page-header

JACTANCIA

DABAR DE DIOS

“¿Has visto hombre sabio en su propia opinión? Más esperanza hay del necio que de él.”

Proverbios 26:12 (RVR60)

Proverbios 27:1: “No hagas alarde del día de mañana, ya que ni siquiera sabes lo que traerá el mañana, Nunca te alabes a ti mismo, deja que otros lo hagan” (PDT).

Pudiéramos decir que la jactancia consiste en una forma de hablar que nos auto promueva, sin embargo, hay ocasiones en las que podemos auto promovernos sin utilizar una sola palabra, por ejemplo, con las marcas o modelos de bienes que una persona adquiere, autos, ropa, accesorios, etc., buscando dar a conocer su éxito personal. Realmente la jactancia es el síntoma de un problema profundo del corazón llamado arrogancia, condición que busca la atención. Esta autoexaltación afrenta a Dios (Proverbios 6:16, 17) y nos recuerda a uno que cayó del cielo por querer ocupar un lugar, no igual, sino superior al trono de Dios. Este es un buen tiempo para examinar nuestras actitudes y buscar si hay arrogancia o altivez en nosotros, arrepentirnos y rogar por un espíritu humilde, que es el carácter de Jesús. Pidamos al Espíritu Santo que saque a la luz esta actitud de querer ser el centro en todo, de querer sobresalir, para reconocerlo y renunciar a ello, de lo contrario seremos humillados por el Señor mismo.

Oración

Padre Amado, escudriña hoy mi corazón y muéstrame si hay en el arrogancia o autoexaltación. Porque hoy quiero limpiar mi corazón de TODO lo que no sea agradable a Ti, y por eso Te pido, Espíritu Santo de Dios que me muestres esa actitud, y cualquier otra, que quiera impedir que sólo brilles Tú, pues no quiero que mi ego ocupe el lugar que sólo a Ti Te pertenece. Tú eres el centro de todo, y Tuya es toda la gloria y la honra, por los siglos de los siglos, ¡amén!

Últimos Dábar