para mostrarnos que la Luz de Dios ilumina al más vil pecador.

Hechos 22:7-8 “Y caí al suelo, y oí una voz que me decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Yo entonces respondí: ¿Quién eres, Señor? Y me dijo: Yo soy Jesús de Nazaret, a quien tú persigues.”

¿Conocía Dios el nombre de Saulo? Saulo fue cambiado a Pablo. Saulo viene de Saúl (pedido por los hombres). Pablo dijo: ¿Quién eres Señor? Nadie puede llamar a Jesús Señor si no es por revelación. Aquel Saulo fue cambiado de Saulo a Pablo (pequeño, ínfimo). ¿Dónde comenzó Pablo su ministerio? tirado en el suelo. Fue llamado desde el suelo, pero después por la Gracia fue arrebatado al tercer cielo, ese es el Amor de Dios. No juzguemos, porque debemos entender, que esa Gracia que nos iluminó a nosotros, puede iluminar a otros si se arrepienten.

Hechos 22:10 “Y dije: ¿Qué haré, Señor? Y el Señor me dijo: Levántate, y ve a Damasco, y allí se te dirá todo lo que está ordenado que hagas.”

¿Qué quieres que yo haga? En la ley tenía que hacer cosas para salvarse, pero en la Gracia no es por lo que tú y yo hagamos, si no por lo que creamos, nos salvamos por lo que creemos que Él hizo por nosotros. Levántate y vete a Damasco, el principio de la Gracia comienza con la obediencia. Encontró Gracia Saulo de Tarso cuando El Señor se le apareció, pero la clave es la obediencia.

El tributo más grande que se le puede hacer a la Gracia de Dios, se llama obediencia.  En la Gracia no vas a tenerlo todo, pero cuando obedeces te van diciendo etapa por etapa lo que debes ir haciendo.

El Señor le dijo a un discípulo llamado Ananías, que quería que fuera con Saulo de Tarso para que recobrara la vista, porque estaba ciego y Ananías dijo que como lo estaba mandando sabiendo todo lo que había hecho ese hombre mandando a matar a los santos, que lo mismo le podía hacer a él.

Hechos 9:14 “Y aun aquí tiene autoridad de los principales sacerdotes para prender a todos los que invocan Tu nombre.”

Ananías no había entendido que Dios utiliza el material que todos rechazarían, él no sabía que Dios había escogido a Pablo como instrumento. Dios le respondió: tú obedece, ve porque instrumento escogido Me es este. Al final de cuentas no es lo que el hombre haya hecho, sino lo que Cristo hizo por nosotros.

4) La Gracia que convierte el material rechazado en Su instrumento.

Todos en el pueblo lo rechazaban, ni siquiera Ananías quería ir, ninguno de los judíos se quería acercar a él, pero Dios lo escogió como un instrumento.

Hechos 9:15-16 “El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido Me es éste, para llevar Mi Nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel; porque Yo le mostraré cuánto le es necesario padecer por Mi nombre.”

¿Hubiéramos nosotros pensando que Dios podía usar a Saulo de Tarso como instrumento de vida cuando antes llevaba muerte? ¿Podríamos pensar que aquel hombre que asolaba iglesias Dios lo podía usar como instrumento? Pero ¡Mire qué instrumento! El instrumento que usó fue para salvar, el que condenaba ahora llevaba mensaje de salvación.

Si retrocediéramos dos mil años, ¿Nos hubiera gustado que Saulo de Tarso hubiera llegado a donde nos congregábamos y atrapara a unos niños, jóvenes o abuelos que ya no podían correr, o la mamá, que sentirías tú  por uno que mató a tu familia? ¿Se nos hubiera ocurrido que ese instrumento que el diablo estaba utilizando, lo utilizaría Dios para salvación?

Cuando entendemos la Gracia de Dios, la Gracia no mira lo que hicimos, sino lo que hizo Su Hijo Jesucristo y planeó para tu vida. Por la Gracia de Dios soy lo que soy.

Aquí hay gente que el Espíritu Santo le dará testimonio que aun de niño el Señor lo cuidó desde el vientre de su madre, que aun en el transcurso de su vida la Gracia le preservó, porque hay un propósito contigo.

Deja que el multicolor de la Gracia de Dios te ilumine y que te deje ver que tienes un propósito en Dios. ¿Tú crees que El que te preservó por Su Gracia te va a abandonar?  Desde que estabas en el vientre de tu madre Dios te eligió, ahora eres acepto en el Amado, no estás de más, tienes un lugar preferencial en el corazón de Dios. Dile al Señor: yo me aferro a Tu misericordia, no es por lo que yo haya hecho, sino por Tu Gracia, !ayúdame!

Apóstol Fernando Ortiz