page-header

EL VALOR DE UN NOMBRE

DABAR DE DIOS

“Es mejor ser respetado que ser rico, porque el buen nombre es más importante que el oro o la plata.”

Proverbios 22:1 (PDT)

Son muchos los creyentes que escuchamos decir que no les importa lo que otros digan o piensen de ellos, y aunque es verdad que lo más valioso es la opinión que Dios tiene de nosotros, también es verdad que Dios considera valiosa nuestra reputación, pues cuando hablan de nosotros, hablan de Él. Al Señor le interesa nuestro buen testimonio, que lo que hagamos coincida con lo que decimos y somos. Cuidar nuestra imagen no debe ser una obsesión, pero sí debe ser parte de nuestra misión, al entender que ya no vivimos nosotros, sino Cristo a través nuestro. No debemos olvidar que podemos ser la única fotografía de Cristo que otros vean. Así que deberíamos preguntarnos si realmente los demás pueden ver a Cristo en nuestro caminar diario, o no, pues somos nosotros los que evidenciamos a Jesucristo a otros, somos Sus Embajadores. Es por este motivo que debemos valorar y trabajar por una imagen que realmente muestre que Cristo mora en nosotros, eso es de gran estima para el Señor. Cuidemos nuestro buen nombre más que las muchas riquezas, cuidemos nuestra buena fama más que la plata y el oro, cuidemos de representar bien a nuestro Dios. 

Oración

Amantísimo Padre del Cielo, quiero valorar y cuidar el buen nombre que proviene de Ti en mi vida, Tú me has dado valor y ahora quiero con mi obrar, mi hablar, mi trato con los demás, glorificarte. Que mis obras hablen de Ti a otros. Señor, antes que ocuparme de las riquezas, un trabajo y todo lo valioso en lo humano, quiero ocuparme de lo más valioso para la eternidad, un buen nombre que Te glorifique, ¡amén!

Últimos Dábar