page-header

EL QUE PIENSA HACER MAL

DABAR DE DIOS

 “El que hiciere hoyo caerá en él; y al que aportillare vallado, le morderá la serpiente.”

Eclesiastés 10:8 (RVR60)

Tengamos cuidado con las maquinaciones de nuestro corazón, con los pensamientos de venganza o de hacer mal a otros. Aquí se nos dice que quien hace un hoyo caerá en él, lo que trae a memoria otro texto de la Biblia que nos dice algo similar, el Salmo 7:15. Y es que el mal que pensamos hacer a otros, simplemente nos alcanzará y recibiremos las consecuencias de ello, como sucedió con Amán, quien en su orgullo y celos hacia el tío de Ester, mandó a construir una horca para Mardoqueo, con las intenciones de acabar con su vida allí. Sin embargo el mal que pensó hacerle se volvió hacia él y su familia, y el Rey dictaminó que Amán muriera en la horca que él mismo había hecho para Mardoqueo, y no solo él, toda su familia murió.  Todo esto fue producto de sus decisiones necias, Amán cavó su propia tumba, como se dice popularmente.

Debemos tener cuidado, pues la regla de oro nos enseña que tratemos a los demás como nos gustaría ser tratados (Mateo 7: 12), si queremos que nos traten bien, tratemos bien a los demás y esperemos pacientemente que lo que estamos sembrando con nuestras acciones y palabras traerá una recompensa. Revisemos qué estamos modelando, y que nuestras decisiones estén apegadas a lo que profesamos.

Oración

Amantísimo Padre, hoy te ruego para que el Espíritu Santo me revele las intenciones en cada decisión que tomo y me redarguya cuando esté oculto cualquier deseo de venganza o de hacerle daño a otro, desarraiga todo celo y orgullo que quieran llevarme a tomar decisiones que provoquen mal a otros, en el Nombre de Jesús, ¡amén!

Últimos Dábar