page-header

Las siete columnas de la personalidad “La identidad” Segunda Parte

PRÉDICAS

Apóstol Fernando Ortiz

Dios quiso ponernos en siete lugares de nuestro cuerpo una identidad exclusiva para mostrarnos que somos modelos originales de Dios.

Él quiere labrar tu columna de la personalidad, el pecado nos la dañó, deterioró, nos quisieron poner identidades equivocadas.

La semana pasada veíamos las cuatro formas que el enemigo utiliza para deteriorar en el hombre la columna de la identidad. Me refiero a personas que aun conociendo a Dios el enemigo pudo robar en ellos su identidad.

Siempre tratamos de buscar un modelo a imitar, pero tenemos el verdadero modelo, nuestro Creador, el Señor Jesús, Él es nuestro modelo, es el Varón Perfecto y tenemos que alcanzar la estatura del Varón Perfecto y eso se alcanza con las siete columnas de la personalidad. No importa lo que hayas hecho, tu pecado más grande, la misericordia y el amor de Dios lo perdona, sólo que hay consecuencias que se tienen que vivir.

EL ENEMIGO Y LAS CUATRO FORMAS QUE UTILIZA PARA DETERIORAR EN EL HOMBRE LA COLUMNA DE LA IDENTIDAD

1- Identidad robada por personas que fueron movidas por caprichos o malos deseos

Vimos la vida de José, sus hermanos lo vendieron, le cambiaron su personalidad. Su papá le puso José, porque en hebreo los nombres tienen un significado, José significa Dios añade, Dios abunda, pero cuando fue vendido en Egipto le cambiaron el nombre a Zafnat-panea, que significa el revelador de lo oculto. Al principio sólo necesitaba la gracia de Dios para interpretar los sueños, pero en Egipto utilizaba una copa de plata. En egiptología, así como ahora leen la taza de café, leían la copa con la mancha que quedaba del vino después de tomarlo.

Ese no era el propósito original de Dios. Lo lindo es que Dios le devolvió su identidad. Cuando vio a sus hermanos se recordó de los sueños que Dios le había dado.

La Biblia dice no te acuerdes de las cosas viejas que pasaron, pero luego te dice que te acuerdes cuando estuviste en Egipto, cuando fuiste esclavo, de dónde Te saqué, entonces, por fin, ¿me acuerdo o no me acuerdo? no te acuerdes de lo negativo que te va a llevar a Egipto, pero acuérdate de Quién te sacó, para que siempre haya gratitud. Hay recuerdos que me alejan de la casa de Dios y hay recuerdos que me acercan.

II- Identidad dañada por personas extremadamente dominantes

Todos los países en América Latina han tenido un dictador, son personas que anularon la personalidad de otros por ser muy dominantes. Otro ejemplo son los hombres machistas que no permiten que la esposa trabaje, que se arregle, que salga, pero también hay matriarcado y eso tampoco es de Dios, son mujeres que castran al varón. Ni machismo ni matriarcado es de Dios, porque para eso hay un orden divino.

III-Identidad perdida por malas decisiones

Mis decisiones me hacen buscar o perder mi identidad en Cristo.

IV-Identidad dañada por la misma persona

A veces soy yo mismo que la daño, pero lo lindo es que el Señor me devuelve mi identidad.

Lo que te distingue a los ojos de los otros, si vas a sacar un pasaporte o una visa, te piden fotos de tu rostro, tu rostro es tu identidad. Él más grande que ha puesto los pies en la tierra dejó que le destruyeran Su rostro perfecto, dejó que le molieran Su rostro a golpes para devolvernos nuestra identidad, El murió, resucitó y nos da Su Victoria.

IDENTIDAD DAÑADA POR PERSONAS EXTREMADAMENTE DOMINANTES

Esdras 2:1 “Estos son los hijos de la provincia que subieron del cautiverio, de aquellos que Nabucodonosor rey de Babilonia había llevado cautivos a Babilonia, y que volvieron a Jerusalén y a Judá, cada uno a su ciudad”

Israel por su desobediencia fue llevado setenta años cautivo a Babilonia. Dijo el profeta Jeremías: “Setenta años estarán cautivos y luego volverán” y la Palabra se cumplió, y cuando volvieron a Jerusalén y a Judá, en cada ciudad cada quien tenía que demostrar de que tribu era. Todos querían demostrar que eran de la tribu de Leví o de la tribu de Judá, porque la tribu de Judá iba delante, Judá quiere decir alabanza, pero los otros eran los Levitas, los sacerdotes, los que tenían que ver con el templo.

Esdras 2:61 “Y de los hijos de los sacerdotes: los hijos de Habaía, los hijos de Cos, los hijos de Barzilai, el cual tomó mujer de las hijas de Barzilai galaadita, y fue llamado por el nombre de ellas.”

Un hombre se casó y en vez de tomar la esposa el nombre de su esposo, él tomó el nombre de su mujer, Barzilai, traducido al español significa hijo del desprecio, hecho de hierro.

Esdras 2:62-63 “Estos buscaron su registro de genealogías, y no fue hallado; y fueron excluidos del sacerdocio, 63 y el gobernador les dijo que no comiesen de las cosas más santas, hasta que hubiese sacerdote para consultar con Urim y Tumim.”

Y todo por no llamarse con el apellido que era, sino adoptar la identidad incorrecta.

IDENTIDAD PERDIDA POR TOMAR MALAS DECISIONES

Rut 1:1-2 “Aconteció en los días que gobernaban los jueces, que hubo hambre en la tierra. Y un varón de Belén de Judá fue a morar en los campos de Moab, él y su mujer, y dos hijos suyos. 2 El nombre de aquel varón era Elimelec, y el de su mujer, Noemí; y los nombres de sus hijos eran Mahlón y Quelión, efrateos de Belén de Judá. Llegaron, pues, a los campos de Moab, y se quedaron allí.”

Elimelec quiere decir mi Dios es Rey y Noemí placentera, jovial.

Ellos tomaron una decisión, había hambre en Belén de Judá y se fueron con su familia, pregunta, ¿le consultaron a Dios? No, sencillamente lo que los movió fue que donde iban estaba mejor, pero no le preguntaron a Dios que podía bendecirlos donde estaban, se van y lo que ocurrió lo dice del verso tres al cinco.

Rut 1:3-5 “Y murió Elimelec, marido de Noemí, y quedó ella con sus dos hijos, 4 los cuales tomaron para sí mujeres moabitas; el nombre de una era Orfa, y el nombre de la otra, Rut; y habitaron allí unos diez años. 5 Y murieron también los dos, Mahlón y Quelión, quedando así la mujer desamparada de sus dos hijos y de su marido.”

Dice que habitaron unos diez años y se murieron los maridos de las tres, las tres quedaron viudas.

Rut 1:6 “Entonces se levantó con sus nueras, y regresó de los campos de Moab; porque oyó en el campo de Moab que Jehová había visitado a su pueblo para darles pan.”

De Belén de Judá la sacó la escasez y ahora vemos que también la saca de Moab. Mucha gente se va de casa buscando aparentemente abundancia y lo que ha encontrado es escasez y pérdida de su identidad y cuando hablo de casa, me refiero a irse del Señor, del plan de Dios.

Belén de Judá quiere decir casa del pan porque donde hay alabanza nace el Hijo, pero se fueron a Moab. Los moabitas salieron de la relación de Lot con una de sus hijas.

Lot, su esposa y sus dos hijas, salen de Sodoma, la esposa de Lot se muere en el camino y él con sus dos hijas se va para una cueva, ellas, alcohólicas, le dan alcohol al papá, se embriagan y embriagan al papá y él se acuesta con la primera y ésta queda embarazada y nace Moab y al otro día hacen lo mismo y Lot se acuesta con la segunda y nace Amot. Este es el origen de los moabitas y los amonitas, salieron de alcoholismo, de insecto, pero la misericordia de Dios es más grande que cualquier pecado, porque Ruth la moabita se salvó. No importa lo que venga, más grande es el amor y la misericordia de Dios.

Lo que sacó al pródigo de la provincia lejana fue recordar que en la casa del padre había abundancia de pan. Afuera hay un montón de pródigos que han oído que aquí hay abundancia de pan, hay alabanza, perdieron su identidad, no estoy hablando de gente que se fue a congregarse a otro lugar, Dios los bendiga, hablo de los que no se congregan.

IDENTIDAD DAÑADA POR LA MISMA PERSONA

Rut 1:19 “Anduvieron, pues, ellas dos hasta que llegaron a Belén; y aconteció que habiendo entrado en Belén, toda la ciudad se conmovió por causa de ellas, y decían: ¿No es ésta Noemí?”

Regresaron Noemí y Rut, pero no mencionaban a Ruth, ella era la ignorada, la sin nombre, no tenía identidad en Israel, la que tenía identidad en Israel era Noemí porque la conocían, pero al salir perdió su identidad. Hay gente que teniendo identidad se han amargado, se han frustrado y la pierden. Muchos han perdido su identidad pero hay otros que no la tienen y el Señor los trae para dársela.

Rut 1:20 “Y ella les respondía: No me llaméis Noemí, sino llamadme Mara; porque en grande amargura me ha puesto el Todopoderoso.”

Mara quiere decir amargura. En Centroamérica a las pandillas se les llama Maras, amargura. Ahora ya no me llamen Noemí, sino Mara. Hay gente que se dejó amargar por el enemigo y el amargado amarga y el herido hiere y él sin propósito hace que otros no sientan propósito, pero los bendecidos bendicen.

Rut 1:21 “Yo me fui llena, pero Jehová me ha vuelto con las manos vacías. ¿Por qué me llamaréis Noemí, ya que Jehová ha dado testimonio contra mí, y el Todopoderoso me ha afligido?”

Ella no quería ser más Noemí, hay gente que dice ya no quiero nada, decía me fui llena y Dios me ha devuelto con las manaos vacías, le echaba la culpa a Dios, pero ella y su esposo tomaron una decisión y no consultaron a Dios y luego le echaba la culpa a Dios. Hay gente que se amarga y le echa la culpa a Dios.

Una persona que ha perdido su identidad comienza a ver a Dios como su enemigo, dice por qué a mí y no a otro.

Proverbios 19:2-3 “No es bueno actuar sin pensar; la prisa es madre del error. El necio fracaso en todo, y luego dice: ¡Dios tiene la culpa!”

La versión Reina Valera 60 dice el mismo versículo de esta forma: “La insensatez del hombre tuerce su camino, y luego contra Jehová se irrita su corazón.”

Ella le echaba la culpa a Dios cuando ella fue la que torció su camino.

LA IDENTIDAD DEVUELTA A NOEMÍ Y DADA A RUT QUE NO LA TENIA

Rut 1:22 “Así volvió Noemí, y Rut la moabita su nuera con ella; volvió de los campos de Moab, y llegaron a Belén al comienzo de la siega de la cebada.

Era más o menos entre marzo y abril, cuando se comienza a cosechar la cebada y era cuando se celebraba la fiesta de la pascua. En la última pascua que Jesús celebró Él fue el Cordero, Cristo es nuestra pascua, el Cordero que por nosotros fue sacrificado. Dios enlaza la cebada con la muerte y resurrección de Jesús.

Hasta aquí Ruth no tenía nombre en Israel. Ella le dice a Noemí que quería ir a espigar. Espigar era recoger espigas. En Israel, a la hora de cultivar, la primicia era para Dios, la cosecha para ellos y el rebusco para los pobres. Ella y Noemí no tenían que comer y Rut va a espigar para poder comer. Booz, el dueño del campo donde Rut va a espigar, le dice a su criado que quien era ella, él le dice que es la moabita que volvió con Noemí de los campos de Moab, no le sabían el nombre, comenzó sin identidad, sin nombre.

Noemí tenía identidad dentro de Israel, más producto de una mala decisión se amargó contra Dios, y ella misma dañó su identidad al pedir que no la llamaran Noemí (placentera), sino Mara (amargura).

La amargura principal era contra Dios, pero el problema no está en el cielo sino en la tierra.

Rut 2:5-6 “Y Booz dijo a su criado, el mayordomo de los segadores: ¿De quién es esta joven? 6 Y el criado, mayordomo de los segadores, respondió y dijo: Es la joven moabita que volvió con Noemí de los campos de Moab.”

Mas Rut, que no tenía identidad en Israel, ni siquiera sabían el nombre de ella, Dios comienza a darle identidad, hasta llegar luego a ser Rut de Booz.

Aquí hay personas que pueden venir sin identidad, pero Dios labra en nosotros esa columna de hijos de Dios.

Estos son los consejos que le dio Booz a Rut cuando ella iba a espigar en sus campos. Ella iba descalza, como una jornalera, no tenía un olor agradable, sin embargo, Booz, el dueño de todo, al verla la amó y le da estos consejos.

Rut 2:8 “Entonces Booz dijo a Rut: Oye, hija mía, no vayas a espigar a otro campo, ni pases de aquí; y aquí estarás junto a mis criadas.”

Primer consejo para que te devuelvan tu identidad: No espigues en dos o tres campos a la vez. Una persona sin identidad doctrinal, espiga en dos campos, va de un lugar a otro y no tiene guías que lo instruyan de como espigar de forma correcta.

Rut 2:9 “Mira bien el campo que sieguen, y síguelas; porque yo he mandado a los criados que no te molesten. Y cuando tengas sed, ve a las vasijas, y bebe del agua que sacan los criados.”

Sigue al que te instruye, todo discípulo tiene que tener un maestro. El que se hace pasar por médico y no tiene el título, va preso, ¿y qué de quienes no han tenido una doctrina y dicen ser pastor?, si en la tierra es ilegal ¿cómo será en el cielo?

Rut 2:10 “Ella entonces bajando su rostro se inclinó a tierra, y le dijo: ¿Por qué he hallado gracia en tus ojos para que me reconozcas, siendo yo extranjera?”

Se sentía extranjera dentro del pueblo de Israel. Cuantas personas en una empresa no se sienten parte de la misma sino extranjero, lo correcto es que la persona se sienta parte de la empresa, pero lo mismo pasa en las congregaciones, hay personas que se sienten extranjeras, no ven la congregación como su casa, la casa de su Padre Dios.

Rut 2:12-13 “Jehová recompense tu obra, y tu remuneración sea cumplida de parte de Jehová Dios de Israel, bajo cuyas alas has venido a refugiarte. 13 Y ella dijo: Señor mío, halle yo gracia delante de tus ojos; porque me has consolado, y porque has hablado al corazón de tu sierva, aunque no soy ni como una de tus criadas.”

Primero no tenía nombre, luego se sentía extranjera, luego se sentía menos que una criada porque el criado puede entrar a casa, ella se sentía como sierva, aunque poco a poco iba ganando, aún no tenía identidad.

Una persona sin identidad se siente extranjera en la empresa donde labora, en donde se congrega, etc.

Salmos 68:6 “Dios hace habitar en familia a los desamparados; saca a los cautivos a prosperidad; mas los rebeldes habitan en tierra seca.”

Es importante sentir que eres parte de una familia.

Juan 3:35 “En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.”

Rut estaba adquiriendo identidad y Noemí la recuperaba.

Noemí le da unas instrucciones a Rut y acontece lo siguiente:

Rut 3:8 “Y aconteció que a la medianoche se estremeció aquel hombre, y se volvió; y he aquí, una mujer estaba acostada a sus pies. 9 Entonces él dijo: ¿Quién eres? Y ella respondió: Yo soy Rut tu sierva; extiende el borde de tu capa sobre tu sierva, por cuanto eres pariente cercano.”

Ella no dijo soy la extranjera, la sin nombre, la que no llega ni a criada, dijo soy Rut, tu sierva, ya tenía identidad, ya se reconocía como sierva, para nosotros no dice nada eso, pero en idioma nuestro ella le dijo cásate conmigo.

Rut 3:15 “Después le dijo: Quítate el manto que traes sobre ti, y tenlo. Y teniéndolo ella, él midió seis medidas de cebada, y se las puso encima; y ella se fue a la ciudad.”

Antes no llevaba manto, lo tuvo cuando reconoció la identidad que Dios le había dado, el manto te habla de autoridad. Booz le dio seis medidas de cebada y eso no era poca cosa.

  1. Primero Rut llegó como campesina, sin identidad, recogiendo granos de cebada.
  2. Booz luego le dijo ya no solo granos, bebe agua de los criados.
  3. Después dice que le dieran pan y vinagre.
  4. Después le dio potaje de los siervos, alimento de la comida de siervos es cuando buscas y luego sigues buscando, voy a leer el libro de Rut, pero con guía y comienza Dios a darte alimento a ti, para tu identidad.
  5. Espigas de cebada, (44 libras la primera vez).
  6. Manojos
  7. Seis medidas de cebada (88 libras), previo a casarse con ella, cuando tenia identidad.

Rut 4:13-16  “Booz, pues, tomó a Rut, y ella fue su mujer; y se llegó a ella, y Jehová le dio que concibiese y diese a luz un hijo. 14 Y las mujeres decían a Noemí: Loado sea Jehová, que hizo que no te faltase hoy pariente, cuyo nombre será celebrado en Israel; 15 el cual será restaurador de tu alma, y sustentará tu vejez; pues tu nuera, que te ama, lo ha dado a luz; y ella es de más valor para ti que siete hijos. 16 Y tomando Noemí el hijo, lo puso en su regazo, y fue su aya.”

El hijo era de Rut, pero a la que felicitaban era a Noemí, porque ella fue la que engendró a Rut en Israel. Noemí fue la que educó al niño.

Rut 4:17 “Y le dieron nombre las vecinas, diciendo: Le ha nacido un hijo a Noemí; y lo llamaron Obed. Este es padre de Isaí, padre de David.”

Booz significa la fuerza está en él, se casó con Rut, qué quiere decir amistad, tuvieron un hijo al que llamaron Obed que quiere decir siervo adorador.

Vemos a un David, pero no nos detenemos a ver de dónde viene.

Obed fue el padre de Isaí, el papá de David, su nombre significa quién es ofrenda. Los padres que queremos que nuestros hijos sean como David, hagámonos una ofrenda para Dios, ofrenda en sacrificio vivo.

David quiere decir amado de Dios y del linaje de David salió Jesús, El Salvador.

Booz (la fuerza está en él), se casa con Rut (amistad)

Obed (siervo adorador)

Isaí (quién es ofrenda)

David (amado de Dios)

Jesús (Salvador)

Mateo 1:21 “Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.”

Hay gente que pudo haber perdido su identidad, gente que no teniéndola la puede adquirir en Cristo, pero para devolvernos o darnos la identidad Jesús tuvo que ir a la cruz del Calvario.

Isaías 52:14 “Como se asombraron de ti muchos, de tal manera fue desfigurado de los hombres su parecer, y su hermosura más que la de los hijos de los hombres.”

A nuestro Señor Jesús lo desfiguraron, Él fue molido a golpes.

Isaías 53:5 “Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.”

El que tenía el rostro perfecto, el que tenía la identidad perfecta, dejó que se la anularan para que los que la teníamos anulada, al Él resucitar y nosotros creer en Él devolvernos nuestra identidad.

Hay personas que teniendo la identidad de hijos de Dios las agredieron, las golpearon, y pueden estar en la iglesia, pero por dentro les pasa como Noemí, a ella le llaman Noemí y ella por dentro se sentía Mara, amargada, dolida. Uno puede estar así cuando alguien que era muy cercano a ti te hizo un daño, alguien que era carne de tu carne, hueso de tus huesos, y sin darte cuenta se amargó tu vida, sientes dolor, el mundo ya no cabes, pero te tengo una buena noticia, Jesús fue molido a golpes por nosotros, el castigo que nos trajo paz fue sobre Él y por Su llaga fuimos nosotros curados.

Dile al Señor por qué soy así, perdiste tu identidad por pecado, por lo que fuera, pero Dios te la quiere devolver, labrar de nuevo, no eres Mara, eres Noemí, volverás otra vez a la sonrisa que tenías, a los sueños.

Él quiere devolver la identidad si la perdiste o dártela si no la tienes, pero tú eres una hija o un hijo donde Él quiere poner la columna de la identidad y la labra con el diseño tuyo.