Porque me han rodeado males sin número; Me han alcanzado mis maldades, y no puedo levantar la vista. Se han aumentado más que los cabellos de mi cabeza, y mi corazón me falla. Quieras, oh Jehová, librarme; Jehová, apresúrate a socorrerme.

SALMO 40:12-13

La mayoría de las personas nos creemos merecedoras del favor y la ayuda de Dios; sin embargo, esta clase de pensamiento no es la que produce una actitud de gratitud y agradecimiento. Si nosotros pensamos que merecemos la ayuda de Dios estamos hablando de recompensa en lugar de la gracia de Dios. Recordemos siempre que cuando nos sentimos frustrados muchas veces es debido a que hacemos las cosas en nuestras propias fuerzas, olvidando que es necesario recurrir a la gracia de Dios y permitir que Él obre a través nuestro. Oremos cada día rindiendo nuestra falta de humildad y permitámosle a Dios suplir nuestras necesidades, obrando a Su manera y en Su tiempo. Recordemos que todo lo recibido ha sido por Gracia de Dios!

Oración

Gracias Señor por ayudarme en cada situación aunque no lo merezca, gracias por Tu gracia inmerecida y Tus misericordias nuevas cada mañana mi Señor, amén!