page-header

Decisiones cruciales en mi vida: Marca, nombre y número de Cristo o del anticristo #2

PRÉDICAS

Cuando uno habla del libro de Apocalipsis la gente como que se pone medio nerviosa, pero es importante tener este dato claro, en el libro de Apocalipsis comienza la revelación de Jesucristo. Apocalipsis no es para tener miedo, es para revelar a Jesús, pero ¿sabes cómo termina? termina con la Gracia del Señor Jesucristo. 

Apocalipsis comienza con revelación de Jesucristo y termina con Gracia de Jesucristo. ¿Por qué te digo esto? porque hoy más que nunca nosotros tenemos que entender que es el tiempo de manifestación del Señor como nunca revelándose, pero se necesita de Su Gracia, y por eso tenemos que tomar decisiones cruciales.

Tú sabes que crucial viene de cruz y precisamente Jesús tomó la decisión crucial, Él ocupó tu lugar y el mío; el Justo por los injustos, el que no conoció pecado se hizo pecado por nosotros, Él murió por nosotros para vencer a la muerte y al pecado, pero resucitó y está vivo.

Él tomó la decisión crucial, pero hoy nos manda a que nosotros tomemos decisiones cruciales. Es el tiempo de definición. Es el tiempo donde el espíritu de Elías, como hemos visto las semanas anteriores, se está moviendo ya, porque antes que venga el día grande y terrible tiene que venir el espíritu de Elías. 

El espíritu de Elías es la predicación de él. Él se paró y le dijo Israel: ¿hasta cuándo claudicaréis entre dos pensamientos? si Jehová es Dios servirle; y si Baal es dios, pues servirle. En otras palabras, definición. La decisión crucial no tiene términos medios, no tiene zona de comodidad, o estamos con el Señor porque él que con el Señor no recoge, desparrama o no; pero nosotros venimos aquí a aprender del Señor y estar con Él.

TODO VUESTRO SER, ESPÍRITU, ALMA Y CUERPO

Lo primero que tenemos que entender, recordar y comprender cada día más es que el Señor es un ser tripartito.

1 Tesalonicenses 5:23 “Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.”

A mí me impresiona como hay personas que piensan que somos duales. Una persona sin Cristo es dual, tiene alma, cuerpo y el espíritu muerto, pero sí hemos conocido a Cristo tenemos el espíritu vivo y por eso necesitamos el alimento para el espíritu. No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda Palabra, todo rhema que sale de la boca de Dios, pero también necesitamos lo anímico y lo físico. 

Esta pandemia está provocando en las personas hoy más que nunca situaciones físicas, anímicas y espirituales dañinas, porque es en este tiempo donde se va a ver, donde sale y brota la mejor o la peor versión de nosotros.

Tenemos que ser guardados por completo, porque Jesús se entregó por completo y nos quiere por completo a nosotros. y muchos se preguntan: ¿cómo lo voy a hacer? No lo haces tú, lo hace el Señor.

1 Tesalonicenses 5:24 “Fiel es el que nos llama, el cual también lo hará.”

El que santifica es Dios, pero para santificarnos Él quiere que nos consagremos. Consagrarnos es rendirnos a Él, es ponernos en Su plan para que Él nos santifique por completo: espíritu, alma y cuerpo.

El DESEO DE LA IGLESIA COMPROMETIDA QUE SE CASA CON SU AMADO

LA MARCA

Tenemos que entender que hay un deseo de la iglesia comprometida que se casa con su amado.  

Cantares 8:6 “Ponme como un sello sobre tu corazón, como una marca sobre tu brazo.”

Cantares 1:3 ”Tu nombre es como ungüento derramado;”

Cantares 5:10  “Mi amado es blanco y rubio, señalado entre diez mil.” 

Le puso un número, entre diez mil es el número uno, Él es el primero. Va a venir un día, y la Biblia habla que se va a manifestar un personaje llamado anticristo, cuando vengan los siete años de la gran tribulación y que pondrá una marca, nombre y un número de su nombre, y nadie podrá comprar ni vender. 

Ahora envían correos diciendo que una vacuna, que Bill Gates va a utilizar…que Sorgos, y comienzan a meter temores de que te van a sellar ahora. No es el tiempo de la gran tribulación todavía. Eso vendrá, pero ahora en lo que eso viene, Dios te está dando la oportunidad, la bendición, Dios quiere en medio de esta situación levantarnos para Su Gloria. 

Nunca se te olvide, que la misma agua que ahogó a las personas fuera del arca porque no creían en el Señor, esa misma agua fue la que levantó a Noé y a su familia. Esto no es para sucumbir, es para levantarse si le creemos al Señor y levantarnos tanto que vamos a ser arrebatados para gloria de Dios.

Marca significa en hebreo kjotám; de H2856; anillo de sellar, marca para pertenecer a un dueño solamente.

Era como, por ejemplo, en la antigüedad que le ponían a alguien que compraban como esclavo una marca del dueño, de hierro caliente como que eran reses; pero te vengo a decir que habla de una marca diferente, un sello. Es importante que tú y yo tengamos marca de Cristo, tengamos nombre de Cristo, número de Su nombre sobre nosotros, porque ningún sellito, ningún virus, ninguna situación podrá con nosotros si le pertenecemos al Señor. Esa es la importancia de ahora entender esta verdad.

Cuando la del Cantar de los cantares decía: Ponme como un sello, como una marca sobre tu brazo, le estaba diciendo: Yo quiero pertenecer sólo a ti. Tenemos que entender que el Señor salva a todos, pero dentro de los salvos escoge a los vencedores, y los vencedores son los que forman la iglesia que es arrebatada. la iglesia que se casa. 

Moisés salvó a las siete hijas de Jetro de los pastores malos, pero solo se casó con una. Una cosa es salvación y otra es llegar a ser la esposa del Cordero. Por eso es que la primera, la salvación, nos libra de la condenación eterna, pero para la segunda, es ahora el tiempo, Él nos quiere librar de la ira venidera que vendrá sobre el mundo y por eso hay una promesa a una iglesia, por cuanto guardaste la Palabra de Mi verdad. Es el tiempo de guardar, es el tiempo de prepararnos, y decirle: Aquí estoy Señor, yo quiero que Tú seas mi dueño, ponme como un sello, como una marca.

2 Timoteo 2:19 “Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el Nombre de Cristo.” 

Ese es el sello para que venga Su marca. La marca son experiencias con el Señor, son cosas que nadie las puede quitar de ti, son cosas que el Señor te ha puesto en el nombre de Jesús; y lo maravilloso es que eso nadie nos lo puede quitar a ti y a mí, a menos que la devolvamos nosotros, pero no las queremos devolver.

Para entender lo que era una marca, la ley de los esclavos en la antigüedad está en Éxodo.

Éxodo 21:2  “Cuando compren un esclavo israelita, sólo podrán obligarlo a trabajar durante seis años. El séptimo año, el esclavo quedará libre sin que tenga que dar nada a cambio.”

Cuando había alguien necesitado en Israel, lo llevaban y alguien lo quería comprar, podía ser esclavo por seis años, pero al séptimo año tenía que ser libre, ya no lo podían retener porque le tenían que dar libertad; sólo seis años la ley permitía ese tipo de esclavitud en ese momento.  Eso lo dejó el Señor en Su Palabra para ti y para mí, porque luego dice:

Éxodo 21:5 “Y si el siervo dijere: Yo amo a mi Señor, a mi mujer y a mis hijos, no saldré libre”

El siervo tenía un señor bueno, tenía su esposa y sus hijos; decía voluntariamente yo no quiero salir libre, ¿para qué salir libre a hacer lo que yo quiera? y dice: Yo amo a mi Señor y quiero pertenecer a él.

Éxodo 21:6  “Entonces su amo lo llevará ante los jueces, y le hará estar junto a la puerta o al poste; y su amo le horadará la oreja con lesna, y será su siervo para siempre.” 

La marca que tenía era de que él era un siervo por amor, no comprado, no a la fuerza, sino porque él quiso. Cuando la del Cantar de los Cantares dice: Ponme como una marca, ponme un sello, Tú eres mi amo, Tú eres mi Señor, yo no quiero irme al mundo, no quiero tener otro, yo te quiero a Ti, mi familia y yo queremos quedarnos Contigo. Esa era la marca, era el reconocimiento y a esos les llamaban siervos doulos. Era el siervo que podía lavarle los pies a otro, era el siervo de los otros siervos.

Romanos 1:1 “Pablo, siervo de Jesucristo, llamado a ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios,”

En este versículo Pablo se define como siervo de Jesucristo, pero la palabra siervo que usa ahí es doulos, siervo por amor, esclavo por amor, no a la fuerza. Este Evangelio no es a la fuerza, no es a mí nadie me amarra, nosotros es por amor, le decimos al Señor: Ponnos una marca porque queremos ser siervos por amor. 

La palabra siervo en ese versículo es doúlos de G1210; Esclavo, de menor rango de servidumbre. Le tocaba lavar los pies.

Cuando alguien o su amo llegaba de afuera, ese esclavo era el que le lavaba los pies. Jesús dijo, ustedes ya están limpios, pero tienen que lavarse los pies. Era la costumbre y por eso uno puede entender que Pablo dijo: Yo no voy a ser el gran apóstol. De hecho, el nombre Pablo quiere decir ínfimo, pequeño. Al que lo llevó al tercer cielo, le dio grandezas, hubo un momento que dijo: Señor, yo no quiero ser la gran cosa, no quiero títulos, porque ante Dios no hay títulos. La gente no cree en los cinco ministerios ni en el de apóstol. ¿Sabe por qué no creen? por caricaturas del Evangelio.  

El apóstol no es para ser servido, no es ser grande. es para servir, es el reino al revés. El que quiera ser grande, hágase pequeño. Por eso Pablo dice: Hemos venido a ser como escoria para el mundo. Somos la alfombra, es servicio, no es mandar sobre otros. Los cinco ministerios son: Apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros, son cinco gamas de ministerios, ninguno es más grande; el grande es Jesús, pero para eso hay que ser esclavo y ahora uno entiende.

¿Por qué Pablo dijo: Yo tengo que ser siervo, pero no de rango alto sino el más bajo? porque sobre el más grande, Jesús, la Palabra dice: 

Filipenses 2:5 “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús .”

Nos manda que tengamos este sentir. 

Filipenses 2:6-7 “El cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres”

De nuevo la palabra siervo ahí es doulos, un siervo de menor escala. Jesús no fue el gran siervo. Él tomó la forma y se humilló a lo sumo y por cuánto se humilló a lo sumo Dios le dio el Nombre sobre todo nombre.

Por eso es que vemos en Juan capítulo 13, versículo 4, que Jesús sabiendo que había llegado Su hora, que el Padre le había dado todas las cosas y que llegaba la hora de partir, agarró una toalla, un recipiente con agua y comenzó a lavarle los pies a los discípulos. Él estaba mostrando lo que era el servicio doulos. Por eso, el que quiere ser grande, hágase pequeño, pero para ser siervo doulos hay que tener marca por amor, te rindo mi libertad. Hay gente que dice: Soy libre para hacer lo que se me pegue la gana. No, somos libres para estar en Aquel que nos compró por amor, se llama Jesucristo. 

Juan 13:4-5 “Se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó. Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido.”

Eso es lo más grande. Hoy entendimos lo que es ser siervo por amor. Hoy entendimos lo que es una marca. Yo no quiero ser libre para hacer lo que se me pegue la gana. Yo quiero entregarte mi libertad. Tú me haces libre cuando te conozco, pero yo te entrego mi libertad, quiero ser siervo por amor, siervo doulos y eso significa tener una marca. 

Al siervo doulos lo marcaban en la oreja, lo cual te está hablando del sentido auditivo. El ser humano, el primer engaño que sufrió fue de la serpiente, entregando el sentido auditivo. Por eso, lo último que Dios le permite perder al hombre en lo físico es el sentido auditivo. Digamos al Señor, todo lo que oigo, todo lo que veo, todo, todo, Te lo rindo. Eso es tener una marca, pero el que no quiere esa marca tendrá que tener la del otro. El otro es un imitador, satanás no crea, imita.

El siervo (doulos), por amor, el cual pudiendo ser siervo libre para hacer lo que se le diera la gana, por amor pedía que le pusieran una marca.

¿Entonces nosotros dónde estamos? Este es el momento de decirle: Señor, Tú me hiciste libre. Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres (Juan 8:32). Te he conocido, soy libre, pero te entrego mi libertad por amor, ponme una marca. El que no la tiene ahora, la va a tener en la gran tribulación si se queda por lento, pero no lo mire como malo, al contrario, es Dios dándole una segunda oportunidad, es como un examen de recuperación, pero ¿para qué llegar hasta allá? sí ahora está la Gracia para poderlo hacer ahí con tu familia, dile: Hoy entendí que soy siervo por amor y rindo en el Nombre de Jesús mi voluntad, mi libertad al Señor para que se haga la voluntad de Él y no la mía, en el Nombre de Jesús.

Cantares 8:6 “Ponme como un sello sobre tu corazón, como una marca sobre tu brazo; porque fuerte es como la muerte el amor.”

¿Qué era el sello en la antigüedad? Para unos era el sello del esclavo, pero también tenían sellos de laca. Los hacían, por ejemplo, para sellar los pergaminos, las cartas como señal de que estaban cerradas.

En la antigüedad servía para tres cosas:  

  1. Pertenencia: Una carta sellada, un pergamino sellado algo importante tenía y hablaba de pertenencia.
  2. Valor: Era que eso que estaba ahí tenía mucho valor.
  3. Seguridad: Por eso le ponían ese sello. 

Cuando le decimos al Señor ponme como un sello en tu corazón, le estás diciendo Señor ponme algo, porque yo Te pertenezco. Yo valgo más que oro, plata, valgo la Sangre de Jesús, y mi seguridad no consiste en todo lo que puedo hacer, porque si Tú no velas en vano vela la guardia. 

Tú eres mi seguridad, Tú no te duermes, Tú eres el Dios que me ayudó ayer, hoy y el que me va a ayudar después de toda esta situación. Esa es mi seguridad, mi seguridad no es situaciones humanas, hombres o promesas de hombre. Mi seguridad eres Tú y Tu Palabra. Eso es ponme como una marca, pero es ahora que Dios lo está pidiendo. El mensaje es que Dios nos quiere llevar en el primer turno, que ganemos ahora por Su Gracia, pero el que no, por amor le dan segundo chance en la gran tribulación.

EL NOMBRE

Filipenses 2:9 “Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre.” 

Ese nombre implica muchas cosas, pero por ejemplo ¿qué es tener el nombre de Jesús en alto?

 

Proverbios 18:10 “Torre fuerte es el Nombre de Jehová; a Él correrá el justo, y será levantado.”

Tener el nombre de Jesús en mi vida implica que yo sé que Él es mi seguridad, mi Torre Fuerte. Una torre es un lugar donde puedes ver de lejos. Este es el momento para que Jesús sea tu Torre Fuerte, no te quedes escondido, no te quedes metido en la cueva, en el Nombre de Jesús, Él es tu Torre Fuerte, es la confianza, es el Nombre de Jehová. Ellos confían en carros, aquellos en caballos, mas nosotros en el Nombre de Jehová (Salmos 20:7).

Esa es la confianza, es tener el Nombre sobre todo nombre. Los hombres le pueden poner nombre a las cosas, y de paso, hay enfermedades que hay que hacer un estudio para decirles el nombre, hay que estudiar para hablar de esos síndromes, pero el Señor tiene el Nombre sobre todo nombre. Dile al Señor: Yo te acepto, yo recibo el Nombre sobre todo nombre. Se acabó ya de ir en el nombre de fulano, ahora yo voy a ir en el Nombre de Jesús, porque en el Nombre de Jesús se calma la tempestad, se reprenden a los demonios.

En Mi Nombre dijo Jesús, echarán fuera demonios, hablarán nuevas lenguas (Marcos 16:17). Hay gente que cree que eso era para antes. Eso es para los que creen, los demonios no se han jubilado. Dijo Jesús: Eso es para el que cree. El Espíritu Santo quiere darnos el idioma de hablar con gemidos indecibles al Padre, al Espíritu Santo, pero para eso hay que conocer el Nombre, tener la plenitud de Dios, autoridad en el Nombre de Jesús, eso es tener el Nombre, y Dios quiere darte esa autoridad ahora, porque vuelvo a repetir, el que no lo recibe ahora, le dan segundo chance, examen de recuperación allá en la gran tribulación.

Te tengo que decir las cosas como son, no todos se van a ir en el arrebatamiento, aunque el Dios de amor quiere hacerlo ahora, pero sino hay un segundo chance. El mensaje no es ese, porque eso vendrá para el mundo, para los que no creyeron, pero tú y yo hemos creído a la Verdad. 

Juan 1:12 “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”

Esta señal seguirán a los que han creído. ¿Cuántos hemos creído que Jesús es el Señor? ¿Cuántos somos hijos de Dios y Dios nuestro papá? Pues en el Nombre de Jesús vas a poder, nos da autoridad de ser hijos de Dios.

Hechos 3:6 “Mas Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda.”

Entonces implica que aquello que está paralizado en el Nombre de Jesús va a caminar. No importa que tenga treinta y ocho años pidiendo limosna. Hay gente que su mentalidad es que el gobierno le regale, no hago nada porque el gobierno me va a dar, esperando una fundita. Está bien, recíbela, qué bendición, pero en el Nombre de Jesús este es tu momento de quitar la mentalidad de esclavo, la mentalidad de mendigo; porque Dios te quiere bendecir en el Nombre de Jesús. Eso es tener el Nombre, y es ahora, es tener marca, nombre, es tener la autoridad, tenerlo por encima de cualquier circunstancia. 

Apocalipsis 22:3 “Y no habrá más maldición; y el Trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos (doulos) le servirán”

Este versículo te habla de que cuando ya estés arriba, en la nueva Jerusalén, en el trono de Dios, ya no habrá maldición. Dice que van a haber siervos sirviéndole por la eternidad. ¿Y qué tipo de siervos? los doulos, fueron los que le dijimos ponme una marca, ponme como un sello, ponme Tu Nombre. Eso es lo que te quiero decir. Esta verdad no la había oído de esta manera y la vengo a decir. Ponen el enfoque a lo de allá, pero por qué no ponerle enfoque a lo que ahora está, es tu oportunidad y la mía.

Apocalipsis 22:4 “Y verán Su Rostro y Su Nombre estará en sus frentes.”

Siervos doulos allá con nombres en la frente, porque aquí le dijimos: Es que yo quiero ser siervo por amor. Este es el momento de entregar esa libertad. Especialmente hablo a la juventud. Qué lindo poder conocer a Jesús. Hermoso es llevar este yugo, pero ahora que eres libre en Cristo Jesús, entrégale tu libertad al Señor. Dile: siervo por amor, tengo el Nombre sobre todo nombre. 

EL NÚMERO DE CRISTO

Apocalipsis 1:11 “Que decía: Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Último.”

¿Cuál es el número de Cristo? el número uno. Él es el número uno en todo. Él debe estar como número uno y como el primero en nuestras vidas. Por eso es que el Señor nos manda, por ejemplo a las parejas, a que seamos uno, y no que seamos el número uno; porque el número uno se llama Cristo. Cuando Jesús es el número uno, vamos a podernos unir aquí abajo.

También Jesús es el primero y el postrero. Él debe ser nuestro levantar. Cuando te levantes dile al Señor, Tú eres el primero Señor, gracias por este día, hoy es el día que hizo Jehová, me alegraré, me regocijaré en el, pero cuando te duermas en la noche, dile, en paz me acostaré y asimismo dormiré, que Él sea tu Alfa y tu Omega. Él es el primero y el último, esa es la vida. Esto es lo que Dios está pidiendo ahora, que lo hagamos primero y último. 

Apocalipsis 1:17b “Y Él puso Su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; Yo soy el Primero y el Último”

Nota que esta verdad la repite constantemente, porque el número del Señor es el número uno, Él es el primero y el último. También sigue diciendo: 

Apocalipsis 2:8b “El Primero y el Postrero, el que estuvo muerto y vivió, dice esto.”

Apocalipsis 22:13 “Yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin, el Primero y el Último.”

Cristo debe ser el número uno en nuestra vida. Es ahora que debo tener ese nombre, marca y número de ese Nombre.

Juan 17:22 “La Gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno.” 

Así como Él es uno con el Padre, Él quiere que seamos uno, porque ese es el número de Él. ¿Y cómo lo voy a lograr?

1 Pedro 1:13 “Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la Gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado”

Ponme como una marca, quiero tener Tu Nombre, quiero tener el número de tu Nombre en mi vida. Se necesita la Gracia, y eso te habla de Gracia para prepararnos para ese arrebatamiento.

Hay un arrebatamiento. Las señales se están dando, es verdad, pero no es miedo, porque si vas a entrar con miedo no, Dios quiere por amor. No te vengo a hablar de miedo, de temor; al contrario, te vengo a hablar de amor. Por eso comencé diciendo que el libro de Apocalipsis empieza diciendo la revelación de Jesucristo y termina diciendo la Gracia de nuestro Señor Jesucristo, comienza con revelación del cielo y termina con la Gracia del Señor Jesucristo. Eso es lo que Dios quiere, y ese es el mensaje que te traigo ahora.

1 Pedro 1:14-15 “Como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; sino, como aquel que os llamó es Santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir” 

Existe algo que se llama la ley del péndulo, es que cuando algo va de un extremo al otro. Hace unos años había pocos cristianos, pero muchos de ellos con una ley como que de la tabla de Moisés cayó un pedacito por aquí, gente legalista que comenzaba a decir: No, no hay que usar jabón de olor sino que hay que usar jabón de cuaba, porque eso es pecado, y que la ropa, y que no había que arreglarse, cuidaban lo de afuera, un legalismo tremendo. 

De repente empezó a hablarse de Gracia y aquella gente que vivía en una ley muy exagerada, en lugar de Gracia se fueron al otro extremo, al libertinaje. No es ley, no es libertinaje, es Gracia de Dios. Antes la santidad la veían a nivel exterior solamente y tiene que verse, pero todo era pecado. Pero eso no se refería a santidad externa, porque en el caso de Juan el Bautista, él vestía de piel de camello, esa era la ley de Juan, pero luego vino la Gracia y la Verdad. ¿Y cómo andaba vestido Jesús? ¿andaba a la manera de Juan el Bautista o de una forma tan parecido a todos que tuvieron que pagarle a Judas treinta piezas de plata para que lo besara y se supiera quién era? Él no andaba vestido estramboticamente ni diferente, Él andaba normal.

Pero el extremo se fue a la ley y al libertinaje, y ahora muchas personas cayeron en el extremo y la Biblia si te habla de tu ropa, mujer, la Biblia dice tiene que haber un parámetro: pudor, decoro y decencia. Con todo respeto y amor, te vengo a decir que eso es parte de la santidad. Tienes que cuidar eso. No te voy a decir qué hacer, el que anda bien por dentro sabrá andar bien por fuera. La ostentación, todo eso, no le agrada al Señor. Nos movemos en diferentes medios y de alguna manera tenemos que andar acorde al medio que nos movamos, pero no ostentación, no vanagloria. 

La Biblia habla de santidad, pero no del exterior, es adentro, pero también se tiene que reflejar afuera. Una Santidad en el espíritu. en el alma y en el cuerpo.

1 Pedro 1:16 “Porque escrito está: Sed santos, porque Yo soy Santo.”

La palabra Santo es apartado. Nos manda que seamos apartados. Eso es Palabra de Dios, pero no con ley ni con libertinaje, sino con la Gracia de Dios y con la Gracia de Dios nos vemos más bonitos en el Nombre de Jesús. 

Hebreos 12:14 “Seguid la paz con todos, y la Santidad, sin la cual nadie verá al Señor.”

No solo es allá, es que ahora sí yo sigo la paz con todos y la santidad; si yo la sigo voy a ver al Señor en mi vida ahora, pero mi anhelo es que cuando sea arrebatado lo veamos pero comienza desde aquí, verlo en nuestra vida, pero también anhelo verlo allá. Acaso Rebeca que iba montada en el camello y vio a Isaac de lejos y le dijo al criado, que es figura del Espíritu Santo: ¿Y ese quién es? y él dijo que era su amo. Ella lo vio primero y se cubrió.

Yo anhelo verlo ahora en mi vida, con la paz, con todos, verlo un día cara a cara. Ahora vemos como por espejo, en aquel día le veremos cara a cara tal y como Él es. Hay una santidad adentro que se tiene que reflejar afuera, porque sin santidad nadie verá al Señor. Pero es ahora, no solo la santidad externa de Juan el Bautista, sino también la santidad de Cristo que debemos buscar, la que el Espíritu Santo da.

Mateo 5:8 “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.”

Es verlo aquí, pero también que mi corazón se limpie porque un día seré arrebatado y lo vamos a ver cara a cara tal y como Él es.

 

Se perdió la santidad, se perdió la reverencia, ni legalista ni libertino, Gracia. Hay que ser acorde. Prudencia, sensatez y el Espíritu Santo tiene que guiarnos porque el que está bien por dentro, va a saber estar bien por fuera, eso se llama equilibrio. 

Anhelemos que el Espíritu Santo nos santifique por completo en todo nuestro ser: espíritu, alma y cuerpo, para ser guardados irreprensible para la venida (parusía) del Señor.

Es la aparición secreta, no la epifanía donde todo ojo le verá, es arrebatamiento. Yo tengo que entender esto, tengo que consagrarme para que me santifique por amor del Señor. Le darán otra oportunidad al que no quiso ahora en la gran tribulación para lavar sus vestiduras, con la Sangre del Cordero. Allí no debe dejarse sellar con: la marca de la bestia, el nombre y número de su nombre (666).

Somos siervos por amor, tú eres un hijo de Dios, un adorador/a por amor, no porque te pongan pistola, no porque te amenacen. Eso no es de amenaza, es que Él se dio por amor y nos anhela por amor a nosotros. El que no quiere ahora, por amor le dan un segundo turno.

¿Cuál es la decisión crucial? Ahora recibo la marca, el nombre y el número de Su Nombre, pero si no recibo eso, me van a dar una segunda oportunidad, pero que no me deje sellar, aunque perseguido, y va a haber muerte, ¿para qué eso sí ahora es el mensaje de amor? Recibamos esa Gracia, es por amor. 

Enamórate de Jesús porque hay una sola enfermedad buena y es la que dice la sunamita, la del Cantar de los Cantares: Estoy enferma de amor. Enamorémonos de Jesús, de Su Palabra, de esa pasión por ganar las almas para Jesús, tengamos esa pasión y amemos Su venida, porque el Señor viene por los que amamos Su venida. El Espíritu y la esposa dicen: Ven Señor Jesús, pero la esposa, la que va a ser la desposada, tiene que tener marca, nombre y número de Su nombre, de Cristo.

Una de las cosas que se ha enseñado y que veo en mucha cristiandad, es que eso de lavar sus ropas en la Gran Tribulación es para el pueblo judío, pero veamos lo que dice la Biblia: 

Apocalipsis 7:9 “Después de esto miré y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del Trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos;”

Habla de una gran cantidad de personas que no se podía contar, había de todos los países. 

Apocalipsis 7:13 “Entonces uno de los ancianos habló, diciéndome: Estos que están vestidos de ropas blancas, ¿quiénes son, y de dónde han venido?”

Era de toda tribu, lengua y nación. 

Apocalipsis 7:14 “Yo le dije: Señor tú lo sabes. Y él me dijo: Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la Sangre del Cordero.”

Eran creyentes porque tenían ropa, pero tenían ropa sucia. Hoy te vengo a decir: Yo ya soy salvo, pero cada día tenemos que tener esa Gracia. El que confiese su pecado y se aparta de el, alcanza misericordia; y si hemos pecado, tenemos un abogado para con el Padre y si tenemos un abogado, es porque lo necesitamos.

Si tenemos comunión unos con otros, la sangre de Cristo nos limpia de todo pecado. Esa sangre sólo fue vertida una vez; pero ese efecto ahora tiene el poder para que si me arrepiento, me reconcilio y me pongo a cuentas, esa Sangre me limpia de todo pecado. Pero hay gente que dice: No, yo no quiero, además que me importa, yo me quedo a la tribulación, no existe eso.

La Biblia dice que salieron de la gran tribulación y tuvieron que no dejarse sellar, por eso tuvieron que morir, lavar sus ropas en la Sangre del Cordero.

Apocalipsis 7:15 (PTD) “Por eso están ahora ante el Trono de Dios para adorarlo en su templo día y noche. El que está sentado en el Trono los protegerá con Su presencia.” 

Fueron creyentes intermitentes, esporádicos, que no se congregaban, o  lo hacían cuando querían, porque no fueron siervos doulos, no quisieron congregarse. Hay personas que pasan semanas y meses y no se congregan. Ahora no se puede, aunque estamos juntos por el Espíritu Santo, pero el que no lo quiere, pues bueno, se quedó, si no se deja sellar. No querían aquí la presencia de Dios, la menospreciaban, entonces allá la van a valorar.

Apocalipsis 7:16 (PTD) “Nunca más se sentirán hambre ni sed, ni los quemará el sol ni el calor.”

¿Cómo va a ser la tribulación? Estamos hablando de calentamiento del globo terráqueo y de la capa de ozono dañada, y si vamos a la escritura se habla de la piel con úlceras. Todo eso los ambientalistas lo dicen, aunque ahora se está mejorando por unos días, para que veamos que los hombres hemos hecho tanto daño, y todo por intereses, por opulencia. Por esa gente opulenta, grande, Dios está dejando ese pequeño virus, para enseñarnos que esto no es asunto de raza, color, posición. Dios ama al hombre, pero el hombre se ha olvidado de Dios, pero qué lindo que nosotros lo tenemos en primer lugar.

Apocalipsis 7:17 “El Cordero que está frente al Trono Será Su Pastor y los guiará a manantiales de agua que da vida. Dios secará todas las lágrimas de sus ojos.”

No quisieron dejarse pastorear aca abajo, no quisieron nunca la supervisión de un pastor. Allá van a estar pastoreados por el Señor, pero tuvieron que pasar La Gran Tribulación. No dejarse sellar, quiere decir que aquí no quisieron llorar en la presencia de Dios porque las lágrimas en la presencia Dios qué ricas son, llorar no de dolor, sino de gratitud, de presencia de Dios. Eso es lo más bello, pero como no lo quisieron aquí, eso es fanatismo dicen, sino se dejan sellar allá les va a tocar eso.

Un terrible examen de recuperación que para algunos durará siete años de tribulación, cual el mundo nunca ha visto.

¿Para qué aquello? ¿para qué la semana número setenta? Si ahora es el momento de amores, ahora es la oportunidad, ahora Dios te ha puesto incluso que oigas esto, porque tengo que decirlo como es, no voy a rehusar el consejo, cada quien agarra su paracaídas, pero le toca envolverlo y a la hora de tirarse, si no agarraste paracaídas o lo envolviste mal, bueno fue tu situación. Dios no quiere eso, Él nos ama, Él está mandando este mensaje es para darte la Gracia, la Gracia que se nos traerá cuando Jesucristo sea manifestado.

EL LLAMADO DEL SEÑOR A SU AMADA PARA ESTE ÚLTIMO TIEMPO 

Dile al Señor: Ponme una marca, ponme Tu Nombre Señor y el número de Tu Nombre, que seas el primero, que seas el número uno en mi vida.

Apocalipsis 2:2 “Yo conozco tus obras, tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos;”

Cuando Juan escribió Apocalipsis, era del año 90 al 95; del año 30 al 33 fue cuando Jesús desarrolló Su ministerio, habían pasado muchos años. De hecho, los mismos estudiosos y la Biblia evidencian que de los doce Apóstoles, Juan fue de los que quedaron de último. Habían pasado años y todavía habían apóstoles. Si el ministerio apostólico se hubiera quitado, entonces  ¿para qué probar algo que ya no existía? ¿Para qué probar dólares falsos? eso quiere decir que hay dólares verdaderos.

Apocalipsis 2:3 “Y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi Nombre, y no has desmayado.”

Ahí hay ocho características de peso, pero un problema, y es que la iglesia se durmió, se volvió mundana, perdió su primer amor.

Apocalipsis 2:4 “Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor.”

Que el Señor nos dé la Gracia para que ese primer amor sea el único. Si hay dos amores, eso ya es adulterio. Queremos el del Señor, que no se pierda la intensidad de ese primer amor. 

Primer= prótos G4253; el primero (en tiempo, lugar, orden o importancia) 

Cuando dice tu primer amor, es que Él debe ser:

  • El primero en el tiempo: En mis veinticuatro horas del día, los siete días de la semana, ¿tengo tiempo para el Señor? No tenemos tiempo para El Señor pero si  tenemos tiempo para chatear, para ver todas las series que ponen. ¿Cómo está tu tiempo con Dios? ¿Hay tiempo de amores con Él? Cuando uno ama uno quiere estar con la persona amada, uno quiere oír su voz. Él dejó cartas, ¿estás leyendo la Palabra? La iglesia que se casa es la que tiene marca, nombre y número de Su Nombre. Por eso Dios está permitiendo todo esto, para que volvamos al primer amor, que Él sea el primero en tu tiempo.
  • El primero en todo lugar: Una de las cosas que uno nota cuando alguien ama a su esposa, es que en todo lugar, en la empresa, cuando hay reuniones de fin de año, presenta a su esposa, lo hace públicamente, en todo lugar, en todo momento, pero esos que no lo dicen es porque anda mal la cosa. ¿Es Jesús el primero en todo lugar? en tu estudio, en tu trabajo, en tus finanzas. La amistad con el mundo, es enemistad para con Dios y el mundo es un sistema corrupto, degradado. Y no estoy diciendo que no tengas amigos que no sean cristianos, al contrario, ganalos para Jesús con tu conducta, con tu propósito, en el nombre de Jesús.
  • El primero en orden: ¿Jesús tiene ordenada mi vida?, orden es: Dios es cabeza de Cristo y Cristo cabeza del varón, el varón cabeza de la mujer, y los padres cabeza de los hijos. Otro orden es que hay que amar a Dios primero y al prójimo como a nosotros mismos, eso es orden, pero hay gente que se ama a sí misma y ese es el problema de la gente, de los que se dejan sellar allá, son amadores de sí mismos y terminan como amadores de los deleites más que de Dios.  Eso se ve en segunda de Timoteo capítulo  tres. 
  • El primero en importancia: Cuando me conviene primero en importancia, eso no es el primer amor. Estos mensajes nos están preparando para un avivamiento que ya comenzó, también porque el Señor viene pronto, no puedo decir el día ni la hora, pero si me tocara partir hoy esa sería mi hora. Si me tocara partir, yo quiero morir en Cristo, pero como no nos estamos muriendo, no queremos vivir sin Cristo, queremos vivir en Cristo, en Su corazón y Su corazón en el mío, primero en importancia.

LAS CLAVES PARA VOLVER AL PRIMER AMOR

La parábola del hijo pródigo es clave para volver al primer amor.

Apocalipsis 2:5 “Recuerda por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido.” 

1- Recuerda 

El pródigo recordó la abundancia de pan. La Biblia nos habla de recordar de dónde has caído. El pródigo recordó. Hay que recordar de dónde ha caído uno. Hay que arrepentirnos y hay que hacer las primeras obras. Si no lo hacemos vienen consecuencias.

Noemí recordó. Oyó que en Belén de Judá había abundancia de pan y recordó, regresó a ese lugar. Los recuerdos son buenos cuando nos llevan al Señor, pero los recuerdos son males cuando nos sacan del propósito de Dios. 

Todo comienza en un recuerdo. Recuerda que hacías antes. Recuerda la abundancia de pan. Los recuerdos son buenos para llevarnos a Dios de nuevo o lamentablementes si estás recordando el mundo. Recuerda cuando estabas con tu familia, cuando estabas en tu discipulado. Yo veo tantas personas que estuvieron y ahora están apartadas. Somos personas perdonadas. Recuerda lo que Dios hizo por ti, de dónde te sacó, y acuérdate del amor, la misericordia. Recuerda cómo te recogió, cómo te animó.

El pródigo recordó cuánta abundancia de pan había en casa, y eso le hizo decir: Me levantaré. El recuerdo tiene que llevarte a levantarte, es tiempo de levantarte. Levántate en el nombre de Jesús.

Salmo 42:4 “Me acuerdo de estas cosas, y derramo mi alma dentro de mí; de cómo yo fui con la multitud, y la conduje hasta la casa de Dios, entre voces de alegría y de alabanza del pueblo en fiesta.”

Eso fue un Director de alabanza que se recordó cuando él conducía la gente. El recuerdo lo estaba poniendo Dios: Volver al lugar de origen. Recuérdate cuando tu mamá, cuando tu papá. Recuérdate cuando Dios te proveyó, cuando te sanó. Recuérdate.

  1. De dónde has caído

La posición que tenías, lo que significabas para otros. Recuerda quién eras, un jovencito que comenzó desde niño ministrando en el ambiente cristiano, pero el enemigo le ha metido virus en tu cabeza, pero algún día puede ser reversible si no agarra la línea mala de andar denostando y después diciéndole a otros que hagan lo mismo, a un pecado agregando otro pecado. Una cosa es que yo peque y otra que con mi pecado haga pecar a otros y otra cosa es que yo y esos otros reneguemos de Dios y nos apartemos.

Hay pecados extremos, máximos, por los cuales te digo que no ruegues. Pedro negó tres veces al Señor, pero fue reversible. Pero mira un Judas que llegó al extremo, y el Señor dándole oportunidad le dijo: Y con un beso vas a entregar al maestro. Ya no era orar por Judas, por eso fue que se ahorcó, sin embargo, Pedro regresó. Mira tu posición. Quizá como dijo alguien, para el mundo no eres nadie, pero quizás para alguno eres su todo, eres su amigo.

  1. Arrepentirse

Cambio de dirección, de mentalidad, pensar diferente. Un cambio de decir: A mi nadie me ama ¿Cómo que nadie te ama? Jesús te ama. Cambio de mentalidad, de no estar poniendo los ojos en los Judas, porque no fueron los Judas que murieron por ti, ni aún las personas, fue aquel que siendo Dios se hizo hombre. Vuelve al Señor, a Su amor, a Su Palabra. Él te ama, eso es volver al primer amor.

  1. Hacer las primeras obras

En tiempo, lugar, orden e importancia: Vuelve a hacer las primeras obras en el tiempo. Recuerda cuando buscabas, leías, buscabas pretextos para ir con tus amigos, hermanos y estar en todo lugar comiendo una pizza, pero hablando del Señor, riendo, compartiendo. Cuando tu vida estaba ordenada, pero de repente entró en ese desorden, las mentiras de que nadie te quiere, en importancia, eso es haz las primeras obras. Vuelve a hacer lo bueno. Vuelve porque Dios te va a dar la Gracia para que las hagas y más. 

Ese es el amor de Dios, porque hay una decisión crucial y la decisión crucial es: O recibo ahora la marca, el nombre y el número de Cristo o lamentablemente si pierdes la oportunidad, el amor de Dios es tan grande que hay un segundo turno, son siete años de tribulación, ser mártir, tantas cosas, ¿pero para qué eso sí ahora está el amor? la decisión crucial es hoy, sin términos medios, no hay zona de comodidad. 

Sí se puede en Dios. No importa lo que seamos Él nos ama y hoy hay que tomar una decisión crucial. Yo me decido, yo te he amado, te voy a amar más. Nadie está tan cerca, tan cerca, que no pueda acercarse un poco más. Si tienes que reconciliar, reconcíliate, tienes que aceptar a Jesús, haznoslo saber y te vamos a dar seguimiento con amor, porque aquí no estamos acusando. Es el tiempo de amores, el tiempo de volver, es el tiempo de tu decisión crucial.

Apóstol Fernando Ortiz