Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.

MATEO 23:12

Se escucha mucho sobre el complejo de inferioridad, pero poco sobre el de superioridad, el cual está asociado con el orgullo. Este problema hizo caer a muchos en la Biblia y aún hoy día siguen cayendo. El primero fue Satanás o Luzbel, quien osó querer ser superior a Dios y por ello fue echado del cielo y cayó a tierra, siendo humillado. Fue el orgullo lo que llevó al rey Saúl a una muerte vergonzosa y prematura. Fue el orgullo lo que casi hace perder a Naamán la experiencia de ser sanado por Dios, entre muchos ejemplos que la Biblia nos dejó.
Por otra parte, el mayor ejemplo de humillación nos es dado por Cristo, quien voluntariamente se entregó para morir en una cruz como si fuera un vil pecador, todo para proporcionarnos salvación. Es por ese acto, que hoy al reconocer Su sacrificio y nuestra condición de pecado, arrepentirnos y pedir perdón, recibimos salvación por Su gracia…pero es necesario que nos humillemos… El orgullo nos aleja de la cruz y de Dios, la Biblia dice que Dios mira de lejos al orgulloso. La salvación implica humildad, un reconocimiento de nuestra condición de pecado y de la necesidad de la Sangre de Cristo.

Oración

Señor te pido perdón por cada pensamiento y acto de orgullo en mi vida, ayúdame a ser humilde en todo tiempo y seguir Tu maravilloso ejemplo, cultivando la humildad día a día, en el nombre de Jesús, amén!