page-header

AFLICCIONES CON PROPÓSITO

DABAR DE DIOS

“Y llamó el nombre del segundo, Efraín; porque dijo: Dios me hizo fructificar en la tierra de mi aflicción.”

Génesis 41:52 (RVR60)

Muy probablemente a nadie le gusten los tiempos de aflicción, sin embargo, vemos que la vida de los grandes hombres de la Biblia tuvieron que pasar por este proceso. En este versículo Dios nos está dejando el ejemplo del patriarca José, quien pasó por varias pruebas, con un propósito y parte de ese propósito José lo expresó al darle nombre a su segundo hijo, Efraín, cuyo significado mostraba que José comenzaba a comprender el fin de las pruebas que Dios había permitido a su vida, crecimiento para fructificar. Una planta que no ha logrado su madurez no está lista para dar fruto, las pruebas ayudan al crecimiento y por ende, a fructificar.

¿Cómo miramos las aflicciones? ¿Nos desalientan o nos retan? Miremos la aflicción como el abono que necesitamos para llegar a dar fruto, Dios lo sabe y las usa, solo está de nosotros aprovecharlas.

Oración

Gracias Amado Padre, pues eres Dios de propósitos y permanecer en Ti en medio de la prueba, me hará fructificar a su tiempo.  Eres el labrador de mi vida, quien me cuida y abona para crecimiento. Tú me ayudas a fructificar en medio de la aflicción, en el Nombre de Jesús, ¡amén!

Últimos Dábar