page-header

HUMILDAD

DABAR DE DIOS

“Yo soy la rosa de Sarón, Y el lirio de los valles.”

Cantares 2:1 (RVR60)

En esta porción es la amada quien está hablando, y ella está comparándose con dos flores comunes que se dan en Israel, la rosa de Sarón y el lirio de los valles. Estas flores se caracterizan por tener un aroma delicioso, sin embargo el énfasis se hace en que ella está en medio de muchas flores iguales y comunes. Es por esto que podemos ver en estas palabras el concepto que tenía la sulamita de sí misma, una mujer que no se consideraba especial ni sobresaliente, evidenciando humildad, y es que no debemos tener un mayor concepto de nosotros mismos (Romanos 12:3).

Es importante tener un auto concepto humilde, apegado a la realidad, reconociendo que tenemos fallas, debilidades, pero también fortalezas, dones y talentos. Sin embargo, debemos recordar que ningún don es realmente nuestro, todo proviene de Dios y nos es dado para Su gloria. Pidamos al Señor que nos ayude a mantenernos con una actitud humilde y enseñable siempre.

Oración

Mi Jesús, Tú dijiste que aprendiéramos a ser mansos y humildes de corazón y eso Te pido hoy, que me ayudes a aprender de Tí estas virtudes que Te reflejan, para evidenciarte en los diferentes ambientes en los que me muevo.  No permitas que crea que tengo un mayor valor del que realmente tengo, en el Nombre de Jesús, ¡amén!

Últimos Dábar