page-header

EL PECADO NOS SEPARA DE DIOS

DABAR DE DIOS

«Con el temor de Jehová los hombres se apartan del mal».

Proverbios 16:6b (RVR60)

Dios anhela que nosotros le busquemos y deseemos acercarnos a Él. Cuando decidimos intimar con Él si nosotros damos un paso, Él dará dos pasos (Santiago 4:8). Él mantiene Sus brazos abiertos esperando que nos acerquemos, pero muchas veces el pecado nos separa (Romanos 3:23). El pecado no solo obstaculiza el que podamos estar con Dios, sino que también es destructivo. Por esto, la santidad tiene relación con nuestra actitud hacia el pecado. Algunas personas no cometen la acción, pero pecan en su pensamiento, ellas quieren cometer el pecado, lo idean y hasta pueden saborearlo, pero no lo materializan y Jesús habló de esto (Mateo 5:27-28). Estas personas evitan el pecado por sus consecuencias, no por Temor a Dios. Dios quiere que evitemos el pecado porque al igual que Él, lo odiamos, porque tenemos temor de Jehová. Solo el Temor de Jehová en nuestra vida nos llevará a vivir en Santidad y a tener intimidad con Él (Salmo 25:14). La santidad nos habla de relación íntima con Dios, nadie puede verle sin santidad, nadie puede acercarse si está impuro, pues Su naturaleza santa no admite pecado.

Oración

Señor, cada día quiero vivirlo de tal manera que me acerque más a Tí. Papito hermoso, pon en mí, espíritu de Temor de Jehová para aborrecer al igual que Tú el pecado y apartarme de él. Que me agrade y me apasione lo que a Ti te apasiona y odie lo que Tú odias. ¡Amén!