page-header

DIOS: EL DUEÑO DE TODAS LAS COSAS

DABAR DE DIOS

«Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén».

Romanos 11:36 (RVR60)

Muchas veces nos preocupamos sin necesidad, pues olvidamos quien es el dueño de TODAS las cosas, y eso incluye nuestras vidas. Ocúpate de ser un fiel administrador de todo lo que Él te ha dado, que Él se ocupará de suplir tus necesidades. Alabemos al Señor por todo lo que nos ha provisto, en especial por la salvación y vida eterna. Enumera las bendiciones que hoy has recibido y dale la gloria. Fuimos creados por Él y para Él, ¡para darle gloria siempre, a través de todo lo que hagamos, sintamos y pensemos! Él nos creó para alabarle y adorarle, cuando no damos alabanza al único que es digno de recibirla, nuestra alabanza y adoración serán dadas a otro (Romanos 1:21-23). Hoy es tiempo de reflexionar y darnos cuenta quién es el motivo de nuestra alabanza y adoración, si no es Dios, arrepintámonos y volvámonos a Él de todo corazón.

Oración

Amado Señor, gracias por crearme y hacerlo con propósito, para darte gloria cada día de mi vida, pues en Ti tengo todo lo que necesito. Tú eres el motivo de mi alabanza y adoración. Mi corazón se rinde ante Ti, oh Señor, mi Amado, Mi Rey ¡Te adoro! ¡Amén!

Últimos Dábar