page-header

¡ÉL NO CAMBIA!

DABAR DE DIOS

“Desde el principio tú fundaste la tierra, Y los cielos son obra de tus manos. Ellos perecerán, mas tú permanecerás; Y todos ellos como una vestidura se envejecerán; Como un vestido los mudarás, y serán mudados; Pero tú eres el mismo, Y tus años no se acabarán.”

Salmo 102:25-27 (RVR60)

Dios es Dios Eterno, ¡Él no cambia! Su creación cambia y envejece, en contraste con Él, quien permanece igual. ¡Él es quien fue, quien es y quien será por siempre! Cuando miramos los cielos, podemos ver Su poder y grandeza, y ver nuestra pequeñez en medio de Su maravillosa creación. Aun siendo tan grande y maravilloso, y nosotros tan pequeños e insignificantes, Dios nos ama de tal manera que no escatimó en enviar a Su Hijo Amado para salvarnos. Dios se ocupa de nosotros, Él no brinda rescate por las grandes y poderosas estrellas, ni por galaxias, hoyos negros o  cometas, lo hace por ti y por mí. Él nos regala salvación a través de Cristo por gracia, esta verdad, al Igual que Él, es eterna, no cambia, no importa cuán grande sea nuestro pecado, Su Dádiva está disponible para rescatarnos siempre y no cambia. Demos gracias a Dios por Su inalterable amor que nos transforma y da vida nueva, eterna y abundante.

Oración

Amado Padre, gracias por crearme, por permanecer eternamente, porque no cambias y nos ofreces Salvación a través de Tu Hijo por siempre. Gracias por mirarme, a pesar de mi pequeñez, por transformar mi vida a través de Tu amor y hacerme valioso en Cristo, para la gloria de Tu Nombre, ¡amén!

Últimos Dábar