page-header

Decisiones Cruciales en mi Vida: Yo y mi casa después de la cuarentena, ¿qué…?

PRÉDICAS

¿Te has hecho la pregunta? Nos llegó esto de la pandemia. Nadie lo estaba esperando ni  estaba preparado; sin embargo, la Biblia lo dejaba ver que es principio de dolores y cada vez más fuertes, porque esto está preparando a una iglesia para irse, pero también es la última oportunidad para un mundo antes de que venga Jesús. 

La iglesia de Cristo tenemos que arreglarnos, porque lo que viene no es fácil. Si esto es principio de dolores, ¿cómo serán los dolores de la mujer encinta? Esos son los siete años de tribulación que Jesús mismo dijo, tribulación cual el mundo nunca ha visto; pero yo no vengo a hablarte de eso, vengo a hablarte de un Dios de amor que dice que no nos puso para ira, sino para alcanzar salvación por medio de Jesucristo.

Es que ahora está el mensaje de amor, que salva, que perdona, que nos edifica, por eso tenemos que oírlo, pero no desde el punto de vista humano, sino con una visión celestial, porque todo esto nos prepara para el cielo. 

Me gusta lo que dijo Watchman Nee: “Nuestra meta no es el cielo, nuestro origen es el cielo”; porque Dios bendijo nuestro espíritu en Cristo Jesús antes de los tiempos eternos, en los lugares celestiales. Dice el apóstol Pablo que sabemos que si esta morada terrestre se deshiciere, tenemos allá una morada celestial no hecha de manos de hombre, sino hecha por Dios. Así que gracias Señor porque tenemos en Cristo esta vida eterna.

Es importante que tú y yo entendamos que Job tuvo una cuarentena. Pero fíjate que al principio comenzó bien, pero cuando le dieron todos esos informes de que perdió todo hasta sus hijos, la mujer lo oyó, se contaminó con el virus de afuera, del diablo, y comenzó a toserle en la cara a Job, pero Job al principio no le atribuyó despropósito a Dios, sino que adoró, y le dijo a su mujer: Como mujer tonta, como mujer fatua has hablado, ¿qué pues, recibiremos de Dios solamente el bien y no también el mal?.

Adoró y no atribuyó despropósito, pero después de siete días callado, dejó entrar al virus. La mujer le dijo: Maldice a Dios, fue el virus de la maldición, y entonces comenzó Job: Maldito el día que nací, maldito el día que se dijo varón nació, maldito. ¡Cuidado! una cosa es como comenzamos y otra cómo vamos a terminar, pero al final Job entendió que su Redentor vive, y al final él vio a Jesús levantándose del polvo y tomó la victoria de Cristo que murió, resucitó y está vivo. Fue cuando fue libre y pudo alcanzar el nivel que tú has estado escuchando en estas prédicas.

Tomó una decisión crucial, dijo no me puedo quedar aquí, yo sé que mi Redentor vive. Todo eso tenía un propósito. Decisión crucial viene de cruz, de muerte o vida, no hay puntos medios. Por eso Dios manda el mensaje directo: He puesto delante de ti la vida o la muerte, elige. Esa es la decisión crucial, pero cómo terminaremos esto, ¿después de esto qué? porque ya hemos visto que al final Job venció, pero ahora la decisión crucial tiene que ir enfocada a otro punto: ¿qué vamos a hacer? Veamos los instructivos divinos.

LA FAMILIA DE NOÉ ANTES Y DURANTE LA CUARENTENA DENTRO DEL ARCA 

Mateo 24:37 “Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre.”

Jesús estableció parámetros, y dijo que como en los días de Noé y como en los días de Lot va a ser Su venida, entonces nosotros sabemos que ha habido principios de dolores, pero eso no es el fin. Esto es para prepararnos y llevarnos a un arrebatamiento. Después vienen siete años de gran tribulación por el mundo nunca visto, pero hay que ponerle atención a los días de Noé, hay más enseñanza en eso de que lo que no imaginamos, porque son las claves para Su iglesia que va a ser arrebatada. 

EL ARCA DE NOÉ Y LA VENIDA DE JESÚS

Mateo 24:38 “Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca,”

Está hablando de dos parámetros: Comiendo y bebiendo. Aunque muchos entienden que  quizás comiendo se refiere a canibalismo y bebiendo a vampirismo, personalmente prefiero ir a la Escritura y el mismo término que se utiliza en este versículo en Mateo, Pablo lo usa en este otro.

1 Corintios 15:32 “Si como hombre batallé en Efeso contra fieras, ¿qué me aprovecha? Si los muertos no resucitan, comamos y bebamos, porque mañana moriremos.”

Es, como si ustedes creen que no hay resurrección, entonces digamos comamos y bebamos que mañana moriremos, pero además ese término se usó en el Antiguo Testamento cuando Israel estaba rodeado por enemigos y no acudieron a Dios. Cada vez que eso sucedía Israel clamaba a Dios y Él los escuchaba, pero en esa ocasión ellos no se arrepintieron, sino al contrario, dijeron, comamos y bebamos al final nos vamos a morir.

No hubo arrepentimiento y eso es parte de lo que se está viendo ahora en el mundo. El mundo no se arrepiente de lo que ha hecho. Dios está permitiendo todo esto para que recapacitemos. Dice la Palabra: “Si mi pueblo se humillare”, pero aún dentro del pueblo de Dios hay gente que no se humilla.

Hay quienes dirán, ¿por qué yo tengo que pedirle perdón a Dios? no soy malo, soy bueno. Te digo: Ninguno hay bueno, sino sólo Dios (Lucas 18:19). Nosotros tenemos que arrepentirnos porque honestamente, miremos si le hemos dado el primer lugar a Dios en nuestras vidas.

El primer mandamiento es: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todas tus fuerzas, con toda tu alma. Entonces hagámonos estas preguntas: ¿Amo a Dios más que a todo?, ¿ocupa Dios el primer lugar en todas las áreas de mi vida o está en el segundo, tercero o no aparece en la lista? 

Con el amor de Dios tengo que amar a mi prójimo y a mi mismo, porque si me amo con mi propio amor eso es egolatría, eso es egocentrismo, eso es ser amador de sí mismo, eso no le agrada a Dios, pero con el amor de Dios debo aprender a amarme a mí mismo, pero sobre todo amarlo a Él por encima de todo y amar al prójimo como a mí mismo. En eso se cumple toda la ley de los profetas, entonces cuando no hay arrepentimiento es comiendo y bebiendo. Esa es la expresión a la luz de la escritura. 

Luego casándose y dándose en casamiento, es obvio que no es hombre con mujer; eso es hombre con hombre, mujer con mujer. Eso es lo que estamos viendo en la actualidad. 

Mateo 24:39 “Y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre.”

Nos está hablando que la gente no quiere entender. La Biblia dice los entendidos entenderán. Así que si tú eres de los entendidos, dile: Gracias Señor, yo soy de los entendidos. Proclama a los cuatro vientos y dile a tu casa, a la gente, por misericordia nosotros somos entendidos, porque la Biblia dice que los entendidos entenderán.

Este versículo nos dice lo que hizo Noé para salvar a su familia.

Hebreos 11:7 (PDT)  “Por la fe, Noé recibió una advertencia de Dios sobre algo que aún no se podía comprobar. Respetó la advertencia de Dios y construyó un barco muy grande para salvar a su familia. Con su fe, Noé demostró que el mundo estaba equivocado, y así recibió las bendiciones del que agrada a Dios.”

Qué hermoso que hay que construir bajo la dirección de Dios planes muy grandes, para que se salve no solamente nuestra vida sino nuestra familia, y esto es lo que dice con su fé. 

Para agradar a Dios se requiere fe, porque sin fe es imposible agradar a Dios. Hay que actuar, hay que hacer el plan para que nuestra familia se salve. Una cosa es que se salven, que entren al arca, ellos tuvieron una cuarentena dentro del arca a la fuerza, un tiempo la familia unida, pero antes del diluvio dónde andaría la familia, los hijos de Noé, todos divididos. El mundo había perdido la brújula, comían y bebían, o sea que la bebida, el alcoholismo, todo eso estaba a la orden del día.

Hay que tener cuidado porque también la Misericordia de Dios tiene un límite. Así que quédate en tu casa, y oremos por esa gente para que recapaciten. Damos gracias a Dios porque somos entendidos de Dios.

PORQUE LA TIERRA ESTÁ LLENA DE VIOLENCIA A CAUSA DE ELLOS

Génesis 6:13 “Dijo, pues, Dios a Noé: He decidido el fin de todo ser, porque la tierra está llena de violencia a causa de ellos; y he aquí que yo los destruiré con la tierra.”

Había violencia. Si tú sigues leyendo había corrupción y había maldad. Lo que imperó en el tiempo de Noé es lo mismo que ahora. Por eso Jesús dijo: Cuando ustedes vean eso, entiendan que es el tiempo final. La violencia cada día mayor, la maldad no digamos y la corrupción. El hombre se ha corrompido en todos los niveles. Vemos quizá hasta farmacéuticas corrompiendose, haciendo tanta cosa para dañar, para vender medicina. Hay de todo. No estoy diciendo que todos son iguales, pero hay muchas cosas que han sido manipuladas por el hombre para vender determinados productos.

Estamos viendo la maldad, la corrupción, la violencia y Jesús dijo que veríamos eso porque es Su venida, y hay dos etapas. Primero hay una venida secreta, esa es en el aire, primero los muertos en Cristo, luego los que vivimos seremos arrebatados para estar con el Señor en el aire.

La segunda venida, será después de los siete años de tribulación y eso es una venida visible, todo el mundo lo verá, toda lengua confesará que Jesús es el Señor, toda rodilla se va a doblar, hasta los más impíos, de los que están en los cielos, en la tierra y debajo de la tierra tendrán que reconocer que Jesucristo es el Señor, pero bienaventurado nosotros que lo hemos reconocido y doblamos las rodilla ahora; por eso es que nos toca por la Gracia de Dios, ser arrebatado, si eres parte de ese grupo. 

HAZTE UN ARCA DE MADERA DE GOFER

Génesis 6:14 “Hazte un arca de madera de gofer; harás aposentos en el arca, y la calafatearás con brea por dentro y por fuera.” 

Siempre tiene que haber madera en los planes de salvación, por eso llama la atención que aún cuando Jesús iba a morir tuvo que haber un madero. Cuando llevaban dos avecillas para limpiar al leproso, y echar siete rozamientos de sangre, una avecilla se mataba, pero luego la sangre de esa avecilla se le echaba a la viva, y se soltaba. Eso es la muerte y la resurrección de Jesús representado en esas dos aves. Lo tremendo era que decía que había que llevar madera de cedro. 

El arca del pacto era madera de gofer con oro por dentro y por fuera. Mostrándonos que siempre hay una parte humana y una parte divina. 

El arca de Noé tenía tres compartimientos, tenía ventana, tenía puerta. 

LA FAMILIA ENTRANDO EN EL ARCA CON DESORDEN

Génesis 6:18 “Mas estableceré mi pacto contigo, y entrarás en el arca tú, tus hijos, tu mujer, y las mujeres de tus hijos contigo.”

Pongamos atención a esto, porque una cosa es estar en la cuarentena, permanecer, salir de ella, pero después ¿qué? Esa es la pregunta. Dios le dice a Noé vas a entrar en el arca tú, recuerden que él venía de un mundo convulsionado y al entrar al arca no te están diciendo que te arregles, es lo contrario, entra al arca para arreglarte. En otras palabras, el arca representó el plan de salvación por la puerta, pero también tenía la ventana. La puerta es Cristo, entran, pero luego una cuarentena. 

Preste atención al orden. Vas a entrar tú, tus hijos, luego entra a tu mujer y después las mujeres de tus hijos contigo. El orden debería haber sido primero entras tú varón, luego entra tu esposa, luego entran tus hijos, y luego las esposas de ellos, pero como venían de un mundo convulsionado, no había un orden. 

Es igual que la tierra. La tierra quedó desordenada, vacía y en tinieblas, y Dios mandó al Espíritu Santo primero a aletear, y luego dijo sea la Luz para romper el desorden, para llenar el vacío con Su Gracia, pero también para que las tinieblas desaparecieran, porque ante la Luz Verdadera las tinieblas no prevalecen. Entonces vengo a decirte que entramos al arca, pero traemos un montón de desórdenes. Ahora tenemos que ir a buscar el orden de Dios en todas las áreas. Esta cuarentena Dios la está permitiendo para que nos arreglemos. 

Génesis 6:22  “Y lo hizo así Noé; hizo conforme a todo lo que Dios le mandó.”

Empezó el arca, entró su familia. 

ENTRA TÚ Y TODA TU CASA EN EL ARCA

Génesis 7:1 “Dijo luego Jehová a Noé: Entra tú y toda tu casa en el arca; porque a ti he visto justo delante de mí en esta generación.”

Noé por la fe hizo esto y entró él, sus hijos, su esposa, solo que en desorden, no tenían el orden de Dios, pero salvó su familia. Ya somos salvos, pero ahora tenemos que entrar al orden de Dios, tienen que desaparecer esos vacíos y esas tinieblas porque para eso el Espíritu Santo aletea y Dios dice sea la Luz, para que las tinieblas no prevalezcan ante la Luz Verdadera. 

Génesis 7:6-7 “Era Noé de seiscientos años cuando el diluvio de las aguas vino sobre la tierra. Y por causa de las aguas del diluvio entró Noé al arca, y con él sus hijos, su mujer, y las mujeres de sus hijos.”

Uno cuando viene a Cristo tienes desórdenes financieros, desórdenes alimenticios, desórdenes de prioridades, pero también desorden en el orden jerárquico de Dios, porque no pueden haber dos cabezas. Un cuerpo tiene que tener una cabeza que es Cristo. En el varón tiene que haber un orden y Dios lo dejó así, porque Dios entiende que es dentro del arca, dentro del plan de salvación, cuando ya estamos en Cristo que se establece ese orden.

Ahora tenemos que ver que Dios nos llamó y aún está permitiendo esta cuarentena para que hagamos un orden en nuestras finanzas, un orden alimenticio, un orden de establecer un horario, comida a determinada hora. La cuarentena no es para romper todos los órdenes establecidos, después a la hora de la hora, cuando queramos entrar de nuevo al ritmo vamos a estar dañados. Por eso te digo, ¿y después de la cuarentena qué?

Mira lo que la Biblia nos enseña.

LA FAMILIA DENTRO DEL ARCA

Génesis 7:12 “Y hubo lluvia sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches. En este mismo día entraron Noé, y Sem, Cam y Jafet hijos de Noé, la mujer de Noé, y las tres mujeres de sus hijos, con él en el arca.”

Ahí aparece la primera cuarentena, entraron en desorden.

Génesis 7:24 “Y prevalecieron las aguas sobre la tierra ciento cincuenta días.”

Llovió cuarenta días y cuarenta noches, pero en lo que bajaron las aguas fueron ciento cincuenta días, quiere decir que si sumamos todos los días son ciento noventa días en total. Estamos hablando de aproximadamente de seis meses y nos días. Esta cuarentena les duró más de seis meses.

 

Noé y su familia tuvieron los cuarenta días de lluvia y los ciento cincuenta días que el agua bajó, es decir, ciento noventa días para ordenar su casa.

Entraron desordenados. No sabemos cuántos días va a durar esta cuarentena, pero van a ser cuarenta o más. Esperemos que no, pero el tiempo que sea, cuarentena te habla de un momento en el cual tienes que estar obligado, guardado, metido bajo una orden, en este caso toque de queda. 

¿Qué vamos a hacer en esta cuarentena? Veamos qué desórdenes traemos, porque si traemos desorden en nuestras finanzas, en estos días podemos ordenarlos. Si tenemos un desorden que dejamos las luces encendidas, la llave abierta, agarrar orden. Además si en todos estos días que van de cuarentena como no ha llegado quien nos ayuda con la limpieza, la casa está un reguero que no se encuentra nada, Dios lo está permitiendo para que valoremos el trabajo de esa persona, pero también para que nos toque hacer algo a nosotros.

Todos tenemos que ser parte, Dios quiere que quitemos todo eso ya, todas esas ínfulas y todo aquello, y entendamos que nosotros lo podemos hacer. Este tema no les va a gustar a muchos, pero la respuesta que nos va a dar  Dios sí nos va a gustar. 

Génesis 8:6 “Sucedió que al cabo de cuarenta días abrió Noé la ventana del arca que había hecho”

¿No te llama la atención tantos cuarenta? Cuarenta otra vez porque es cuarentena.

Génesis 8:7 “Y envió un cuervo, el cual salió, y estuvo yendo y volviendo hasta que las aguas se secaron sobre la tierra.”

En otras palabras, abrió la ventana y tardó ciento cincuenta días el cuervo yendo y viniendo. La puerta representa a Jesucristo, que hay que entrar, pero la ventana representa donde miras las promesas, pero Dios quería que se abriera la ventana para dejar salir a la paloma que representa al Espíritu Santo, pero lo primero que sacó Noé fue el cuervo. Los cuervos comen carroña y los animales flotando del diluvio, inflados, pero los ojos es lo primero que se comen los cuervos de una víctima.

El cuervo representa la naturaleza antigua y la ventana es windows, todo lo que comunicamos, lo de afuera y dejando que el cuervo te traiga la contaminación, los correos, los chismes, las mentiras, las malas noticias, y todo aquello. Hay que tener cabeza en el cielo, pero hay que poner pies en la tierra y corazón en las personas. Ese corazón también en creerle a Dios porque al que cree todo le es posible. 

Génesis 8:8 “Envió también de sí una paloma, para ver si las aguas se habían retirado de sobre la faz de la tierra.”

A la hora de la hora ¿a quién estamos dejando salir en esta cuarentena cuando abren la ventana? Deja salir al cuervo para que entre y venga hasta el final corrompiendo, metiendo virus, tosiéndote en la cara y contaminándote a ti y a los tuyos. Cierra eso en el nombre de Jesús, y deja salir la paloma, figura del Espíritu Santo. 

Génesis 8:9 “Y no halló la paloma donde sentar la planta de su pie, y volvió a él al arca, porque las aguas estaban aún sobre la faz de toda la tierra. Entonces él extendió su mano, y tomándola, la hizo entrar consigo en el arca.”

Esa paloma representa el Espíritu Santo.

Génesis 8:10-11 “Esperó aún otros siete días, y volvió a enviar la paloma fuera del arca. Y la paloma volvió a él a la hora de la tarde; y he aquí que traía una hoja de olivo en el pico; y entendió Noé que las aguas se habían retirado de sobre la tierra.” 

El olivo representa a Cristo, es que Él fue el ungido donde el Espíritu Santo permaneció y por medio de Él somos nosotros, cuando Él murió y resucitó, bautizados con el Espíritu Santo con nosotros y sobre nosotros.

DIOS MANDÓ A SALIR A NOÉ Y A SU FAMILIA EN SU ORDEN

Génesis 8:15-16 “Entonces habló Dios a Noé, diciendo: Sal del arca tú, y tu mujer, y tus hijos, y las mujeres de tus hijos contigo.”,

 

Dios levantó la cuarentena. Se supone que en ciento noventa días tendrían que haber arreglado que Noé era la cabeza porque Dios lo había puesto, su mujer a la par de él y luego los hijos con sus esposas. 

Lo que había era un sándwich, había una separación de su familia. El Señor cuando habló y dijo que los días de Noé, no sólo te habla de depravación, también del espíritu que se mueve que divide a las familias. 

El esposo tiene que estar con su esposa, pero tienen alguien de sandwich, muchas veces a los hijos en medio. Luego los hijos tendrían que estar con sus esposas, los casados y tienen a la suegra en medio. No estamos en contra de la suegra, pero aunque viva en el hogar tiene que tener su orden. La esposa a la par de su esposo y los hijos unidos con sus esposas si están casados. 

Dios nos dice ten cuidado en los días como los de Noé donde la familia está dividida. Ahora entre una familia lo que está es un celular, no pueden verse a los ojos cuando están hablando. No puedes decir a tus hijos, mírame a los ojos, ven, vamos a hablar, pero gracias a Dios que está haciendo volver el corazón de los padres a los hijos y de los hijos a los padres.

Génesis 8:18  “Entonces salió Noé, y sus hijos, su mujer, y las mujeres de sus hijos con él.”

No le sirvió de nada la cuarentena. No pudo compenetrarse con su esposa ni los hijos con sus esposas. De familias unidas, de eso vengo a hablarte. Dios permite la cuarentena para que entremos en Su orden en muchas cosas, y no me refiero solamente al orden jerárquico. Me refiero a órdenes financieros, alimenticios, a orden en prioridades. 

Amar a Dios, amar Su palabra, entender que todo tiene su tiempo debajo del cielo. Hay tiempo de plantar y tiempo de cosechar, hay tiempo de sembrar, hay tiempo de recoger, hay tiempo de descansar y tiempo de trabajar, pero al no entender los tiempos hemos perdido los órdenes y Dios en estos días quiere poner orden.

 

Cuando salieron del arca, Noé levantó un altar. Ahí estaba su familia, al menos ahí hubo gratitud, pero habían cosas del tiempo antiguo, que comían y bebían. El mundo se había corrompido por el alcoholismo que había y entonces Noé entre las muchas cosas planta una viña, le dio uvas, hizo vino y se pegó una borrachera y volvió aquello antiguo, no le limpió la cuarentena, no le entregó esa área al Señor, quizás venía de familias alcohólicas, tal vez él de vez en cuando se había dado sus toques de eso, pero no rompió, entonces volvió y al final terminó borracho, tirado desnudo en una tienda, y su hijo Cam vio su desnudez y a saber qué pasó que Noé lo maldijo. 

¿De qué sirvió la cuarentena si no hubo un rendirle a Dios? y todo aquello resurgió y hubo maldiciones y mira todo lo que pasó en la familia, porque la cuarentena lo llevó a salvar a su familia, pero no solamente es salvarse, es que tenemos que romper todos los desórdenes, todo el vacío, todas las tinieblas que puedan haber porque el Espíritu Santo está llegando y está mandando Su Luz en nosotros. 

Tenemos que ver desórdenes en nuestra forma de hablar, tenemos que agarrar el orden de Dios en todas las áreas de nuestra vida y nuestra familia, en los negocios. Tenemos que hablar, tenemos que meditar y con tu familia puedes decir ¿después de esta cuarentena que? Todos necesitamos hacer ajustes y reajustes. No podemos seguir viviendo la vida loca o para algunos gastando y haciendo todo. Un momentito, ahora todos tenemos que valorar y ver cuál es el orden de Dios en las familias.

NUESTRA FAMILIA EN EL ORDEN DE DIOS 

1 Corintios 11:2 “Os alabo, hermanos, porque en todo os acordáis de mí, y retenéis las instrucciones tal como os las entregué.”

Estas eran las instrucciones para la iglesia del principio, el apóstol Pablo inspirado por el Espíritu Santo escribió esto.  

1 Corintios 11:3 “Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo.”

Todos los varones tenemos que tener una cabeza y nuestra cabeza tiene que ser Cristo. El varón debe ser el sacerdote de su casa, debe ser la cabeza de su casa si tiene a Cristo, porque como acostumbramos decir: Un varón sin cabeza es como un fósforo sin cabeza que al final de cuentas ¿de qué sirve un fósforo sin cabeza? De nada. Necesitamos una cabeza que se llama Cristo. Es el tiempo de buscar, de asumir tu orden. 

Es el tiempo de comenzar. Si antes era que a mi esposa yo la llevo a la iglesia y yo me voy a mi casa, ahora debe ser: Yo y mi casa serviremos a Jehová, pero ¿por qué yo y mi casa? si gramaticalmente lo correcto es mi casa y yo, es que la Biblia dice: Atráeme a mí y en pos de Ti correremos. Los primeros que tenemos que tomar la decisión, y estoy hablando con los varones, somos nosotros, porque si Cristo es nuestra cabeza nos va a saber dirigir y no vamos a perecer.

El varón es cabeza de la mujer, y aquí viene la parte difícil porque se acostumbra o matriarcado o machismo y esto no ni uno ni lo otro. Estamos hablando de orden de Dios, estamos hablando de sujeción por amor, no de sumisión. La mujer debe tener como cabeza al varón y hoy más que nunca mujer tienes que hacerte la pregunta: ¿tengo por cabeza a mi esposo? Me dirás que a mí me cuesta porque lo que pasa es que mi marido es…….

A la hora de una decisión crucial pregúntale a tu esposo qué dices tú y tu esposo te dirá. Quizás él no está de acuerdo y tú sí lo estás. Entonces en ese momento no es decirle yo sé más que tú de esto, es decirle: Yo creo esto y esto, por estas razones, pero tú eres la cabeza, orale al Señor, pídele dirección y lo que tú digas yo lo voy a hacer, porque al final tú eres cabeza y Dios te va a responsabilizar. 

Un varón sabio va a oír a una mujer sabia, que en ese momento no fue necia y se puso a pelear y vas a alcanzar la directriz de la cabeza del cielo si es la correcta. Cristo es la cabeza del varón, y el varón la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo. Porque hasta Cristo estableció un orden y tiene al Padre como cabeza.

 

Efesios 6:1 “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo.”

Los hijos tienen que obedecer a los padres. Se ha perdido el orden. Muchas veces los hijos son los que quieren mandar. 

Esta cuarentena es parte del preparativo para preparar un pueblo bien dispuesto para la venida de su Señor. Pero un pueblo no va a estar bien dispuesto en un desorden total, no respetando órdenes. Dios nos está dando la oportunidad de que le pidamos la gracia, porque la gracia es el combustible que viene del cielo para que hagamos lo que nunca jamás podríamos hacer en la tierra, pero con Su gracia lo podremos hacer para Su gloria.  

Habla de obediencia, habla de hijos obedeciendo. Eso es justo, honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa para que te vaya bien y tengas larga vida en esta tierra. Tenemos que agarrar eso, porque eso fue lo primero que había en la tierra. Dios la hizo bien, pero luego la rebelión de Luzbel la volvió desordenada, vacía y con tinieblas. Lo primero que tenemos que arreglar es el desorden en todo tipo: personales, familiares, financieros. Vamos a entrar al orden, no digas que no tienes tiempo, porque ahora tenemos tiempo, no mates el tiempo, aprovéchalo. Te hago un verdadero desafío: Apréndete porciones de la Biblia de memoria.

Por más grande que haya sido nuestro pecado, la Misericordia de Dios es más grande, Su Gracia y Su Perdón. En ignorancia pudimos haber odiado a nuestros padres y tener deseos de que se murieran, pero al llegar a Cristo tenemos que honrar a nuestros padres, darles el lugar que les corresponde, no el que el diablo les quitó por la bebida o lo que hayan hecho. Ahora conocemos la Verdad y la Verdad nos hace libres y la Verdad se llama Jesús. 

Nosotros no escogemos a nuestros padres, ni los padres escogen a sus hijos. Dios escoge a los padres para los hijos, y a los hijos para los padres. Debemos honrar, valorar, respetar a nuestros padres para que nos vaya bien en lo económico, en lo anímico y en lo espiritual. 

Es larga vida en esta tierra. Cada vez los jóvenes se están muriendo porque la Biblia te habla del principio de honra que es para tener larga vida y larga vida no solamente son años, se refiere a deleite. Porque qué hermoso es que uno pueda llegar con años y decir ahora son mis mejores años. El principio de honra, esto es el orden, pregúntate: ¿Estoy honrando a mis padres?, ¿los obedezco?, ¿estoy cumpliendo mi rol en la casa en esta cuarentena?, ¿los estoy ayudando a limpiar o al contrario a ensuciar más? Dios quitó la trabajadora para que nosotros la valoremos y hagamos un trabajo en equipo. 

Efesios 6:4 “Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.”

Eso es orden de Dios. 

Y DIJO SEA LA LUZ Y FUE LA LUZ

Génesis 1:1-3 “En el principio creó Dios los cielos y la tierra. 2 Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. 3 Y dijo Dios: Sea la Luz; y fue la Luz.”

Dios no crea nada desordenado ni vacío. Nuestro Dios es de orden y de propósito. Decir que Dios creó la Tierra desordenada y vacía es antibíblico, lo que pasó es que la creó buena, pero la rebelión de Luzbel la dejó desordenada y Dios mandó al Espíritu Santo y a Su Hijo para trasformar y establecer los principios que vamos a ir ahora:

-La tierra estaba desordenada.

-La tierra estaba vacía.

-La tierra estaba con tinieblas sobre la faz del abismo.

Habían tres cosas que imperaban: desorden, vacío y tinieblas. Jesús llegó a nuestra vida y el Espíritu Santo nos tocó. Ya conocimos a Cristo, pero tenemos que eliminar todo desorden, todo vacío tiene que ser llenado con la Gracia de Dios y toda tiniebla tiene que desaparecer con la Luz Verdadera, porque la Luz Verdadera se llama Cristo.

Génesis 1:3 “Y dijo Dios: Sea la Luz; y fue la Luz.”

En ese momento la palabra “sea” no es que la creó ahí, era una luz que ya existía pero fue puesta en ese lugar, y esa Luz Verdadera se llama Jesús, porque en el principio era el Verbo y el Verbo era con Dios y el Verbo era Dios y Dios es Luz y en Él no hay tinieblas.

Juan 1:5 “La Luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella.” 

Dios para poder crear algo nuevo, mandó al Espíritu Santo y a Jesús la Luz, para quitar el desorden, vacío y las tinieblas.

Estamos viendo cosas que nunca habíamos visto, por tanto tenemos que hacer cosas que nunca habíamos hecho, para ver cosas que nunca hemos visto, pero hay un principio de Dios, Él no va a crear algo nuevo hasta que no quite el desorden, el vacío y las tinieblas. Por eso mandó el Espíritu de Dios, y dijo Dios sea la Luz y se quitó el desorden y comenzó Dios a crear en el día número uno y cada día Dios creaba. 

Dios quiere crear cosas nuevas en nosotros y mandó al Espíritu Santo y a Jesús que es la Luz para quitar desorden, vacío y tinieblas y hoy tenemos que quitar ese vacío, todo eso que ha estado imperando, que hemos tratado de llenarlo con cosas. Nada llena el vacío, lo único que lo puede llenar es la pieza clave, se llama Jesús. Él llena todo vacío: vacíos existenciales, vacíos de temprana juventud, todo Él lo llena con Su amor, pero vengo a decirte que para que haga algo nuevo, primero se tiene que quitar el desorden, vacío y tinieblas. Eso es muy importante. Ese es el principio número uno.

Principio número dos: Dios antes de hacer el milagro de provisión de panes y peces, primero mandó a la gente a recostarse y poner orden, y al final no dejó que nada se quedara en el suelo.

Tiene que haber quitar desorden, vacío y tinieblas por acción del Espíritu Santo y de Jesús, que es la Luz, también para hacer milagros, porque es un tiempo donde vamos a comenzar a ver a Dios no de oídas, sino nuestros ojos lo verán y verán Su provisión, pero para verla tenemos que recostarnos, estar en paz, tranquilidad. 

Lo primero es recuestate, vamos a reposar en Dios, vamos a recostarnos en Dios. Vamos a aprender a ponernos en la grama. 

Segundo, vamos a poner orden, Dios puso orden y todo lo que Él nos dé vamos a valorarlo, no dejarlo botado, vamos a administrarlo. A Dios no le agrada que estemos botando comida, porque hay mucha gente con necesidad.

Qué triste es que los países que más botan comida en el mundo, que tan solo el 30% de la comida que se botan estos, serviría para alimentar a países donde hay personas que ni siquiera una comida hacen al día.

Cuando Jesús iba a hacer el milagro de la multiplicación de panes y peces, les dijo:

Marcos 6:38 “Él les dijo: ¿Cuántos panes tenéis? Id y vedlo. Y al saberlo, dijeron: Cinco, y dos peces.”

Los había traído un muchachito, cinco panes de cebada y dos pececillos, pero Marcos le da a esta historia ángulos que no le dio Juan, porque el de Marcos es un evangelio práctico.

Marcos 6:39 “Y les mandó que hiciesen recostar a todos por grupos sobre la hierba verde.”

Antes de Dios hacer un milagro, primero nos manda a recostar, a reposar. Antes de darle su Eva a Adán, Dios lo durmió. Por eso, los solteros, dejen que Dios les duerma para que prepare a tu pareja y te la presente en el nombre de Jesús. 

Marcos 6:40 “Y se recostaron por grupos, de ciento en ciento, y de cincuenta en cincuenta.”

Por grupos, está hablando de orden. Antes de hacer un milagro Dios nos manda a recostar, pero también nos manda a tener orden. Había más de cinco mil varones, sin contar mujeres y niños. Hubo un orden para poder repartir toda aquella comida.

Dios ha permitido esta cuarentena para que en nuestra familia tengamos orden, reposo y veamos Su provisión.

Marcos 6:43 “Y recogieron de los pedazos doce cestas llenas, y de lo que sobró de los peces. Y los que comieron eran cinco mil hombres.”

Aquí hubo ahorro, economía, no botaron. ¿Por qué no comenzar a hacer un orden en apagar la luz, los aires acondicionados? Porque toda la situación del mundo y lo que viene también, nos habla de ahorro. Se imagina la factura eléctrica que va a venir para ese mes donde personas, jovencitas, jovencitos, adultos, con los aires acondicionados prendidos todo el día, toda la noche, las luces encendidas, dejando la nevera abierta. Cuando eso se podría emplear para otras cosas.

También el orden de tus alimentos, no botarlos y si hubiese de más poder compartirlos, porque eso es una bendición, que nunca se pierdan. ¿Cuánta comida se tira a la calle? y todo fue porque no hemos entendido que la cuarentena es parte del orden, pero también de ahorro para enseñarnos a economizar.

El que adelante no ve, atrás burlado se queda. Mira adelante, no hagas la de la ley del pobre: primero reventar y que no sobre y después, el mes siguiente, tengamos un control. Es un momento de no gastar y a lo que vamos a comprar aplicar la fórmula BNI: Bonito, Necesario e Imprescindible; porque a partir de ahora tenemos que aprender a economizar, a guardar, a no seguir con eso de andar botando cosas. Eso es parte de lo que Dios quiere que aprendamos en el nombre de Jesús.

Nuestro desorden, vacío y tinieblas solo van a desaparecer por dejar entrar a nuestra vida, familia, negocio, etcétera La Luz Verdadera (Cristo) y Su Palabra como lámpara y lumbrera.

Este es el momento que desaparezca desorden, vacío y tinieblas. Hoy tenemos que tomar una decisión crucial, salir igual o peor de esta cuarentena o levantarnos y dejar que la Luz eche fuera toda tiniebla, vacío y desorden.

A la hora de la dificultad salen dos cosas: o lo peor de de nosotros o lo mejor, o dejamos salir al cuervo o dejamos salir a la paloma. Este es el momento donde nosotros tenemos que tomar la decisión crucial, que es de vida o muerte, no hay término medio. Estos días tenemos que aprovecharlos. Si todavía no has abierto la Biblia, si no estás leyendo, si no estás memorizando, si no estás estudiando, si no celebraste la mesa de Señor juntos, comienza.

Nos mandaron a que Él sea el primero, pero que nosotros en Cristo seamos uno. Cambiar nuestros hábitos antiguos por nuevos. Noé se embriagó y hubo maldición a uno de sus hijos porque no arregló el desorden.

Los hábitos dañados, los hábitos deteriorados, fijate que a Noé de nada le sirvió ciento noventa días, porque el desorden imperó. Fíjate que no rompió con el hábito de embriagarse, porque eso fue lo primero que hizo. Hay que romper con los malos hábitos porque todo esto es para prepararnos y ser un pueblo bien dispuesto para la venida del Señor.

Tenemos una Luz Verdadera que se llama Jesús, y dijo Dios sea la Luz y desapareció el desorden, vacío y las tinieblas; porque está escrito, las tinieblas no prevalecen ante la Luz verdadera.

Medita en este momento: ¿Qué vamos a hacer?, ¿Cuál es la decisión que vamos a tomar? ¿Seguir matando el tiempo, subsistiendo en esta cuarentena o viviendo en esta cuarentena con la vida que da Cristo? Hoy es un momento crucial para tomar iniciativas, planes, ¿qué vamos a hacer con nuestras finanzas?, ¿cómo vamos a organizarnos? porque el que tiene previsto eso, a la hora que venga todo, va a ir adelante con la Luz Verdadera, se llama Jesús. 

Pero acuérdate que sobre todo, tenemos un Dios que multiplica panes y peces, pero está esperando que tú y yo le creamos como aquel muchachito, pero también que establezcamos orden.

Jesús no hizo el milagro de los panes y los peces hasta que no los mandó primero a reposar. ¿Estás reposando? y luego bendijo y partió el pan, entonces ahí vino la provisión, pero luego les enseñó a que no quedara nada botado, eso se llama ahorro, se llama ser persona sensata, que no estamos despilfarrando porque no somos el hijo pródigo en la pocilga, somos los pródigos que hemos regresado a casa, donde nuestro Padre que se goza con nosotros y nosotros nos gozamos con nuestro Padre.

Apóstol Fernando Ortiz