page-header

EN TÍ ESPERAMOS

DABAR DE DIOS

“Por amor de tu nombre no nos deseches, ni deshonres tu glorioso trono; acuérdate, no invalides tu pacto con nosotros… En ti, pues, esperamos, pues tú hiciste todas estas cosas.”

Jeremías 14:21-22 (RVR60)

A pesar de que Dios le había pedido a Jeremías que no orara por Su pueblo, él los amaba tanto y le causaba tanto dolor ver la condición en la que se encontraban, que no pudo evitar hacerlo. En el versículo 21 podemos notar que el profeta ora con un enfoque diferente y apela en ese momento al Nombre de Dios, la base de su petición es ahora el gobierno y la autoridad de Dios, y finalmente recuerda el pacto de Dios con ellos. Jeremías no pide la ayuda de Dios basado en quiénes son ellos ni en sus obras, ni en méritos, sino en quién es Dios y lo que Él ha hecho por ellos. Jeremías tenía una relación íntima con Dios y le recuerda que sabe que Él es el Todopoderoso, único, verdadero y por eso puede terminar diciendo, en Tí esperamos”, confiadamente. Podemos ver el corazón humilde del profeta que se rinde ante Él y decide esperar con paciencia y confianza.

Muchas veces la disciplina y juicio de Dios parecen severos, sin embargo, es una corrección por amor de parte de Dios para nosotros, es una obra que evidencia Su misericordia.

Si en este momento estamos experimentando o enfrentando una situación muy dolorosa, algo que pareciera no tener salida, al igual que Jeremías, espera en el Señor, sabiendo que te ama y que Él es bueno. No te impacientes si al principio no ves la respuesta de Dios y pareciera que las puertas del cielo están cerradas, sigue esperando en el Señor, Él es fiel y lo que dijo lo cumplirá.

Oración

Papito del cielo, Tú eres Dios único, soberano, verdadero, todopoderoso. Gracias por amarme a pesar de mí, por cuidarme y abrazarme cada día Papito, por no abandonarme en ningún momento. Como el salmista, digo, ¿de dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Tí, que creaste los cielos y la Tierra (Salmo 121: 1-3). Gracias mi Dios por ser mi Refugio en todo tiempo, en Tí he puesto mi confianza, en Tí espero, en el Nombre de Jesús, ¡amén!

Últimos Dábar