page-header

GENERACIÓN INTOLERANTE

DABAR DE DIOS

“Hay generación que maldice a su padre Y a su madre no bendice.”
Proverbios 30:11  (RV60)

Notemos cómo el autor describe una generación, la cual cumple mucho de lo que vemos hoy en la generación que va subiendo. Una generación poco agradecida, exigente, altiva y sobre todo, mal habituada a ser servida  y a servir muy poco, centrados en sí mismos y en auto complacerse. Vemos jóvenes que se quejan de todo, pareciera que nada bueno hay en sus vidas y tienen poco manejo de la frustración, por lo que cuando se enfrentan a los conflictos y situaciones de presión en la vida real, no saben manejarlas y muchos terminan en suicidio, escapando, maltratando o asesinando, pues no han aprendido a tolerar, a manejar las diferencias, a ser pacientes, a ver en su prójimo la imagen de Cristo y aprender a amarle. Todo esto es confirmado por las estadísticas donde el estrés ha aumentado en los jóvenes, así como la depresión, la ansiedad, la violencia, el suicidio y el homicidio. El versículo 12 resalta el hecho de creerse limpios cuando no se han limpiado, a su juicio todo lo que hacen está bien, y quienes les corrigen o intentan hacerlo están mal, pero lo más terrible es que los compara con sanguijuelas, ¿qué quiere decir esto? Son una generación que solo piensan en ellos mismos, piden y piden para sus propios placeres. ¿Qué hacer? Orar para que el Señor abra los ojos espirituales de cada uno de ellos, pedir gracia para nosotros poder compartirles con denuedo la Palabra y que ella penetre, limpie y restaure sus almas, para que puedan obedecer los preceptos bíblicos y morir al yo para ser humildes. Que no demanden todo para ellos, sino que por el contrario, se den al servicio de los demás. Y finalmente, modelarles el carácter de Cristo, no solo hablarles de Cristo, sino evidenciarlo a través de nuestras vidas.

Oración

Amado Dios, como está escrito, estamos viviendo en un mundo indolente y egoísta. Y nuestros jóvenes son los más influenciados por estos males. Señor, Te ruego que tomes el control de esta generación y declaro que esta generación Te pertenece. Ayúdame a ser ejemplo Tuyo a cada uno de ellos, a mostrarles Tu amor y misericordia, de tal manera que ellos puedan refugiarse en Ti y allí encontrar la paz y la identidad que tanto buscan equivocadamente en las banalidades de este mundo. Abre sus ojos espirituales para que puedan verte y puedan ver las maravillosas promesas que tienen en Ti. Te lo ruego Amado Padre en el Nombre de Jesús, ¡amén!

Últimos Dábar