page-header

LA DIVISIÓN DESTRUYE

DABAR DE DIOS

“Si los habitantes de un país se pelean entre ellos, el país se destruirá. Si los miembros de una familia se pelean entre sí, la familia también se destruirá.”

Lucas 11:17 (TLA)

Esta gran verdad es conocida por Satanás y por ello él busca por todos los medios causar división dentro de las familias, y uno de sus instrumentos favoritos para esto son las discusiones, las cuales muchas veces empiezan por pequeñeces, pero las dejamos crecer al querer defender nuestra posición o nuestros derechos, dejándonos envolver en el conflicto. La Palabra dice que cuando nos airamos podemos dar paso al pecado y a la vez, lugar al diablo; por el contrario, si cedemos, Cristo tendrá la victoria. El enemigo vino a destruir, él busca robarnos el plan original de Dios para la familia y destruir su unidad. Por eso Jesús oró, rogó al Padre por unidad para nosotros (Juan 17:21). Satanás sabe que en la unidad hay bendición, hay poder. Por eso debemos cada día orar juntos, buscando fortalecernos y poder vencer las artimañas del enemigo, recordemos que la Palabra nos dice que nuestra lucha no es contra carne ni sangre, necesitamos tener discernimiento, para no permitir que el enemigo nos utilice en sus planes. Mientras Jesús busca la unidad, el enemigo lucha por dividirnos. La próxima vez que algo nos moleste en nuestra familia, recordemos  esta gran verdad y presentémonos primero ante Dios, pidamos Su dirección y sabiduría para que lo que digamos y hagamos edifique nuestro hogar, en lugar de resquebrajarlo. La buena noticia es que somos parte del equipo vencedor, por lo tanto, cada prueba debe unirnos en lugar de dividirnos.

Oración

Señor, no quiero ceder terreno al enemigo, ayúdame a ser un pacificador y no un generador de conflictos.  Necesito de Tu sabiduría para poder cultivar la unidad en la familia que me has regalado. Gracias mi Señor, por ese hermoso regalo de incalculable valor. Gracias, porque no lo merezco y me lo has dado. ¡Gracias por TODA mi familia, amén!