page-header

La Unción sobre el cuerpo de Cristo #2

NOTICIAS

Veíamos la semana pasada como el cuerpo de Cristo fue ungido con un propósito. En el Antiguo Testamento, que es una sombra, una figura, una enseñanza para usted y para mí; se ungían a las personas para cinco cosas.

Propósitos de la unción en el Antiguo Testamento

  1. Unción para la función de ser reyes.
  2. Unción para la función de ser sacerdotes.
  3. Unción para ser profetas.
  4. Unción sobre todo lo relacionado al servicio.
  5. Unción para casarse.

Estos cinco tipos de unciones se aplican a nosotros en forma de figura. Por eso Jesús cuando vino, no solamente vino a salvarnos, dice que Él nos hizo reyes y sacerdotes para Dios Su Padre. Acuérdese que David fue ungido para ser rey, y lo primero que hizo fue adorar.  Primero David fue un adorador y luego fue rey, aunque él era rey en potencia. Palabra fiel es esta: Que si con Cristo juntamente padecemos, con Cristo juntamente reinaremos.

Jesús ungido en la cabeza, dos días antes de la Pascua

Mateo 26:1-2 “Cuando hubo acabado Jesús todas estas palabras, dijo a Sus discípulos: Sabéis que dentro de dos días se celebra la Pascua, y el Hijo del hombre será entregado para ser crucificado.” 

Jamás una mujer fue ungida en el Antiguo Testamento. Mucho menos que una mujer ungiera a un hombre. Pero viene el Rey de reyes y Señor de señores, Dios hecho hombre y estando en una mesa, en una cena, entra de repente una mujer y agarra un vaso de alabastro y lo rompe y le unge la cabeza a Jesús, y Él dice: Déjenla (porque todos comenzaron a criticarla), porque me ha ungido para Mi sepultura. 

Ese hecho que narra Mateo 26 ocurrió dos días antes de que Jesús fuera crucificado. Realmente ese acontecimiento Jesús lo dijo primero: Dentro de dos días seré crucificado. Entonces dice que por eso Jesús dijo: Dentro de dos días se celebra la Pascua, el Hijo del hombre será entregado para ser crucificado.

La Fiesta de la Pascua era donde Israel comía un Cordero por familia, recordando cuando ellos habían salido de Egipto. Sólo que todo el tiempo tenían que matar corderitos a simbología, pero un día vino el Cordero de Dios y Él se hizo nuestra Pascua. Pascua quiere decir pasar por alto. 

Cuando Jesús murió por usted y por mí pasa por alto nuestros pecados, los hecha a lo profundo del mar. Cristo es nuestra Pascua, que por nosotros fue crucificado, Él murió, Él resucitó.

Muchos confunden a las dos mujeres que ungieron los pies de Jesús. Una de ellas, era realmente alguien muy especial, María, la hermana de Lázaro y Marta. ¿Recuerda a Lázaro y a sus hermanas Marta y María? María no era cualquiera. Pero entonces muchos la confunden con otra mujer que era pecadora, que era de la ciudad y que tenía un oficio muy antiguo. La confunden por no entender y no leer. 

Como fue al principio tiene que ser al final. La mujer representa a la iglesia que tenemos que venir a Su casa y a donde Él está, ungirlo y adorarlo.

Mateo 26:7 “Vino a Él una mujer, con un vaso de alabastro de perfume de gran precio, y lo derramó sobre la cabeza de Él, estando sentado a la mesa.”

Acuérdese que Jesús antes había dicho: Dentro de dos días voy a ser crucificado. Quizás este relato pudo haber sido un día antes de ser crucificado, entonces dice que la mujer le unge la cabeza con perfume. Luego Jesús le explica a los que critican a esta mujer porque le echó este perfume tan caro. 

Mateo 26:12 “Porque al derramar este perfume sobre mi cuerpo, lo ha hecho a fin de prepararme para la sepultura.”

Jesús hablaba de que tenía que morir, tenía que ser sepultado, pero también decía que al tercer día iba a resucitar. Eso quiere decir que hay una unción cuando representamos a esa mujer, a esa iglesia, que en lugar de venir a pedir venimos a dar. 

Esa mujer no le dio cualquier cosa a Jesús, sobras; ella le dio lo mejor de lo mejor para El Mejor. ¿Cuando la mujer le estaba dando la unción, le pidió algo a cambio? ¿Estaba viniendo a hacer pacto con Él? ¿Estaba viniendo a hacer como muchos enseñan que: Haz tal cosa, dale y entonces exígele a Dios? Chantaje para Dios o querer sobornar a Dios, eso no existe en las cosas de Dios. Entonces cuando lo haces por amor, cuando lo haces por gratitud, por reconocimiento, eso vale.

Muchos de nosotros, ¿a qué venimos a esta casa? A buscar novia o novio, para pedir, o como dice la religión popular, porque tengo que pagar, tengo que ir y hacer penitencia, tengo que sufrir para poder recibir, ¿usted cree que debemos hacer todo eso, cuando vino Uno que lo hizo y pagó todo por nosotros? La verdadera iglesia no viene a pedir, viene a dar.

Por eso aquellos personajes del Oriente, guiados por la estrella, porque tiene que haber guianza del Espíritu Santo, que habían oído que había nacido el rey de los judíos e iban a adorarle. Cuando uno tiene la noción de que Jesús no solo es nuestro Salvador, sino que Él es nuestro Señor, pero también Él es nuestro Rey. No vamos a venir a pedirle, vamos a venir a darle; ¿y qué pide Dios de nosotros? Si Yo tuviera hambre te pediría de comer dice Dios, si Yo tuviera sed te pediría de beber, pero ¿qué pido Yo? Sacrifica a Dios alabanza y paga tus votos al Altísimo, y entonces tú me invocarás en el día de la angustia y Yo te oiré.

Sacrificio de alabanza, entonces la iglesia verdadera no viene a pedir, viene a dar, como esta mujer que no fue a pedir. A ella no le importó el precio del perfume, a ella no le importó cuánto tiempo había preparado eso, ¿cuánto le habrá llevado tener dinero para comprar ese perfume? 

Cuando venimos como iglesia a adorar a nuestra cabeza, ahí viene el aceite de la unción sobre la cabeza, va a las barbas y llega hasta el borde las vestiduras, porque ahí envía Jehová bendición y vida eterna. Por eso es que cuando la mujer ungió la cabeza, la casa se llenó del perfume. Cuando adoramos a Cristo aquí, a los que estamos de verdad cubiertos por la barba o cubiertos por la ropa que entendemos la cobertura, nos envían el aceite que nos manda bendición y vida eterna.

Mateo 26:13 “De cierto os digo que dondequiera que se predique este evangelio, en todo el mundo, también se contará lo que esta ha hecho, para memoria de ella.”

Quiere decir que cada vez que hablamos la recordamos, y eso engrandece lo que ella hizo.  Vale demasiado la adoración, tanto vale que el diablo le ofreció todos los reinos a Jesús y le dijo: Todo eso te daré si postrado me adorares. ¿Vale la adoración sí o no? Por eso, es exclusiva solo para Dios. 

La mujer no se acercó a pedir, pues ella ya había recibido la revelación de que Jesús era su Rey. Ella dio lo mejor de lo mejor para el Mejor. Una iglesia de adoradores en Espíritu y en Verdad está compuesta por personas que no venimos a pedirle, sino a darle la mejor adoración. Pues Él ya nos dio lo mejor: “a Su Hijo Jesucristo”. Osea que nosotros venimos a devolver lo que ya recibimos. ¿Y cuántos saben que el Padre no nos dio sobras? ¿Dónde está el que entiende que el Padre nos dio lo mejor de lo mejor? Para los que éramos lo peor, porque éramos lo vil del mundo, sólo que ya cambiados ya podemos adorarlo.  Entonces, ¿A qué vienes a la iglesia?  ¿A recibir, sólo a oír o viniste a darle adoración?.

Lucas 21:1-2 “Jesús estaba en el templo, y vio cómo algunos ricos ponían dinero en las cajas de las ofrendas. También vio  a una viuda que echó dos moneditas de muy poco valor.”

Eso quiere decir que a la hora de ofrendar también Jesús está viendo el corazón y lo que damos. Los discípulos tal vez estaban viendo quién echaba más, pero Jesús no miraba eso, vió aquella mujer que echó dos moneditas de cobre, dos blancas.

Lucas 21:3  “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Les aseguro que esta viuda pobre dio más que todos los ricos.”

 

Jesún no ve la cantidad, Jesús ve el corazón, lo que diste. Los ricos dieron lo que les sobraba, sobras. La mujer tan pobre dio todo lo que tenía para vivir. Esa viuda tuvo el reconocimiento de que Jesús era Rey, que Dios era Todo, y ella dio en su pobreza lo que tenía. No lo agarre en la carne, porque agarran esto para esquilmar gente. Aquí lo que está queriendo decir es que esta mujer tuvo fe. Esta mujer había oído que en el Salmo 146:9 dice que Jehová guarda a los extranjeros, y que a los huérfanos y a la viuda los sostiene. Él es su seguro social.  Él es el Verdadero.

A esa mujer seguramente el diablo le decía: No des eso porque entonces ¿qué vas a comer? ¿te vas a morir de hambre? Ella dijo: No, no, no, eso es mentira, porque Dios da una promesa que Él me sostiene. Así que yo al salir tendré mi provisión. ¿Usted cree que ella al salir se murió de hambre? No, porque Dios la sustentó. 

Al darle al Señor Él ve tu corazón y ve la fe con la que lo haces. Por eso es necesario que cualquiera que se acerca a Dios crea que le hay y que es galardonador de los que le buscan.

Entonces les decía que era inédito que una mujer ungiera a un hombre y mire cómo Jesús lo permitió. 

Seis días antes de la Pascua

Juan 12:1 “Seis días antes de la Pascua, vino Jesús a Betania, donde estaba Lázaro, el que había estado muerto, y a quien había resucitado de los muertos.” 

De la otra se dice que lo ungió dos días antes de la Pascua y no te dice ni siquiera específicamente dónde fue, pero habla de Betania, y se recuerda que Betania quiere decir casa de la aflicción, pero también casa de los frutos. Muchas veces queremos frutos, sin entender que antes de los frutos hay aflicción. Por eso siempre le digo que cuando la Biblia enseña a José dice que se mantuvo como arco poderoso y no sucumbió a los ataques de sus hermanos. 

En la antigüedad los arcos no se compraban en la tienda, sino que para hacer el arco más poderoso y más valioso el agricultor buscaba la mejor rama de su árbol frutal. Siempre hay una rama o dos ramas que no dan fruto, son ramas macho, por eso el buen agricultor corta la rama macho para que no le robe nutrientes a las otras ramas que sí dan fruto.  

La rama chupona, macho, que no da nada, no aporta nada, viendo para arriba y riéndose de la otra que se dobla por el peso de los frutos. Así como la cizaña que no se dobla, siempre altiva, pero la del trigo verdadero se dobla porque tiene fruto. Si tienes fruto, adora. Los mejores arcos no surgen de ramas chuponas, sino de ramas fructíferas. Entonces si la rama pudiera entender, pero ¿por qué ahora me secaron? ¿por qué ahora me están cortando? y no sabe que la eligieron para ser un arco poderoso en las manos de Dios.

Lázaro murió y El Señor lo resucitó. Entonces dice la Palabra que luego de eso Jesús llegó a la casa de Lázaro y explica:

Juan 12:2 “Y le hicieron allí una cena; Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban sentados a la mesa con Él.”

Esto es en la casa de Marta, María y Lázaro; no en la casa del leproso explicado la semana pasada. Son dos acontecimientos diferentes. Esto fue seis días antes. Entonces dice que estaban sentados con Él. María tenía una sorpresa para el Señor. Marta había preparado los alimentos, había limpiado, porque a ella le gustaba mucho la limpieza, estaba turbada y afanada a veces con todo eso; pero María dijo: No, yo le tengo algo especial al Señor. Le prepararon una comida, pero yo tengo que prepararle algo mayor. Esa es la iglesia adoradora, que siempre va a estar dispuesta a darle algo más al Señor. 

María unge los pies de Jesús con nardo puro

Juan 12:3 “Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del perfume.”

 

Acuérdese que después Judas dice que costaba trescientos denarios, o sea mucho precio, el sueldo de trescientos días, de un año de su salario. De mucho precio y no le importó a María el precio del perfume, trescientos denarios era el salario de un día, ¿cuántos días tardó en reunir ese dinero? Ella preparó aquello para un acontecimiento especial. Tampoco le importó el vaso de alabastro que era carísimo, porque después en el contexto dice que lo quebró. 

¿Por qué María, la hermana de Marta y Lázaro, ungió los pies de Jesús y no la cabeza? 

Lucas 10:38 “Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa.”

Betania era una aldea, y allí estaba la casa de Marta, María y Lázaro. Entonces ¿será lo mismo una aldea que una ciudad? Reparen en eso porque la Biblia tiene detalles. El Espíritu Santo está diciendo que Betania era una aldea y dice que ahí vivía Marta, lo que hace entender que ella era la que mandaba en la casa, porque era la mayor. Da la impresión que los papás les dejaron esa propiedad y ella como la mayor era la que mandaba. 

Lucas 10:39 “Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía Su Palabra.”

Entonces ¿desde cuándo comenzó a entrenar estar a los pies de Jesús? Cuando oía la Palabra. Podemos tener actitudes porque no es oír la Palabra solamente, es la actitud que tengamos. Dice la Biblia que Jesús predicaba y se acercaban los publicanos, los fariseos y los saduceos para criticarlo. Pero los publicanos y los pecadores para oírle. Era el mismo Jesús, era el mismo mensaje, pero la motivación era diferente. Muchas veces podemos estar sentados, acostados o como sea, pero por dentro estar de pie, sin tener una actitud de humildad. El verdadero discípulo, el verdadero adorador, recibe la Palabra estando a Sus pies.

Eso quiere decir que si queremos revelación de la Palabra, postrémonos, adoremos y entonces ahí Dios nos habla. María se entrenó oyendo la Palabra a los pies de Jesús, no era orgullosa, no era vanidosa, sino que era humilde, mansa. Era como aquellos pichoncitos, que el papá y la mamá les ponen la comida, y abren la boca. Así es el que tiene la actitud de María.

¿Cuál es la actitud cuando vas a oír la Palabra? ¿A la manera de Lázaro que sale huyendo? Cuidado, porque hubo un momento que las redes sociales ayudaron, pero hay gente que tiene más de un año ya de no venir a la congregación, y está bien que use las redes, magnífico; pero muchas veces estas viendo un culto y te llaman, te levantas, vas al baño, a comer y lo dejas ahí. 

Lucas 10:40 “Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude.”

Entonces puede haber gente a la manera de Marta, que en lugar de estar pensando en el mensaje, está pensando en su negocio, en sus deudas, en lo que es, en lo que no es, en lo que sea. Dale la prioridad al Señor y a la Palabra, porque todo tiene su tiempo debajo del cielo. ¡Cuidado! porque hay actitudes de Marta, que queremos que los otros sean igual que nosotros. Tengamos cuidado, cada quien tiene su personalidad, su identidad y su tiempo de respuesta. 

Para Marta toda su base estaba en su servicio. Hay un montón de gente que sólo va a la iglesia si le tocó privilegio, y a la hora del privilegio está, pero no oye la Palabra.  La iglesia adoradora no basa su estar a los pies de Jesús a un servicio, sino una vida. Le da prioridad a la Palabra. Entiende que al Señor tu Dios adorarás y a Él solo servirás. Hay que servirle, pero como una consecuencia. 

Lucas 10:41-42 “Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.”

Nos está diciendo que cuando tú escoges ante todo, estar a Sus pies para oír Su Palabra, eso no te lo quita nada ni nadie. 

Juan 11:1 “Estaba entonces enfermo uno llamado Lázaro, de Betania, la aldea de María y de Marta su hermana.”

La diferencia entre el versículo anterior con el que inició y este, es que primero decía Marta, María y Lázaro; pero a Jesús al ver a María le cambió el pulso: La aldea de María, Marta   y lógico Lázaro que andaba huyendo. Cuando tú y yo somos gente que estamos a los pies de Jesús, no importa que en lo humano tengas un rango por debajo, Dios te pone arriba. 

Juan 11:2 “María, cuyo hermano Lázaro estaba enfermo, fue la que ungió al Señor con perfume, y le enjugó los pies con sus cabellos.”

La otra mujer, la de dos días antes le había ungido la cabeza. Entonces son cosas diferentes.  María había estado oyendo la Palabra de rodillas y le viene algo duro, su hermano se muere. Su hermana Marta sale a reclamarle a Jesús cuando Él llegó, pero como Marta no entendió nada, le dijo el Señor: Llámame a tu hermana.

Juan 11:28 “Habiendo dicho esto, fue y llamó a María su hermana, diciéndole en secreto: El Maestro está aquí y te llama.”

Eso quiere decir que hay algunos que el Señor los va a estar llamando para revelarle y darle cosas, no con todos, sino en secreto. pero ¿a quiénes? A los que lo reciben en su casa y a los que oyen la Palabra, ¿Altaneros, orgullosos, vanidosos, para pleitos, para contiendas o humildes a los pies del Señor? 

Marta le dice el Maestro está aquí, no dice el Señor. Entonces ella aunque Jesús les predicaba y eran del Señor miraba a Jesús como Maestro, pero no como Señor. 

Juan 11:32 “María, cuando llegó a donde estaba Jesús, al verle, se postró a sus pies, diciéndole: Señor, si hubieses estado aquí, no habría muerto mi hermano.”

Ella entendía que no hay lugar más alto que a Sus pies. Porque el cielo es el trono de mi Dios; la tierra, el estrado de Sus pies. Cuando tú y yo nos ponemos a sus pies estamos conectados al Trono de Gloria.

Juan 11:33 “Jesús entonces, al verla llorando, y a los judíos que la acompañaban, también llorando, se estremeció en Espíritu y se conmovió.”

A Jesús le importó, le impresionó la fe de la mujer sirofenicia, la fe del centurión, pero también le impactó ver aquella mujer que estaba llorando y aún los que la acompañaban estaban llorando, pero aquella mujer estaba llorando.

Juan 11:34 “Y dijo: ¿Dónde le pusiste? Le dijeron: Señor, ven y ve.”

Juan 11:35 “Jesús lloró.”

El texto más corto del Nuevo Testamento.

Estaba llorando al verla llorando. Tenemos que hacer como María que lloró por su hermano muerto, que en los cultos de oración lloremos por nuestros muertos espirituales, que no importa qué tan hediondos estén en el pecado, Dios sigue siendo el mismo de ayer, de hoy y de siempre. Él no ve a los muertos si primero no mira a la gente que ha creído llorando para que los resucite. Tenemos que llorar por nuestros Lázaros. Dios es poderoso para resucitarlos.

María se puso a los pies. La iglesia que perdura es la iglesia a la manera de Ruth, ella llegó y se ungió, se preparó, pero para ponerse a los pies de Booz. No se puso en la cabeza, la falsa iglesia busca cabezas terrenales, la verdadera iglesia está a los pies de Cristo.

Juan 12:3 “Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del perfume.”

El primer relato habla de dos días antes de la Pascua y de una mujer de la cual no dice el nombre, pero este segundo relato de Juan 12 si te dice el nombre de la mujer, que era en Betania, pero específicamente en la casa de Marta. Así comenzó Marta, María y Lázaro, pero después terminó siendo María, Marta y Lázaro. Dios está buscando personas que cuando vengamos le demos lo mejor de lo mejor, que estemos dispuestos a postrarnos.

Cuando Jesús dijo: ¿Dónde le pusiste? Lloró, pero lo resucitó: Lázaro ven fuera. Tu Lázaro o tu Lázara o tus Lázaros, no importa dónde se encuentren. Adorando a Sus pies y creyéndole a Sus pies, Jesús resucita a tus Lázaros.  

Esta dice nardo puro, la otra un perfume de gran precio. ¿Qué es el nardo puro? Hay más de trescientas variedades de nardos. El nardo del que habla la Biblia es único en las regiones de la India, en las montañas a 3,300 metros sobre el nivel del mar, en condiciones bajo cero donde hay nieve y hielo. Sólo lo pueden recolectar en dos meses al año y es precisamente cuando es verano, que no hay hielo. 

Ese nardo se da entre la piedra, entre la roca y se mete en la roca, son como tubérculos, son como cebollas, se meten dentro de la roca y sólo queda fuera su tronquito y su flor en época de verano. Sólo tres días dura la flor, pero es tal el aroma que los insectos de donde sea en esas alturas y lo que sea, llegan para poder polinizar.  

Sólo tienen dos meses para ir a recolectarlos. Ven una ramita que se quedó seca, comienzan a abrir la roca, pero es difícil sacar el tubérculo, pero tienen que sacar muchos para una libra de perfume. ¿Verdad que cuesta? Ahora entiende porque es de gran precio. Además porque el olor no se va con el calor o el frío como los otros perfumes.  

El perfume a los pies es lo que nos hace tener el caminar de Cristo. No sólo está dispuesto a morir, sino tener Su caminar.  El perfume a los pies nos hace saber cómo conducirnos en casa cuando Él entra.  

Se va a asombrar que muchos de nosotros podemos tener impedimentos. Cuando un bebé está aprendiendo a caminar quiere andar corriendo y subiendo, pero se cae, entonces lo ponen en un corral. Es bueno, pero a veces el corral a mucha gente no se le quitó de la mente y cuando ya te toca crecer y correr no puede, hay algo que le limita. Por eso esta enseñanza de esa unción que saca los presos de la cárcel y da libertad a los cautivos. Muchas veces hay restricciones, cosas que nos impiden alabar a Dios, no es sólo un corral.

Hay personas que necesitan la unción para postrarse a los pies de Jesús, llorar y derramar su vida, romper su vaso de alabastro, sus estructuras. Especialmente si vienes de lugares donde te enseñaron que no podías levantar tus manos, llorar, expresarte. Hay que ser libre en el nombre de Jesús. No te digo que lo hagas por cualquier cosa, que seas un emocionalista, pero hay momentos para hacerlo.

Necesitamos unción para aprender a derramarse, ¿por qué te tienen que rogar que levantes las manos? ¿por qué te tienen que decir que te postres? Si eso tiene que estar en ti. Esa es la unción que necesita la iglesia para poder expresarse.  

¿Cuál es la moda ahora en las redes sociales? Usted mira que hay como una coreografía que alguien la lanza y toda la gente haciendo la misma y usted los mira bailando. Hace 3,000 años eso ya está en la Biblia, pero como no van a lo genuino, agarran lo falso y caen de ridículos. 

La Biblia dice que alaben Su Nombre con danza y dice que hagan corros, porque así dice el original. Danza con coreografía, eso es corros y hay una danza de expresión libre.  Cuando no se hace lo de Dios, puede uno sin darse cuenta prestarse para hacer otras cosas. Por favor nadie se sienta mal si lo hace, pero por qué si lo haces para el mundo ¿por qué te cuesta hacerlo para Dios? Tal vez el mensaje es muy directo, pero es que yo siento que tengo los días contados porque el Señor viene muy pronto. Hay gente que oye la Palabra a los pies de Él, no contendiendo, no con el puño cerrado, sino viniendo a aprender de Él.

No nos olvidemos de aprender de Él, que se dejó ungir los pies y se dejó ungir la cabeza. Él está buscando una iglesia que le de unción en los pies, pero que nos caiga ese óleo para nuestra sepultura, para morir al yo, pero también para ser humildes, una iglesia que aprenda a derramar, a romper su vaso de alabastro, a estar dispuesta a subir la montaña, subir a lugares altos a buscar la presencia de Dios, no lugares bajos. Es que el Señor nos quiere, y estoy hablando espiritualmente. En  lugares altos pone mis pies como de ciervas. 

Él permitió todo esto, para que aún con todo lo alabes y experimentes el con todo. Gózate en el Dios de tu salvación. El Señor está levantando las manos. El Señor te dice que Él permitió todo esto para que hoy con todo, lo alabes, te postres con todo y Él va a poder tus pies como de ciervas y en tus alturas que son las de Él te va a permitir andar.  

Llegó el momento de expresarse porque cuando tienes ganas de decir Gloria a Dios o levantar tus manos o de llorar, algo te dice: No, no lo hagas, qué vergüenza. ¿Y por qué no te da vergüenza a la hora de un play, a la hora de un partido político? La unción que está en este momento cayendo es 

para que te pongas a Sus pies, para qué te postres, para que entiendas que no hay lugar más alto que a Sus pies.  

Apóstol Fernando Ortiz