page-header

HEREDAD AGRADABLE

DABAR DE DIOS

“La tierra que me has dado es agradable; ¡qué maravillosa herencia!“

Salmo 16:6 (NTV)

¿Cuántas bendiciones hemos recibido de Dios? Podríamos hacer una lista larguísima de las dádivas que Dios nos ha dado, sin embargo, ¿cuántas veces en lugar de dar gracias nos quejamos? Aprovechemos hoy para dejar de ver lo que otros tienen y que en ocasiones creemos que es mejor que lo que Dios nos ha dado, y demos gracias, pero sobre todo, ¡veámoslo como nuestra heredad AGRADABLE! ¡Qué hermosa es la heredad que Dios nos ha dado! Es hermosa la familia con la que nos ha rodeado, los amigos que nos ha dado, los vecinos y compañeros de trabajo. Gracias Señor por el trabajo donde nos has puesto, es un lugar maravilloso, Tú estás moldeando nuestro carácter para que se asemeje al Tuyo, nos afirmas y vas haciendo fuerte en Ti. Gracias por el lugar donde vivimos, es hermoso, allí estás Tú y donde Tú estás todo es hermoso. Gracias por el país donde nacimos y donde vivimos, pues es aquí donde quieres que demos a conocer Tu nombre, ¡precioso Nombre! Gracias por la congregación a la que nos has llevado, por nuestros pastores hermosos, por sus familias que son de bendición… ¡Cuántos regalos hermosos Señor!…

Oración

Señor, quiero recordar esta hermosa porción de Tu Palabra cada vez que venga desánimo a mi vida o quiera tener algo que le has dado a otros y comience a menospreciar lo mío. Solo quiero mantener un corazón agradecido, porque has escogido para mí lo mejor, aunque a veces no lo vea de ese modo, por eso ¡quiero ver a través de Tus ojos! En el Nombre de Jesús, ¡amén!

Últimos Dábar