page-header

DECISIONES CRUCIALES: DE OÍDAS TE HABÍA OÍDO, MÁS AHORA MIS OJOS TE VEN

PRÉDICAS

En este tiempo Dios me ha estado mostrando estas enseñanzas maravillosas, porque cuando Él quiere evidenciar Su misericordia, utiliza hasta una burrita para hablar.  Además, vemos como hermanos tienen revelaciones hermosas de la Palabra y me las han compartido, y como en diferentes circunstancias se está manifestando el mover de Dios.

Vemos la importancia de entender que Dios no nos compara con gallinas sino con águilas.  Éstas ponen sus huevos en lo alto y las gallinas en el suelo. Las serpientes se comen los huevos de las gallinas, pero jamás los de las águilas, porque las serpientes son de sangre fría y no pueden subir a la montaña donde es muy frío porque se morirían y no pueden subir al pico más alto, donde más alto solo está Dios.

El águila se come a la serpiente, mas esta no puede atacar al águila. No le tengas miedo a la serpiente, sino reprende al enemigo en el nombre de Jesús. Oro a Dios para que ningún virus ni bacteria te toque, sino que seas preservado por la Gracia de Dios.

DECISONES CRUCIALES EN MI VIDA

 

Recuerda que crucial viene de la palabra cruz, hasta los inconversos utilizan ese término.  Es una decisión de vida o muerte que se debe tomar.

La Biblia habla en el libro de Job que Dios muestra cuatro características de Job: honesto, intachable, respetuoso de Dios y que no le hacía mal a nadie, pero faltaba una, la número cinco, la que habla de gracia.

 

Job 1:1 (PDT) “En el país de Uz había un hombre llamado Job. Era honesto e intachable, respetaba a Dios y no le hacía mal a nadie.”

¿Dios diría esto de mi vida y la tuya?  Lo que les da autoridad a esas cuatro cualidades es la Gracia de Dios.  Nadie lo pudiera hacer si no hubiera una gracia, que es el combustible que viene del cielo, para que podamos hacer cosas en la tierra que sin ella no las podríamos hacer. Eso es la gracia que Dios nos da.

HONESTO, INTACHABLE, RESPETABA A DIOS Y NO LE HACÍA MAL A NADIE

Job 1:2-3 (PDT) “Job tenía siete hijos y tres hijas. Tenía, además, siete mil ovejas, tres mil camellos, quinientas yuntas de bueyes, quinientas burras y muchos siervos. Era el hombre más rico del oriente.”

Eran diez hijos en total. ¿Por qué le pone tanto énfasis a que era el hombre más rico del oriente?  fíjate en los números y grávalos en tu mente. Ahora, lo que nos cuesta entender ¿por qué si tenía todas estas características, Dios permitió la prueba que le vino?  Porque necesitaba conocer esa quinta característica, que aunada a las otras cuatro, le harían tener el poder de Dios a través de Su Gracia.

La gente se pregunta ¿ahora que viene? Las personas dicen estar desesperadas. Sin embargo, ¿quieres saber cómo vivir pacientemente y tranquilo sobre lo que viene?

Job 1:7 (PDT)El SEÑOR le dijo a Satanás: —¿Dónde has estado? Y Satanás le respondió al SEÑOR: —He estado vagando por la tierra.”

Observamos como Satanás andaba vagando, pero viendo como hacía daño.  Sin embargo, fue Dios quien enfocó los cañones del enemigo hacia Job.  ¿Ves a Dios como malo?  Pero no es así, es que Él nos quiere llevar a otro nivel.

La religión dice que la prueba es porque estás mal delante de Dios, porque eres malo, y todo lo ve como juicio de Jehová.  Eso fue lo que hicieron los amigos de Job, la misma gente cercana porque no tiene conocimiento de Dios, pero hubo Uno que fue enjuiciado por ti y por mí, porque Él ocupó tu lugar y el mío, para darnos Su victoria, a través del quinto elemento.

Job 1:8 (PDT) “Entonces el SEÑOR le dijo a Satanás: —¿Te has fijado en mi siervo Job? No hay nadie en la tierra como él. Job es un hombre intachable, honesto, respeta a Dios y rechaza el mal.”

Hay personas que dicen: ¿Por qué le llegó esto Job si él no era malo? Dios necesita llevarte a otro nivel. Vienen pruebas porque necesitas a Dios, no todo es juicio, porque dice la Biblia que sobre todo juicio triunfa Su misericordia, Dios lo permite para que despierte una iglesia de entre los muertos.

Lo que Dios ha permitido a través de esta pandemia es para que nos santifiquemos.  Despiértate tú que duermes y levántate entre los muertos. Dios quiere que seamos uno.  Los días que sean, que los disfrutemos en el Señor, aun en las pruebas tener otro espíritu.

Job 1:12 (PDT) “El SEÑOR le dijo a Satanás: —Puedes hacer lo que quieras con lo que le pertenece a Job, pero a él mismo no le hagas daño.  Entonces Satanás se retiró de la presencia del SEÑOR.”

Si eres estudioso de la Biblia, te darás cuenta de que ésta dice que Job tenía todo eso porque Dios le había puesto cerco para que nadie lo tocara, porque para satanás tocarte Dios lo debe permitir, pero no es para destruirte, sino que Dios quiere darnos la quinta cosa que necesitamos.

Estamos viendo señales cumplidas, principio de dolores, pero cada vez más se van incrementando.

Antes de que Jesús venga Dios hará volver el corazón de los padres hacia los hijos y de los hijos hacia los padres. Dios mandó a Su hijo para salvarnos de la ira venidera. Dios quiere hoy más que nunca, que todo esto suceda para unirnos como familia, para prepararnos, para que seamos uno como el Padre y el Hijo son uno. Para que el mundo crea. Dios puede permitir que el enemigo te toque, pero hasta un punto.

Lo que le sucedió a Job en un día:

  1. Bueyes y mulas fueron robados.
  2. Asesinaron a sus siervos con espadas.
  3. Cayó un rayo del cielo y mató a sus ovejas.
  4. El mismo rayo mató a sus trabajadores.
  5. Se llevaron camellos y mataron a sus siervos.
  6. Un huracán hace caer la casa con sus hijos adentro y todos mueren.

Si tú notas, fueron seis ataques que le hizo satanás a Job, lo cual representa el ataque de satanás a Job como hombre. Jesús siendo Dios se hizo hombre para que vencieras cualquier ataque por medio de la cruz del calvario.

Job 1:20 “Cuando Job escuchó todo esto, rasgó su ropa y luego se rapó la cabeza. Después se postró en tierra y adoró.”

Vemos a Job en su primera etapa, aun en lo negativo, postrándose y adorando a Dios.  Una cosa es como se comienza, una como continua, otra como termina. Debemos aprender aun en la adversidad a postrarnos y adorarle. Hasta ahora Job va bonito, pero ahora hay que ver como continua. Son tres etapas, igualmente como sucede con la pandemia, muchos han aprendido a postrarse y adorar.

Job 1:21 (PDT) “Y dijo: Desnudo salí del vientre de mi mamá y desnudo saldré de este mundo.  El Señor dio y el Señor quitó. Alabado sea el Nombre del Señor.”

Aquí finaliza la primera etapa. ¡Me impacta esto! no se si alcanzas a ver la magnitud. Hay que vivirlo, que te quiten todo. ¿Qué pasaría si nos quitaran todo en este momento? Si no tienes a Cristo, lo perdiste todo. Gente multimillonaria muriendo, diciendo: puedo comprar una cama en una clínica pagando la más cara, sin embargo, no puedo pagarle a nadie que ocupe mi lugar de esta enfermedad. Es bueno que sepas que hay Uno que venció y se llama Jesús, Quien venció la muerte y la adversidad.  Este es el momento de creer al Señor y a Su Palabra.

Job 1:22 (PDT) “Job no cometió ningún pecado en lo que dijo ni le reprochó a Dios lo que había pasado.”

Pasó su primera etapa alabando a Dios y no cometió ningún pecado ni le reprochó a Dios lo que había pasado, eso es en la primera etapa. Alabamos al Señor porque es para bien que permite la prueba, porque la gente se está convirtiendo y arrepintiéndose. Dios está haciendo cosas que nunca nos habíamos imaginado.  Si le has estado reprochando a Dios, quítate eso.

SEGUNDA ETAPA: JOB PROBADO EN SU CUERPO CON UNA SARNA MALIGNA

Job 2:9 (PDT) “Su esposa lo vio y le dijo: —¿Todavía sigues queriendo ser intachable? ¡Maldice a Dios y muérete de una vez!”

Esta es la segunda etapa. Fíjate que no dice el nombre de la mujer de Job, lo mismo pasa en Génesis cuando se cuenta la historia de la salida de Lot de Sodoma y Gomorra con la mujer de Lot, la Biblia no dice su nombre, muy diferente es con la esposa de Abraham, que siempre se dice su nombre.

Quizás en tu casa hay gente que va a pasar su segunda etapa, es cuando se comienza a maldecir.  Recuerda que Dios es el mismo de ayer, de hoy y de siempre. Pudo haber comenzado ya en esta etapa de la pandemia. Ahora comienza la gente a maldecir, criticando al gobierno, de que si hizo y por qué no hizo.

Debemos orar por las autoridades y por los que están en eminencia. Nuestra posición tiene que ser orar para que se establezca el Señorío de Jesús en el cielo como en la tierra.  ¿Quieren seguir ustedes orando y alabando? Cuidado con esta etapa, es gente de adentro la que contamina.

En la etapa uno, vinieron de afuera a contaminar, ahora en esta, es la gente de adentro contaminando a otros, refiriéndose al país como maldito país, gente de adentro maldiciendo: maldita plaga y comenzamos a llenarnos de maldición y la Biblia dice que hemos sido bendecidos para bendecir.  Si se le permite, viene una etapa peligrosa.  Miren como respondió Job a su mujer.

Job 2:10 (PDT) “Pero Job le respondió a su esposa: —Estás hablando como una tonta. ¿Vamos a recibir de Dios lo bueno, pero no lo malo?  En todo esto Job no cometió ningún pecado en lo que dijo.”

Ante la adversidad, cuando se pare alguien a maldecir dile: esta casa es una casa de bendición. Bendecimos a los médicos y enfermeras, a los policías, a los que recogen la basura, porque nos están enseñando a valorar el trabajo de otro.

Luego de esta etapa viene otra, que es la de esperar, lo más difícil es quedarse quieto cuando la cuarentena se alarga. Hay momento en que Dios manda a quedarte quieto, quédate en tu casa, cambia de prioridades, lee la Palabra, para que te ejercites espiritualmente, ora a Dios, pero hay que cambiar de hábitos.

Ante cosas que no hemos visto tenemos que hacer cosas que no hemos hecho. Este es el momento de alabar en familia.

Job 2:13 “Entonces se sentaron en el suelo con Job durante siete días y siete noches, y ninguno le hablaba palabra, porque veían que su dolor era muy grande.”

Quiero hablarte de parte del Señor. Siempre hemos dicho que con amigos como los de Job, para que queremos enemigos. Sin embargo, Job tenía una sarna maligna contagiosa, no había cura, como esta pandemia. ¿Nosotros iríamos ante uno contagiado de sarna? ¿Estaríamos siete días con una persona como Job? Ósea, sí eran amigos. Es que empezaron bien, pero era la etapa dura, cuando se alarga la prueba.  Hoy más que nunca tenemos que aprender a esperar y subir de nivel y ser uno como familia.

LA PRUEBA DE LAS PRUEBAS Y EL DESPERTAR DEL LEVIATÁN: TERCERA ETAPA

Se están levantando brujos y hechiceros, todo lo que está de parte del enemigo que es matar, hurtar y destruir, pero Cristo vino para perdonar nuestros pecados, pero también para que tengamos vida y en abundancia, a deshacer las obras del diablo, en nuestro corazón, nuestra casa, nuestra familia, tu provincia y tu nación.

Job 3:1-3 (PDT) “Entonces Job maldijo el día en que nació. Él dijo: «Que desaparezca el día en que nací. Que la noche en que se dijo: “¡Es un niño!” se elimine completamente. Que haya tinieblas ese día.”

El virus que la misma esposa entró cuando comenzó a maldecir, comenzó a toser, es como que te pongas a oír música depresiva y te dejas contaminar. ¿Vas a meter más tristeza y contaminación? Cambia a alabanzas al Dios Vivo y Verdadero. Dios quiere ser tu Dios, no el Dios de tu hermana, de tu esposa, de tu hijo, quiere ser el Dios tuyo.  Dios envió Su hijo Jesucristo para que seas salvo por medio de Él, reconócelo como Señor y Salvador.

Hay gente que estuvo en la congregación, se fue y me dice: no me congrego, pero usted sigue siendo mi pastor, lo escucho de vez en cuando.  Te digo que ningún medio puede sustituir al Señor, nadie deje de congregarse como muchos tienen por costumbre. Se acabó el sentir vergüenza de que eres cristiano, Dios no se avergüenza de llamarnos hijos.

¡Cuidado! porque en la espera, en la largura, te puedes meter en pensamientos que no vienen de Dios, en que para que sigues a Dios ¡Cuidado!

Job 3:8 (PDT) “Que la maldigan los que maldicen el día y los expertos en despertar a Leviatán.”

El leviatán era un monstruo de siete cabezas que echaba fuego, uno de los fuegos es el fuego de la lengua. La Biblia dice que la lengua puede prender un bosque. Eso dañó a Job. Los expertos en despertar el leviatán son brujos y hechiceros que maldicen la provincia, la nación y se juntan para dañar. No te has dado cuenta que en países como Estados Unidos, gente escupiendo en panaderías, tosiendo para contagiar personas del virus, ¿de dónde proviene eso? eso proviene del mismo enemigo, pero Jesús ya lo venció.

Job 10:1 “Está mi alma hastiada de mi vida; Daré libre curso a mi queja, hablaré con amargura de mi alma.”

Comenzó el problema en el cuerpo, pero el alma se contaminó. El alma es el resultante del soplo divino y el cuerpo, dice la Biblia que cuando Dios hizo al hombre del barro le sopló del aliento divino. El alma un día está en el cielo y otro en el suelo. Todos esos comentarios de su mujer los metió en su corazón, porque el problema está en el alma, no dejes que ella te domine, quien tiene que dominar es el Espíritu Santo.

Se amargó Job.  El ataque del enemigo es cuando la gente se siente hastiada y amargada.  Job comenzó con cuatro características, pero la faltaba la quinta. Esta prédica está enfocada para que venga la gracia de Dios a tu vida y venzamos en todo tiempo.

LA PRUEBA DE LAS PRUEBAS Y LA DECISIÓN CRUCIAL DE JOB

Job 19:25-26 “Yo sé que mi redentor vive, y al fin se levantará sobre el polvo; y después de desecha esta mi piel, en mi carne he de ver a Dios”

Aquí fue la victoria de Job sobre su alma. Todavía su alma seguía atada, amargada, envuelta, pero de repente viene la Gracia de Dios.  Hay momentos que tenemos que tomar una decisión crucial, decisión de vida o de muerte. ¡No hay término medio!  Ahora Job tomó la decisión correcta, dijo no puedo estar así, dejándome dominar por el alma, dejándome gobernar por el leviatán. Aquí Job recibe el quinto elemento: ¡LA GRACIA DE DIOS!

Dios no dejó al árbol caído y ahora Job recibe el quinto elemento, la Gracia de Dios. Job vio a Jesucristo resucitando. En los momentos de desalientos, en momentos en que vengan situaciones difíciles con la familia o lo que sea, recordemos que los que confían en Jehová no tendrán falta de ningún bien, porque Dios no será nuestro todo hasta que sea lo único que tengamos.

Cuando Dios respalda no te va a faltar nada, y si lo permite es con propósito, puede usar el cuervo, a la viuda, puede usar a quien quiera.  Si nos dio a Jesucristo, juntamente con Él nos dará todas las cosas.

No te quedes solo con Jesús niño, el niñito Dios, no te quedes con Jesús crucificado, porque si no hubiera resucitado, vana sería nuestra fe. Job vio a Jesús muriendo y resucitando. La decisión crucial es que o te quedas viendo la circunstancia, o a Aquel que venció la adversidad.  Dile a tu familia, a tus amigos, vecinos: nuestro Redentor está vivo.

Job no vio su condición, habla lo que sientes, pide oración, di lo que estás sintiendo, tenemos un alma, pero también nos tenemos unos para que oremos por otros, porque aun Jesús en el Getsemaní pidió que oraran por Él.  Si Jesús buscó Su equipo ¿quiénes somos nosotros para no hacerlo? Jesús venció todo desánimo, tu alma y la mía necesitan ser libres, por eso la importancia de conocer al Señor y Su Palabra.

Job 19:27 “Al cual veré por mí mismo, y mis ojos lo verán, y no otro, aunque mi corazón desfallece dentro de mí.”

Declaraciones de fe, declaraciones proféticas. De oídas te había oído, pero ahora mis ojos te ven. ¿Por qué Dios está permitiendo todo esto?  Es un momento de ver a Jesús, el Dios vivo, el Dios verdadero, y por medio de Él quiere que venzamos toda adversidad, que seamos cristianos todo terreno.

 

Job 42:5-6 “De oídas te había oído; mas ahora mis ojos te ven.  Por tanto me aborrezco, y me arrepiento en polvo y ceniza.”

Job tiene cuarenta y dos capítulos, la gran tribulación tiene cuarenta y dos meses y luego cuarenta y dos meses que son tres años y medio. ¿Qué nos está diciendo? Que tenemos que tomar una decisión crucial, nos quedamos viendo las adversidades, maldiciendo o diciendo yo sé que mi Redentor vive, es el momento de tomar la victoria de Cristo.

Job entendió que él creía que todo lo que tenía era porque él lo había hecho, pero entendió que todo lo que tenemos y lo que somos es por Su gracia.

Job 42:10 “Y quitó Jehová la aflicción de Job, cuando él hubo orado por sus amigos; y aumentó al doble todas las cosas que habían sido de Job.”

Además de tres niveles hay tres cosas que se resaltan. Esta prueba duró tres etapas, pero hay tres lecciones:

Primera: De oídas te había oído. Dios está permitiendo la prueba porque de oídas le hemos oído, el propósito es para que Lo veamos.

Segunda: Ahora mis ojos te ven. No es solo conocerlo, es verlo.

Tercera: Job bendijo a sus amigos.

Es el momento de que actuemos como Jesús, porque es el momento de que podamos ayudar a personas necesitadas. Deja fluir y actúa como Jesús, no como todo el mundo que actúa de una forma loca, sin pensamiento, es el instante donde Dios va a hacer lo siguiente:

 

Job 42:11 “Y vinieron a él todos sus hermanos y todas sus hermanas, y todos los que antes le habían conocido, y comieron con él pan en su casa, y se condolieron de él, y le consolaron de todo aquel mal que Jehová había traído sobre él; y cada uno de ellos le dio una pieza de dinero y un anillo de oro.”

Todo el que lo había criticado y se había burlado de él, todos ellos compartieron su dolor y lo consolaron por todo el mal que el Señor le había dejado sufrir y cada uno le llevó a Job una moneda de plata y un anillo de oro.

¿Cuándo Job tuvo más, antes o después? Dios aumentó al doble todas las cosas que eran de Job, todo era doble, todo el mundo volvió a visitarlo. Job tenía todo al doble de lo que tenía, pero hubo algo que no le dieron doble.

Job 42:12-13 “Y bendijo Jehová el postrer estado de Job más que el primero; porque tuvo catorce mil ovejas, seis mil camellos, mil yuntas de bueyes y mil asnas, y tuvo siete hijos y tres hijas.”

Todo se lo devolvió al doble, pero no los hijos. Al principio tenía siete varones y tres mujeres, ¿Por qué no le aumentó los hijos al doble?  Porque los hijos no son nuestros, son herencia de jehová. No debes preocuparte por tus hijos, no los duplicó porque no le pertenecían a Job.

Job 19:23-24 “¡Quién diese ahora que mis palabras fuesen escritas! ¡Quién diese que se escribiesen en un libro; que con cincel de hierro y con plomo fuesen esculpidas en piedra para siempre!”

Léelo y proclámalo en tu casa y por redes sociales, por donde quiera:

Job 19:25 “Yo sé que mi Redentor vive, y al fin se levantará sobre el polvo”

Y después de esta pandemia dirás como Job:

Job 19:26 “Y después de desecha esta mi piel, en mi carne he de ver a Dios.”

Después que pase todo lo que está sucediendo en el mundo:

Job 19:27 “Al cual veré por mí mismo, y mis ojos lo verán, y no otro, aunque mi corazón desfallece dentro de mí.”

Job 42:5 “De oídas te había oído, mas ahora mis ojos te ven.”

En resumen, quitó Dios la aflicción de Job para que lo conozca, para que sus ojos lo vean y para que oremos como Jesús que murió perdonando, orando por sus transgresores.

Isaías 53:12b-c “Por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores.”

Terminemos como Jesús ¿entendiste porque Dios está permitiendo la pandemia? no es algo malo es para llevarnos a otro nivel.

Job 14:7 “Porque si el árbol fuere cortado, aún queda de él esperanza; retoñará aún, y sus renuevos no faltarán.”

Hay gente que puede estar pasando por situaciones difíciles, muy precarias, pero que veas que la gloria de Dios no está faltando. Este es el tiempo donde el Señor te dice que, aunque alguien te está diciendo que de esa no sales, Cristo te dice: ten esperanza, porque ¡Tu Redentor vive!

Job 14:8 “Si se envejeciere en la tierra su raíz, y su tronco fuere muerto en el polvo”

Si te dicen que estás viejo, que ya tienes más de sesenta años, que ya no puedes, ese es el enemigo, pero El Señor te dice: ¡espera tu Redentor quien vive para siempre!

Job 14:9 “Al percibir el agua reverdecerá, y hará copa como planta nueva”

Por el agua del Espíritu Santo, Jesús hará que te crezcan nuevas ramas, que renueves, las Palabras de vida de Jesús.  Te bendigo para que ores, dile a tu familia que este es el momento de ver al Redentor, porque de oídas lo habíamos oído, pero ahora lo vemos. Decidamos actuar como Jesús, que veas tu esperanza, tu provisión, que haya planta nueva y nos de la victoria Tuya. Gracias Señor.

Apóstol Fernando Ortiz