page-header

EN POS DE LA SANTIDAD

DABAR DE DIOS

«Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor».

Hebreos 12:14 (RVR60)

Dios es santo y espera de nosotros santidad, no que seamos perfectos, sino que caminemos en pos de ella, que la anhelemos, que la sigamos, pues desde que creímos en Él y le aceptamos como nuestro Señor comenzamos un nuevo caminar que debe cada día alejarnos de nuestra antigua manera de vivir, acercándonos a una vida nueva y alejada cada vez más del pecado. Seguir la santidad es tratar de seguir Sus huellas, Sus enseñanzas, Su modelo de vida. Es dejarnos limpiar y transformar por el poder de Su Palabra hecha vida en nosotros, cambiando nuestra manera de pensar y actuar. Es buscar vivir de manera que Él se agrade de nosotros, esto nos permitirá acercarnos  a Él y esto a su vez nos santificará más. Entre más limpios, más podremos acercarnos a Él. Todo esto implica consagración, compromiso, ¡amarle cada vez más!

Oración

Señor, ¡cuán grande es Tu santidad! Quiero vivir en santidad y guardarme para Ti, caminando por Tus sendas de justicia. Límpiame, renuévame.  Al igual que David, anhelo poder contemplar Tu hermosura y santidad,  para vivir en intimidad contigo por siempre, ¡amén!