page-header

La madurez para salir a la guerra #2: Destruyendo a Amalec y a su pueblo

PRÉDICAS

Estamos viviendo tiempos muy lindos. Me asombro como hay gente que no entiende los tiempos. Hay tiempo para todo. ¿Sabía que la Biblia tiene tiempos? Hay tiempo de nacer y tiempo de morir, hay tiempo de trabajar y tiempo de descansar, hay tiempo de paz y hay tiempo de salir a la guerra. El problema es cuando no entendemos los tiempos de Dios y nos queremos mover o en nuestros tiempos o fuera de tiempo. ¿Conoce usted personas que ya es el tiempo de que trabajen y no trabajan? Hay tiempo de recibir y hay tiempo de dar y de trabajar.

Es tiempo de entregarle tu adoración a Dios, es tiempo de reconocer que Él es el Señor y que es El Rey de nuestras vidas.  Año 20, un año clave, es 20 años de un nuevo siglo, 20 años de un nuevo milenio. En Israel a los 20 años el varón tenía que salir a la guerra.

Cuando uno tiene hijos, a veces uno les pide algo y ponen pretextos, y uno como padre se los aceptamos, pero ¿por qué ponen pretextos? porque son hijos. Si fuera un soldado y se lo pide uno de jerarquía mayor, si pone pretexto le ponen 30 días de cárcel. Lo primero que aprende un soldado es a reconocer autoridad y a obedecerla, pero a nosotros como hijos a veces se nos olvida que somos los soldados y Él es el General de los generales. Señor, enséñame a ser soldado, a reconocer autoridad, enséñame a obedecer, enséñame a pelear Tus batallas.

El tiempo de Dios para salir a la guerra 

Números 1:3 “De veinte años arriba, todos los que pueden salir a la guerra en Israel, los contaréis tú y Aarón por sus ejércitos.”

Esto era para ellos en lo físico, para nosotros lo es en lo espiritual. Si bien habla de salir a la guerra a los 20 años, usted mira un David que llamado por Dios salió a la guerra antes de tener 20 años porque nadie quería ir a la guerra contra el gigante y Dios levantó a David, quien quizás tenía unos 14 años. Cuando los viejos no se levantaban por temor a Goliat que los amenazaba por 40 días y 40 noches, entonces Dios trajo un muchacho que dijo, pues como nadie quiere pelear yo voy a pelear en el nombre de Jehová.

Espiritualmente Dios quiere levantar personas aún recién convertidas, pero lo primero no es bueno para un recién convertido meterse a pelear batallas, porque hay que tener cierta madurez.

Éxodo 17:16 “Y dijo: Por cuanto la mano de Amalec se levantó contra el Trono de Jehová, Jehová tendrá guerra con Amalec de generación en generación.”

Israel estuvo esclavo en Egipto 400 años. A un esclavo no le permiten tener armas, entrenar, porque se sublevarían. Entonces allá no pelearon, pero esto cambia cuando se les abrió el Mar Rojo y salieron al desierto, antes de meterlos a la tierra de Canaán, porque la tierra de Canaán no es el cielo, es lo que Dios destinó para ti y para mí en esta tierra.  Canaán tenía gigantes, tenía tribus nativas y tenía 31 reyes nativos enemigos. No hay Canaán sin gigantes y esa tierra se conquista centímetro a centímetro.

Cuando vayamos al cielo no va a haber enemigos, porque ya Jesús los venció todos.  El último enemigo que será vencido será la muerte. Canaán es tu tierra, es lo que Dios nos dio que tenemos que conquistar centímetro a centímetro, a filo de espada, pero lo tremendo es que a Israel se les apareció un enemigo, y un enemigo fuerte.

Toda la generación antigua que estuvo 40 años en el desierto, la generación que murmuraba, que chismeaba, esa no entró a Canaán porque Dios no podía utilizarlos, porque Dios no utiliza gente murmuradora, quejosa, chismosa, que no alcanza a ver, que se le olvida lo que Dios ha hecho, que tiene una memoria corta, porque les acababa de abrir el Mar Rojo y a los tres días ya estaban murmurando. Les convertía el agua amarga en dulce y al ratito estaban murmurando. Les daba maná todos los días y seguían murmurando.

La gente que murmura no califica para entrar a la guerra, para pelear. Por eso es que muchos se meten a hacer guerras espirituales sin estar preparados y lo primero que tendrían que enseñarles es a reconocer autoridad, a reconocer la cabeza.

En 1 Corintios 11 dice la Palabra que cuando la mujer ore o profetice se cubra.  El velo en la cabeza de la mujer es una señal de autoridad. Una señal de que esa mujer está reconociendo la jerarquía del cielo, Dios cabeza de Cristo, Cristo cabeza del varón, el varón cabeza de la mujer, que reconoce que tuvo un papá, que tiene un pastor, que reconoce que tiene un esposo, que tiene alguien de autoridad que la cubra.

Esa señal es una evidencia de que algo adentro ha creído y se lo pone afuera para orar. Imagínate que se quiere hacer guerras espirituales sin cubrirse de esa manera. El hombre que quiere hacer guerra y no reconoce un pastor. ¿Quién es tu pastor?, ¿dónde te congregas? Congregarte no es escuchar una predica o mandar una ofrenda, congregarte es tener una familia. En el nombre de Jesús tú y yo somos la familia de Dios, estamos para pelear juntos estas batallas.

Hablaba de una generación que tenía que pelear con Amalec. El primer enemigo que se le levantó a Israel en el desierto para prepararlo antes de meterse a Canaán fue Amalec. No esperes entrar a tu Canaán si no has vencido a tu Amalec.

Isaías 14:13 “Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte.”

Habla de este Amalec que se levantó contra el Trono de Jehová y por eso Dios marcó guerra para siempre. El trono de Dios te habla de autoridad. Amalec lo que quiere hacer es que no reconozcamos toda la autoridad de Dios. El mundo está movido por algo que se llama anomia, sin ley, se han perdido los controles.

Dice la Biblia que la necedad está ligada al corazón del muchacho, pero la vara lo apartará. ¿A cuántos le dieron un par de varazos? ¿y te moriste? pero ahora que a un niño un papá le saque una varita y le dé un varazo, en otros países llama al 911 y le acusa de que le quisieron pegar, y al padre le dicen que le van a quitar al niño.

Se ha perdido la autoridad a todo nivel, pero eso es en el mundo. ¿Cuántos estamos en el mundo, pero no somos del mundo? ¿Dónde está la gente que reconoce la autoridad de Cristo en el cielo y en la tierra?

Isaías 14 habla de un Luzbel que también quiso ser igual que Dios. El trono de Dios nos habla de cinco cosas: Toda Autoridad, Toda Soberanía, Todo Poder, Toda Adoración, Eternidad.

1-Toda autoridad.  Cuando Jesús resucitó el último mensaje que dio a Su iglesia fue: Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra. ¿Quién manda entonces en el cielo y en la tierra? No manda el hombre, no manda la mujer, no manda la suegra, no manda el perro, Cristo manda. Hay gobiernos donde le han quitado la autoridad a la familia, y la autoridad la tiene el gobierno sobre los hijos, pero nosotros reconocemos que toda la autoridad la tiene Cristo en el cielo y en la tierra.

2-Toda soberanía. Dios es soberano, Él puede hacer lo que Él quiera, Él es Dios, Él nos creó, no nos va a hacer nada malo, pero Dios es soberano, el hombre es responsable, sin embargo, queremos muchas veces atentar contra la soberanía de Dios y lo cuestionamos.

3-Todo poder. Dios tiene todo poder para deshacer esa enfermedad, esos virus, para cuidarte, para guardarte.

4-Toda adoración. Toda adoración le pertenece a Él. Por eso fue que Luzbel lo que pidió como último era: Todo esto te daré, si postrado me adorares. Jesús le respondió: Al Señor tu Dios adorarás y a Él solo servirás. La adoración sólo le pertenece a Dios, por eso cuídate de decir: yo adoro mi carro, yo adoro mi perro. Al Señor tu Dios adorarás y sólo a Él. La adoración no es para un hombre, cuidado, son palabras fatuas.

Toda la eternidad.  La Palabra dice, Tu trono es eterno oh Dios.

Eso forma el cinco, la gracia de Dios, la autoridad de Dios, la mano de Dios, ¿Y cuántos queremos la mano de Dios en nuestra vida?

Salmos 103:19 “Jehová estableció en los cielos su trono y su reino domina sobre todos.”

Eso es importante, también dice: Jehová Tu trono es eterno.

Esto es lo que le habló Dios al pueblo de Israel, pero en primera de Corintios capítulo 10, verso 6 dice que todo lo que vamos a escuchar ahora nos sirve como ejemplo; que si ellos hicieron cosas malas tenemos ejemplos para no hacerlas, si hicieron cosas buenas tenemos ejemplo para hacerlas.

1 Corintios 10:6 “Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron.”

1 Corintios 10:11 “Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos.”

Todo eso nos sirvió a nosotros para amonestarnos, pero también en Romanos 15 dice que esto es una enseñanza para usted y para mí, para que no codiciemos cosas malas como ellos codiciaron.

Entonces vino Amalec y peleó contra Israel en Refidim

Dios dejó ese ejemplo del Israel físico para enseñarnos a nosotros el Israel espiritual. Usted dirá: Eso de pelear contra Amalec. Tú y yo en lo espiritual tenemos que pelear contra nuestro Amalec y hasta que no sea vencido no se puede entrar a la tierra prometida y Dios no escogió a los viejos murmuradores y mañosos, pero sí escogió a dos antiguos, a Josué y Caleb, porque hubo otro espíritu en ellos y entraron a la tierra prometida con la nueva generación, pero como Dios no podía usar a la generación chismosa que estaba siempre dando vueltas en el desierto, entonces dice:

Éxodo 17:8 “Entonces vino Amalec y peleó contra Israel en Refidim.”

Amalec en hebreo significa “belicoso” o “pueblo que lame”.

Amalec pone a la gente a decir: “Ay no te han dado tu lugar”, “¿viste que a fulano lo llamaron y a ti no?”. La Biblia dice que los que lamen las llagas son los perros, los malos obreros, y entonces comienzan a poner belicosa a la gente y a decirles que “No te dan tu lugar en una iglesia tan grande, ¿cuándo vas a servir?, y te digo ¿quieres servir? Siempre habrá donde servir, pero mientras tanto dedícate a aprender la Palabra.

Refidim en hebreo quiere decir “espacios”, “camas (lugares de descanso)”.

¿Y qué es lo que aprovecha este Amalec para pelear?, ¿cuando uno está trabajando, cuando está adorando, cuando está sirviendo o cuando uno está en descanso? El descanso es bueno, hay tiempo para descansar, sólo que hay gente que sigue de descanso desde el año pasado, no ha venido al primer culto de este año. Así se comienza, pasa este mes, otra semanita, y el diablo te va enfriando, hasta que llega un momento que se vuelve irreversible. Dirán: Ah pero si es fácil regresar…pregúnteselo al pródigo si le fue fácil.

No dejen de congregarse como algunos tienen por costumbre. Hay tiempo para todo, pero no tenemos tiempo para el Señor. Ahí es donde ataca Amalec.

Éxodo 17:9 “Y dijo Moisés a Josué: Escógenos varones, y sal a pelear contra Amalec; mañana yo estaré sobre la cumbre del collado, y la vara de Dios en mi mano.”

Moisés le dijo a Josué, y Josué era un joven. ¿Por qué no buscó un viejo, alguien de 30 o 40 años para salir a pelear? No, porque en lugar de estar dándole gracias a Dios porque les abrió el Mar Rojo, porque les sacó de Egipto, ¿qué era lo que hacían? murmurar. Entonces hermano, cuidado con la murmuración. Cuando venga alguien a murmurar o a chismear, sin leña se apaga el fuego, donde no hay rencillas se acaba la contienda. Cuando alguien venga a chismear, a hablar mal de alguien, para y di: Yo no soy leña, aquí se apaga tu fuego porque eso no proviene de Dios. Le dice: Ven vamos a llamarlo, ven dímelo delante de él.

Usted y yo somos responsables de eso. En tu trabajo, para el chisme, para la murmuración. Siempre están hablando del jefe, de la empresa, pero perdona, de eso comes. Si no te sientes bien, entonces salte. El problema va a estar en cualquier lugar, no se sana el enfermo cambiándolo de cama o cambiándole la sábana.

Lo que la gente está buscando ahora son los lugares de descanso, y ahí ataca Amalec, en los lugares de descanso. ¿Y cuáles son los lugares de descanso? Algunos piensan que por oír por internet el culto ya se congregó. No, no dejando de congregarnos. Cuidado. Dios estás cogiendo los Josué, son la nueva generación y aquí no es asunto de años físicos, es cómo te sientes tú, porque aquí hay personas que de madrugada, de tarde, hay gente intercesora que sostienen la iglesia en oración y colaboran.

Le dijo Moisés a Josué: Tienes que buscar varones, Josué no buscó a cualquiera. Josué buscó a los que él conocía, a los que no eran chismosos, buscó a los s de la nueva generación.

Josué 1:1 “Aconteció después de la muerte de Moisés siervo de Jehová, que Jehová habló a Josué hijo de Nun, servidor de Moisés,diciendo:”

Entonces después que muere Moisés, el sucesor fue Josué. Entonces los sucesores son personas que fueron preparadas desde su temprana juventud y que estuvieron siempre en la visión de Dios.

Cuando tienes nada, pero pones a Dios por delante, entonces lo tienes todo. Si tienes 0 de dinero, 0 de fuerzas, 0 de circunstancias positivas, todos los ceros que tú creas, como seis ceros y pones a Cristo, número uno por delante, tienes 1,000,000. ¿Y si le pones al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo?

Josué estuvo, reconoció autoridad. Usted es parte de ese legado y dondequiera que usted vaya, usted va a tener que llevar el nombre de Cristo en alto. Aquí hay jóvenes que van a otros países a estudiar o a vivir y lo primero que hacen es tratar de buscar una iglesia, y al no encontrarla, porque hay lugares donde no hay, se preguntan: ¿Qué hago? Yo no sé para qué Dios me trajo aquí, yo le estoy hablando a unos amigos y nos reunimos a leer la Biblia…y les pongo el culto, ¿y no sabes a qué te llevó Dios? Id y haced discípulos en todas las naciones.

Josué antes de llamarse Josué, se llamaba Oséas, y ese es el punto, hay gente que no ha entendido todavía. Dios quiere cambiarte tu nombre.

Oséas= Dios salvará.

Sí, Dios lo hará algún día, y lo cambió a Josué.

Josué= Jehová es salvación.

No será mañana. Hoy es el día de salvación.

A veces creemos que Dios va a hacer en tanto tiempo algo, y cuando vemos ya lo hizo. Y lo que creías que iba a llevarse años llevó meses, y lo que creías que iba a llevar meses Dios lo hizo en semanas, y lo que iba a llevar semanas, Dios lo hizo en días; y lo se hacía en días, Dios lo hizo en horas; y lo que creías sería en horas, Dios lo hizo en minutos;  y lo que creías en minutos, Dios lo hizo en un segundo.

Éxodo 17:13 “Y Josué deshizo a Amalec y a su pueblo a filo de espada.”

Dios está buscando una generación al estilo Josué, que peleemos las batallas a filo de espada, que deshagamos a nuestro Amalec para que después podamos entrar a tomar nuestro Canáan. ¿Por qué la gente quiere pelear en Canáan si no ha vencido a Amalec?

Éxodo 16:14 “Y Jehová dijo a Moisés: Escribe esto para memoria en un libro”

El ataque a Amalec no era tan sencillo, Dios mandó hasta a hacer un libro, especialmente que se dijera eso de Amalec, porque no atentó contra un pueblo, atentó contra el Trono de Dios, así que esto es más importante.

Éxodo 17:14 “Y Jehová dijo a Moisés: Escribe esto para memoria en un libro, y dí a Josué que raeré del todo la memoria de Amalec de debajo del cielo.”

El anhelo de Dios es que se destruya a Amalec debajo del cielo, pero eso fue para aquel entonces, pero también es para ahora. Ese Amalec es un enemigo que ataca al pueblo. pero vamos a ver cómo lo ataca y como la Biblia nos enseña a vencerlo.

Hasta que no venzamos a nuestro Amalec, no vamos a poder entrar a nuestra tierra prometida. Josué tuvo que deshacer a Amalec en el desierto para luego ser victorioso en la tierra prometida.  En la tierra prometida Dios peleó por él, también aquí, pero él tuvo que pelear contra Amalec directamente. Vayamos a lo que hace Amalec.

Deuteronomio 25:17 “Acuérdate de lo que hizo Amalec contigo en el camino, cuando salías de Egipto”

Viene Dios y dice: Acuérdate. Uno de los propósitos de Amalec es volverte a Egipto, volverte al mundo, que creas que estás en el desierto, que ya eres libre. Cuando Israel estaba en el desierto, era libre de esclavitud, pero no de la mente, pero en el desierto quería quedar libre y era libre para dar vueltas. Hay un montón de gente que el diablo lo que quiere es que se sienta que está en el desierto, pero con su mente en Egipto, y por lo tanto si su mente está en Egipto ¿dónde está? eso es lo que quiere hacer Amalec, por eso atenta contra el trono de Dios.

Deuteronomio 25:18 “De cómo te salió al encuentro en el camino, y te desbarató la retaguardia de todos los débiles que iban detrás de ti, cuando tú estabas cansado y trabajado; y no tuvo ningún temor de Dios.”

¿A quiénes desbarató? a los débiles, a los que andan atrás, a los que nunca se comprometen, a los que el mensaje es para todos y no para ellos, a los que nunca se han querido ni bautizar, 20 años y no se han bautizado. Si vas a seguir por el sentir, esto no es un sentir, es una orden: el que creyere y fuere bautizado será salvo. Entonces ¿qué hay que hacer, sentir u obedecer? La iglesia debe entender hoy más que nunca que todos debemos pelear al frente, y Cristo adelante y atrás de nosotros.

Amalec también pelea con cinco cosas, pero también en esas cinco cosas se miran los cinco consejos que Dios nos va a dar, en los que vamos a ver Su Gracia para vencer a Amalec de forma definitiva:

1-Sale a encontrarnos a nuestro camino. No es un enemigo que tú lo tienes que alcanzar, él te sale al encuentro. No te huye, no se esconde, te sale a recibir. Hay lugares donde Dios ha bendecido con equipos de intercesión, pero el equipo de intercesión es para interceder, pero cuando el enemigo empieza a meter murmuración, chisme, es mejor que no haya. La medicina preventiva es mejor que la curativa. Con la murmuración se dañan, se dividen, eso es espíritu de Amalec. Te estudió, sabe cómo entrarte.

2-Desbarata en la retaguardia a los débiles. A los que andan atrás, a la gente no comprometida, a esa gente que dice: Estoy aquí, pero no estoy aquí; me fui, pero no me fui. A esos son los que ataca.

3-Ataca cuando uno está cansado. En lo físico nos cansamos, pero cuando somos débiles somos fuertes. Cansado es cuando ya estás cansado de alabar, cansado de orar, de decir la Palabra, de ir a la iglesia, pero no te cansas de hablar mal.

4-Ataca cuando uno está cargado. Y si uno está cargado es porque uno ha querido cargarse. Hay gente que tiene cargas y busca hasta las ajenas.

5-Y no tiene temor de Dios. Te va atacar de la forma que ni siquiera te imaginas para tratar de destruirte, no le importa conceptos, códigos morales, no le importa la Palabra, no le importa nada. Lo que le importa es destruirte, volverte a Egipto y que no tomes tu tierra de Canaán.

Amalec saliendo a atacarnos en nuestro camino

Juan 14:6 “Jesús le dijo: Yo soy el camino, la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”

Cuando me ataca en mi camino, yo le digo: Un momentito, yo no estoy en mi camino, yo estoy en el camino. ¿Quién es el camino? Cristo. Si estás en el camino, quien te va a defender y no va a permitir que Amalec te ataque es Cristo.

Amalec saliendo a desbaratar en la retaguardia a los débiles

Amalec sale a desbaratar a los débiles, a los que están en la retaguardia, a la gente que no se compromete, a la gente que siempre está atrás.  ¿Saben por qué se ponen atrás los débiles? porque a la hora que estuviera recia la batalla, ¿quién puede huír, el que está peleando al frente o el que está atrás? el que está detrás.

Cuando salieron a pelear los de la tribu de Dan estaban atrás y salieron huyendo. Y con todo respeto, algunos creen que Judas era de la tribu de Dan, porque a la hora que el Señor llegó al Getsemaní y llamó a tres a orar y los otros nueve sentados y Judas se fue. ¿De dónde salen los Judas, de los que están orando con Cristo (Pedro, Juan y Jacobo) o de los que están sentados?

Sale a la retaguardia, pero a la hora de ir muchos siempre van a ir unos delante y otros detrás;  sí, pero en un mismo espíritu. Dios dio una promesa cuando iban a tomar la tierra de Jericó.

Josué 6:13 “Y los siete sacerdotes, llevando las siete bocinas de cuerno de carnero, fueron delante del Arca de Jehová, andando siempre y tocando las bocinas; y los hombres armados iban delante de ellos, y la retaguardia iba tras el arca de Jehová, mientras las bocinas tocaban continuamente.”

La retaguardia iba tras el Arca de Jehová. Si el Arca va adelante no te importe ser parte de los de atrás porque al final no todos pueden ir adelante. Pero si tú vas detrás del Arca aunque estés atrás Jehová será tu escudo.

Salmo 3:3 “Mas tú, Jehová, eres escudo alrededor de mí; mi Gloria, y el que levanta mi cabeza.”

Esa es la clave que el Arca vaya con uno.

Amalec atacando cuando estamos cansados

Para los que nos cansamos en lo físico, Él da fuerza al cansado. Cuando estoy cansado es la oportunidad que Dios me dé fuerza.

Isaías 40:29-30 “El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen”

Entonces el Señor suma a mis ceros: cero fuerzas, cero ganas, cero deseos, y lo pongo a Él por número uno adelante, entonces todos mis ceros se convierten en algo valioso.

Isaías 40:31 “Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.”

El cansancio no es el problema. El problema es si no vamos al que tiene la solución y la solución se llama Cristo. Cuando estamos cansados y tenemos a Cristo, más fuertes somos.

El ataque de Amalec cuando estamos trabajados

Trabajado en la Biblia es fatigado, cargado en la Biblia es cuando estamos angustiados, abrumados con situaciones en tu casa, en tu familia, en tu trabajo, en la nación.

Mateo 11:28 “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.”

Lo primero es venir a Él. Yo no puedo ir si no he venido a Él. Si llevamos el mensaje cargados estamos llevando el mensaje de cargados, pero si venimos a Él cargados vamos a llevar el mensaje descargados.

Mateo 11:29 “Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;”

Para llevar el yugo de Cristo tengo que soltar el mío. Suelto el mío, agarro el de Cristo, y aprendo de Él. La mansedumbre y la humildad sólo se aprende cuando soltamos nuestro yugo y tomamos el de Él. Quiere decir que Dios permite muchas veces cansancio y estar cargados, para que vengamos a Él, tomemos Su yugo, para que aprendamos. Dios nunca va a permitir nada para despropósito.

Mateo 11:30  “Porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.”

Descanso para tu alma, el yugo es fácil y ligera Su carga. Los cinco ataques de Amalec se quitan estando en Cristo como nuestro camino, llevando Su yugo.

Amalec ataca sin tener temor de Dios

Josué 10:8 “Y Jehová dijo a Josué: No tengas temor de ellos; porque yo los entregado en tu mano, y ninguno de ellos prevalecerá delante de ti.”

Él te va a querer atacar sin temor de Dios, pero se vence a Amalec teniendo temor de Dios en nuestra vida, creyendo; porque el principio de la sabiduría es el temor de Jehová en nosotros.

Éxodo 17:15 “Y Moisés edificó un altar, y llamó su nombre Jehová-nisi;”

Jehová nisi= el Señor es mi bandera.

Hay gente que agarra banderas de diferentes colores, pero agarremos la bandera del que ya venció, se llama Cristo.

Éxodo 17:16 “Y dijo: Por cuanto la mano de Amalec se levantó contra el Trono de Jehová, Jehová tendrá guerra con Amalec de generación en generación.”

El Trono de Jehová nos habla de cinco cosas: Autoridad, soberanía, adoración, poder y eternidad.

Usted le va a pedir a Dios y va a ver si en su vida hay ese ataque y lo va a vencer en Cristo Jesús.

Dios es soberano para llevarse en el momento que Él decida una persona que Él la creó y la mandó a esta tierra. Eso se llama soberanía. Hay personas que en lugar de darle gracias a Dios por el tiempo que dejó esa persona, empezamos a cuestionar. ¿Por qué cuestionas la soberanía de Dios? Dale gracias por lo que te ha dado.

Dios tiene poder para hacer, para transformar mi familia, reconstruir mi casa, sanar. Eso no lo puedo hacer yo, puedo hacer todo menos eso, Dios tiene todo poder. Creer que ya somos todo, eso es lo que arruina al hombre. Yo dependo del que comenzó la obra, Él la va a perfeccionar.

Amalec te puede estar atacando en tu eternidad, te está queriendo hacer que valga más el momento que la eternidad.

Amalec está atacando el Trono de Dios, tu adoración, que no lo adores, pero que curioso que la gente que lo adoró era porque reconocía que era El Rey. Adóralo, póstrate, adóralo. Él es Rey, y cuando tú lo adoras porque Él es Rey, Él va a extender Su centro y no te va a decir Te voy a dar la mitad, te dirá te lo voy a dar todo, porque todo lo que pidiereis al Padre en Mi nombre os será hecho.

¿Qué vas a hacer con el mensaje? ¿Vas a dejar que Amalec te ataque? No, hoy nos vamos a levantar contra todo ataque de Amalec, contra todo lo que te ataca a ti qué has estado en la retaguardia, pasa al frente, no eres de la retaguardia, hoy Dios te fortalece.

Cuando le creemos a Dios, las cosas materiales no son nada, más grande es nuestro Dios, pero se requiere ser humilde para pasar. Hoy Dios va a cambiar tu debilidad en fortaleza. Cuando todas las razones te digan no adores, adora a Dios y verás que va a pasar.  Levanta tus manos y dile: Gracias Señor.

Apóstol Fernando Ortiz