page-header

FORJADOS POR ÉL

DABAR DE DIOS

«Bienaventurado el hombre a quien tú, JAH, corriges, Y en tu ley lo instruyes, Para hacerle descansar en los días de aflicción, En tanto que para el impío se cava el hoyo.  Porque no abandonará Jehová a su pueblo, Ni desamparará su heredad.»

Salmo 94:12-14 (RV60)

La corrección divina es una muestra de Su infinito amor, por lo que debemos sentirnos amados cuando somos disciplinados por nuestro Padre, quien trabaja constantemente en forjar la imagen de Su Hijo en cada uno de nosotros, a través de Su poderosa PALABRA y de Su Espíritu Santo. Dios comenzó una obra en nuestras vidas cuando Nacimos de Nuevo, al recibirlo en nuestro corazón y no la abandonará hasta que sea completada (Filipenses 1:6). ¡Qué  bendición ser instruidos por Él!

Oración

Papito hermoso, no dejes de trabajar en mi vida, no importa cuánto duela si al final es forjado el carácter de mi Amado Señor en mí. Gracias por no abandonar Tu obra en mi vida y perseverar hasta que alcance la estatura del varón perfecto.  ¡Amén!